Paro Nacional

Varias centrales obreras, entre esas la CUT, la CGT y la CTC, partidos de la oposición, confederaciones de pensionados CPC y CDP; organizaciones sindicales como la Federación colombiana de Educadores (Fecode), organizaciones estudiantiles, indígenas, campesinas, gremios de taxistas, transportadores, partidos de la oposición y hasta barras futboleras -entre otros muchos- han convocado para este 28 de abril de 2021 a Paro Nacional.

Aparentemente, la gota que rebozó la copa fue la presentación por parte del Gobierno Nacional de la Reforma Tributaria denominada como “Ley de Solidaridad Sostenible”, que lesiona tremendamente la economía en general y a la clase media en particular como se quiera que la pone pagar más IVA, más peajes, IVA del 19 por ciento en los servicios de agua, luz, alcantarillado y gas, le aumenta los impuestos de renta, la pone a pagar impuestos adicionales sobre la pensión, le obliga a actualizar sus prediales con georeferenciación y un sinnúmero más de cargas tributarias que la gente ya no tiene como pagar.

No obstante, los organizadores del paro, aseguran que la Reforma Tributaria no es la única razón para marchar y que existen otras razones de fondo: los problemas de corrupción, la lenta implementación del Acuerdo de Paz, la injerencia del Gobierno en los órganos de control, el manejo de la pandemia, el bajo número de vacunación, el desempleo, y la crisis económica.

Lo que dice el gobierno:

Entre tanto, el Gobierno Nacional, en cabeza del mismísimo Presidente insiste en que el paro es inconveniente en este momento y argumenta que las manifestaciones pueden convertirse en un acelerador importante de la crisis sanitaria que afronta el país por la tercera ola de la pandemia de covid-19, la cual ya deja más de 71 mil muertes. En este sentido también se pronunció el ministro de Salud, Fernando Ruiz, e hizo un llamado al comité organizador para que se aplacen las movilizaciones y se respeten las medidas de bioseguridad.

El Centro Democrático, el partido del presidente Iván Duque, rechazó las movilizaciones a la que calificó de organizadas por aquellos “interesados en el caos y la desestabilización”.

Al mensaje del gobierno adhirieron mandatarios locales de varias ciudades capitales, por ejemplo, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, invitó a realizar las protestas de manera virtual.

El gremio de los comerciantes, agrupados en Fenalco, fue más allá y pidió al Gobierno Nacional ordenar a alcaldes y gobernadores la prohibición de las marchas. Algo que desde el punto de vista legal y de acuerdo con la Constitución es imposible pues el derecho a la movilización está garantizado por el artículo 37 de la Constitución Nacional:

Artículo 37: “Toda parte del pueblo puede reunirse y manifestarse pública y pacíficamente. Solo la ley podrá establecer de manera expresa los casos en los cuales se podrá limitar el ejercicio de este derecho”.

¿Es este paro la continuación del de 2019?

Son muchos los elementos que hacen que este paro se pueda considerar como la continuación del anterior:

En primer lugar, ambos paros se presentan como protesta a las propuestas de reformas tributarias de Carrasquilla, la de hace dos años llamaba Ley de Crecimiento de 2019 fue aprobada y otorgó en gabelas a los bancos y grandes empresas alrededor de 11 billones de pesos.

Por otra parte, entre los citantes del paro se encuentra la oposición y sus reclamaciones no difieren demasiado de las de 2019: “¿Que no quieren aglomeraciones de gente protestando? Entonces, es fácil: retiren la reforma tributaria”, manifestó es su cuenta de twitter el líder de la oposición, el senador Gustavo Petro.

¿Le espera a este Paro la misma suerte del de 2019?

Con estos antecedentes, vale la pena preguntarse si el nuevo paro tendrá el mismo desenlace del anterior, que la reforma se aprueba a “pupitrazo” limpio y en horas de la madrugada, o si por el contrario logrará que el gobierno retire la iniciativa del Congreso.

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio