La bofetada que recibieron Macron y Le Pen a diez meses de las presidenciales en Francia

Las elecciones regionales de este fin de semana en Francia han supuesto un cambio de paradigma en la política gala. Pero sobre todo, hacen dudar sobre el duelo entre Emmanuel Macron y Marine Le Pen que parecía anunciado para las presidenciales de aquel país en 2022.

La sorpresa viene por cuenta del revés que sufrieron tanto la extrema derecha de Le Pen como la mayoría presidencial centrista de Macron en la primera vuelta de los comicios regionales franceses.

Puede leer: Daniel Ortega detiene a quinto precandidato presidencial en Nicaragua

Resultados decepcionantes

Ni un solo candidato del joven partido presidencial de Emmanuel Macron, La República en Marcha (LREM), ni sus aliados centristas, encabezaron los resultados de los comicios en ninguna de las 13 regiones de Francia metropolitana. Los penalizó su insuficiente presencia local.

El fracaso de la estrategia presidencial fue rotundo en los Altos de Francia, donde el jefe de Estado había enviado nada menos que a cinco de sus ministros a la batalla.

Ni un solo candidato de partido de Macron, La República en Marcha (LREM), ni sus aliados centristas, encabezaron los resultados de los comicios regionales en Francia. Foto: Axel Schmidt / POOL / AFP

También fue contundente la derrota del partido ultraderechista Agrupación Nacional (RN, por sus siglas en francés), de Marine Le Pen, que obtuvo resultado muy inferior al que anticipaban los sondeos.

RN ocupó  el primer lugar en una sola región en la primera vuelta contra seis en las regionales de 2015. “Por supuesto que nos interrogamos“, dijo el vicepresidente de RN, Jordan Bardella, a la radio RMC el lunes por la mañana. 

Hay una segunda vuelta y los votantes tendrán otra oportunidad de expresarse“, añadió, diciendo que la elección no estaba terminada.

Las sorpresas

En cambio, para sorpresa de muchos, la derecha tradicional, se impuso en seis regiones, siendo el partido Los Republicanos (LR) la fuerza dominante a nivel nacional. Por su parte, la izquierda tradicional, liderada por los socialistas, quedó primera en cinco. “Como en las elecciones municipales, el Viejo Mundo demuestra que sigue ahí“, estimó el politólogo Bruno Cautrès.

En Francia daban por virtual el enfrentamiento de Le Pen con el actual presidente en las presidenciales de 2022. Foto: Christophe Simon / AFP

La buena posición en la primera vuelta de la derecha y la izquierda tradicional suenan como un desafío al escenario dibujado de antemano de un duelo Macron-Le Pen en la segunda vuelta de las presidenciales de 2022. 

Dos figuras de la derecha, Xavier Bertrand y Valérie Pécresse, presidentes salientes de sus respectivas regiones y potenciales retadores del dúo Macron-Le Pen, llevan una clara ventaja en sus respectivos bastiones. Estos resultados pueden servir de trampolín para el próximo año.

Una bofetada para Macron

El politólogo Philippe Moreau-Chevrolet aseguró que los resultados son “una bofetada para Emmanuel Macron y el Ejecutivo“, para quien la estrategia de “destruir a la derecha tradicional para instalar un duelo Macron-Le Pen en 2022 es un fracaso“.

Tras su “gira por Francia” para reencontrarse con los franceses tras la pandemia, tiene previsto presentar hacia mediados de julio una reorientación del resto de su mandato de cinco años. El proyecto estaría enfocado en el periodo posterior a su mandato actual, que termina en 2022. 

Abstención histórica

La tasa de abstención, superior al 60 por ciento, es la más alta para unas elecciones desde al menos 1958. La baja participación ha sorprendido a los observadores, y ha dado lugar a especulaciones sobre las causas.

La falta de campaña pública debido a las restricciones de covid-19 parece haber influido, al igual que el clima cálido y veraniego que hizo que la gente se alejara de las urnas después de meses de encierro. 

Brice Teinturier, responsable de la encuestadora Ipsos, opinó sobre el tema en la radio France Inter. Para él, “son unas elecciones marcadas por la salida de la pandemia y la indiferencia de los franceses hacia lo que está en juego en estas elecciones, que les resulta difícil de identificar“. 

Puede leer: ¿Una amenaza? Por qué Estados Unidos le teme tanto a China

Para ellos, el verdadero acontecimiento son las elecciones presidenciales y no hay una sensación real de enfado intenso en este momento“, dijo Teinturier. La situación contrasta con el estado de ánimo del país con los últimos comicios regionales de 2015, cuando Francia estaba en el punto de mira de ataques terroristas. 

Sin embargo, la tendencia al aumento de la abstención es clara desde hace años, incluso en las últimas elecciones parlamentarias y presidenciales de 2017.

*Con información de AFP

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio