“Pretende esquivar el estallido social con reformas cosméticas”: la respuesta de la oposición a Duque

Con un discurso accidentado, sin la presencia del presidente y con una clara ruptura en su interior, las bancadas de oposición presentaron su réplica a la alocución del presidente en la instalación de la última legislatura del Congreso. Las críticas abordaron temas como la protesta social, la vacunación y la reconstrucción de San Andrés y Providencia.

Luego de un discurso muy aplaudido del presidente Iván Duque, los partidos de oposición, haciendo uso del derecho de réplica consagrado en la Ley 1909 de 2018, plantearon su postura de cara al último periodo legislativo del Congreso, que desde este 20 de julio tiene el reto de conectar su agenda con la realidad del país.

Antes de la respuesta, quedó en evidencia la fractura entre las fuerzas de la oposición, que no lograron un acuerdo para enviar a un solo representante al atril. Por el contrario, tuvieron que dividir los 20 minutos de intervención entre los representantes de tres movimientos. 

Lea también: El último suspiro del Congreso: retos y claves de la última legislatura

Desde la Alianza Verde el elegido fue el senador Antonio Sanguino, quien tomó la palabra por diez minutos. Posteriormente pasó la representante a la Cámara María José Pizarro, en representación del Pacto Histórico y, por último, intervino el senador Pablo Catatumbo, del Partido Comunes.

El acto estuvo marcado por la ausencia del presidente Duque, quien al terminar su intervención se marchó del salón elíptico y designó como representante al ministro del Interior, Daniel Palacios. Para muchos, se trata de un acto de irrespeto e inferencia al Estatuto de la Oposición.

Cuando el senador Antonio Sanguino intentó iniciar su discurso, los demás congresistas, en su mayoría de la coalición de gobierno, no le prestaron atención y fue necesario que el hasta hoy presidente del Senado, Arturo Char, llamara al orden y pidiera silencio.

Sanguino tomó la palabra y criticó el manejo de la pandemia, la reticencia del Gobierno al diálogo con el comité paro y la negligencia del Ejecutivo en la reconstrucción de San Andrés. Asimismo, habló de los ataques a la Corte Suprema de Justicia, los intentos por debilitar los mecanismos del acuerdo de paz y la precaria situación del campo.

El senador defendió la protesta social y aseguró: “Hay que recordarles a quienes esgrimen discursos estigmatizantes que el 89 por ciento de las manifestaciones se desarrollaron sin hechos de violencia”.

Recomendado: El 20 de julio, de fiesta patria a temor nacional: ¿hay razones para preocuparse?

Además, también cuestionó el papel de los legisladores, asegurando que en medio de la crisis que vive el país ha hundido proyectos de gran importancia. Sanguino se refirió a iniciativas como la renta básica, la matrícula cero y la ampliación del Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF) hasta las microempresas.

Por último, criticó al Gobierno por el desconocimiento de sus errores ante la CIDH y retroceso en materia de las relaciones internacionales, citando casos como el de Estados Unidos, Venezuela y el reciente escándalo por los militares retirados envueltos en el asesinato del presidente de Haití.

La diatriba de la oposición continuó con María José Pizarro, quien también hizo un recuento de los males del país y aseguró que se trata de un legado del que el presidente Duque es responsable. Asimismo, criticó la ausencia del mandatario.

Lea también: Cuestionan a Jennifer Arias, nueva presidenta de la Cámara, por escándalo de los narcopilotos

Escuchamos a Duque y pensamos que vive en un país que no es Colombia. Se va justo cuando va a hablar la oposición. Entonces tomamos la decisión de no hablarle a un presidente que delega sus orejas, sino a Colombia”, dijo la representante.

Pizarro le dijo a Duque que es incoherente aplaudir a la primera línea de la salud, mientras muchos no reciben sueldos dignos mientras arriesgan su vida. También lanzó una crítica al plan de vacunación, asegurando que se requieren 90 millones de dosis para alcanzar la inmunidad colectiva frente al virus.

Duque no priorizó la vida, sino los negocios. De los 31 billones emitidos por el Banco de la República, 17 billones fueron destinados a la banca, que generaron 14 billones de utilidades a ese sector”, manifestó.

La representante criticó la represión a las protestas y dijo: “Es una vergüenza estar en la mirada del mundo porque no somos un país de libertades”. Por último, invitó a todas las bancadas, incluido el uribismo, a un diálogo social enfocado en las juventudes, las mujeres y los derechos humanos.

A su turno, el senador Pablo Catatumbo también lanzó pullas a Duque por su ausencia en el recinto. “Aunque el Gobierno se empeñe en negarlo, vivimos una de las épocas más convulsionadas de nuestra historia. La pandemia sacó a la superficie la tétrica realidad del hambre y desesperanza que habita en nuestra patria”, aseguró.

No se pierda: Fuego amigo: las peleas internas de partidos y coaliciones de cara a 2022

2 Comentarios

  1. Muy pesima señal esa ruptura entre la oposicion, el pais en el debacle de la ingobernabilidad, el gobierno en poder de las mafias y la corrupcion y estos sinverguenzas mezquinos de la oposicion peleandose por algo
    Intrascencedente como era llevar la voceria en una sola voz. Su destino y su derrota esta marcado por ellos mismos. Tampoco les interesa el pais como nacion unida, solo sus intereses mezquinos y egoistas de partido. Juntos, el uribismo y la mal llamada oposicion llevan a Colombia al abismo, al caos y a la oscuridad. Que pesimos dirigentes estas cotorras de salon.

Deja un comentario

Diario Criterio