Junior Jein o la soledad de Buenaventura

Junior Jein era una de las personas con más alegría y vitalidad que he conocido. La noticia de su asesinato en Cali me llegó, como un baldado de agua fría, a la medianoche, casi en tiempo real y he permanecido mudo durante horas. En mi mente siguen resonando sus palabras: “Nada, la vida de los negros no importa nada. Lo primero que dicen cuando nos matan es ´andaban en cosas raras´… Somos víctimas del sistema y del abandono del Estado”.  Así rapeaba Junior Jein en ¿Quién los mató?, junto a Hendrix, Alexis Play y Nidia Góngora. 

Junior Jein ha sido, sin duda, una de las voces más importantes de las nuevas músicas urbanas del Pacífico, y el artista más representativo de Buenaventura. Le dio voz a un pueblo excluido que habita los extramuros del más moderno puerto por el que circula gran parte de nuestro comercio internacional; un puerto sin comunidad, ya que la que debería ser una de las ciudades más pujantes y prósperas del país, es en cambio una de las más inequitativas y pobres.

Puede leer de Iván Benavides: La emergencia del arte o la banda sonora de la protesta

Junior Jein era un talento fuera de serie, un rapero con un flow único y poderoso que le valió ser reconocido como El Caballo. Un tremendo compositor que, con canciones como Turín, Turán o Somos diferentes, representaba la dignidad de su gente y le daba alegría al pueblo raso.

“Nada, la vida de los negros no importa nada. Lo primero que dicen cuando nos matan es ‘andaban en cosas raras’… Somos víctimas del sistema y del abandono del Estado”.

Junior Jein

La juventud de Buenaventura, abandonada a su destino por el Estado, se juntaba a gozar sus canciones, y con ellas ya no estaba sola. Así, con su gente, se abrió camino, pudo construir un sólido nicho de seguidores y una carrera exitosa, sin necesidad de pasar por los circuitos del mainstream que ciegamente lo ignoraron y siguen ignorando el inmenso talento que nace de las calles de las ciudades y pueblos del Pacífico.

El éxito jamás lo alejó de su origen, de su herencia, de reconocerse como el nieto de una vendedora de pescado, el hijo de las calles de su amada Tura.

Junior Jein fue un pionero y un maestro al que los jóvenes talentos querían emular. Estaba en la plenitud de su carrera,  aún era joven, no había llegado a los 40 y tenía mucho por decir.  Han callado su voz, pero las calles seguirán hablando, seguirán cantando, seguirán bailando y celebrando el gozo de la vida, tal y como él nos lo enseñó.

En Colombia tener talento no es suficiente. Darle alegría y esperanza a la gente no es suficiente. Celebrar la vida no es suficiente. En un país cruzado por múltiples violencias, mientras la vida de los negros no valga nada, como decía Junior Jein, no tendremos un lugar sobre la Tierra, jamás lograremos ser un país.

Puede ver: Algunos de los rostros de los desaparecidos, detenidos y torturados durante el paro en Colombia

9 Comentarios

  1. No podía creer – el ver su cuerpo tirado en el piso – sobre la cera (en las fotos y vídeos iniciales).
    Casi no pude dormir pensando en el Manito. Y precisamente le hacen eso cuando presentaba su más reciente lanzamiento musical.

    Una triste noticia más para el Pueblo.
    En los 20 años que nos distinguimos, siempre, él estuvo alegre y emprendedor.
    Me quedo con el buen recuerdo.
    🙏🏾🙏🏾🙏🏾

  2. No lo conocía, lo presentía. El movimiento musicalurbano tiene un espacio de funciones sociales que al igual que el góspel latino tiene un universo que desconocemos los consumidores de chatarra sonora y representan ellos los primeros, unas voces poderosas, invencibles con gritos centenarios que nos cachetean nuestra anestesiada existencia. Que triste que solo la muerte, como me pasó con Tupac, me permita descubrir tantos prodigios. Si lo mataron para callarlo se jodieron, estas cosas solo sirven para que más gente salga a contestar con palabras de vida, vida indestructible, por más muerte que se empecine.

  3. La música y la danza de los cuerpos subalternos es una herramienta de resistencia. Buen Viaje Junior Jein , serás inolvidable, de tu voz nacerán miles de voces y de tu cuerpo millones de cuerpos.

  4. He llorado mucho ya son muchas las perdidas de gente buena en este país .. nada justifica matar un ser humano, pero para los dueños de la vida estó es normal💔💔💔💔 paz para su familia.