Los verdes siguen crudos en la elección de su candidato presidencial

La Alianza Verde avanza a paso lento en su proceso interno para llevar un solo candidato al juego de las coaliciones. Luego de organizar cinco debates en varias regiones del país, el partido realizó la primera encuesta entre algunos de sus precandidatos, los integrantes de la llamada Terna Verde, que terminó siendo un dúo tras la salida de la senadora Sandra Ortiz.

Por esta razón, fueron el senador Antonio Sanguino y el exgobernador de Boyacá Carlos Amaya quienes finalmente se enfrentaron para continuar en la carrera por la Presidencia. La decisión se dio a conocer este lunes, luego de que la firma Cifras y Conceptos procesara los votos de 1.343 encuestados, entre quienes estaban seguidores y miembros del partido.

Lea también: ¿Se le puede decir “marica” a Duque? Los pormenores de una decisión que debería cumplir Facebook

El ganador fue Carlos Amaya, quien aseguró: “Quiero aceptar este reto, que no es más que seguir en la lucha por un país más justo para las nuevas generaciones”. El exgobernador agradeció a Sanguino su participación y le pidió que lidere la lista al Senado de la Alianza Verde, algo que éste aceptó tras reconocer su derrota.

Si bien esta decisión se convierte en el primer filtro para decantar la larga lista de precandidatos, las cosas en el Verde siguen iguales. El exgobernador Amaya representa a un sector del partido que quiere llegar a la Coalición de la Esperanza. Es por esto que se convierte en la ficha de figuras como Angélica Lozano, Antanas Mockus y Antonio Navarro.

En contexto: Mockus y Navarro le cierran la puerta al Pacto Histórico

Sin embargo, en otra esquina del partido se encuentran quienes no cierran la puerta a una alianza con el Pacto Histórico de Gustavo Petro. El representante de este sector parece ser el exgobernador Camilo Romero, que tiene a su favor al otro presidente de la Alianza Verde, Carlos Ramón González, y a congresistas como Katherine Miranda e Inti Asprilla.

Los dos sectores tienen diferencias en el mecanismo a utilizar para definir el candidato. Mientras Amaya y compañía piden una encuesta cerrada con las bases del partido, Romero cree que se necesita la opinión de todos los simpatizantes, algo que muchos en el partido ven como la forma para que el petrismo se infiltre en la decisión.

El partido lleva varios meses en esta discusión y aunque la victoria de Amaya le da más fuerza para enfrentar a Romero, aún parece lejana la llegada de un mecanismo definitivo. A todo esto se suma la situación de los otros precandidatos: Sandra Ortiz, Iván Marulanda y Jorge Eduardo Londoño, algunos de los cuales podrían bajarse de su aspiración.

Por ahora, los rumores de una escisión siguen vivos, así como la posibilidad de dar libertad a todos los integrantes del partido para que jueguen individualmente en la primera vuelta.

Le puede interesar: Así va la dura carrera por la candidatura presidencial del Centro Democrático

1 Comentarios

Deja un comentario