El mundo ha excluido a las personas en condición de discapacidad de las políticas climáticas

Tan solo 45 de 192 países incluyen a las personas en condición de discapacidad en sus políticas o programas nacionales de adaptación al cambio climático, a pesar de ser especialmente vulnerables a fenómenos meteorológicos extremos, según un reciente informe.

Cuando se empezaron a analizar las consecuencias del cambio climático con el fin de evitar un daño mayor, también surgió la necesidad de conocer su impacto en distintas comunidades. Como resultado, algunas investigaciones concluyeron que el fenómeno afecta desproporcionadamente a las mujeres, los niños, las minorías, las personas en situación de pobreza y a las personas en condición de discapacidad.

En los años recientes, este hecho ha sido confirmado por otros estudios y las mismas condiciones extremas, y ya hay datos claves. Se conoce, por ejemplo, que el 80 por ciento de los desplazados por desastres climáticos son mujeres y que, en los fenómenos climáticos, los más pobres son los que pierden más parte de su riqueza, frente al resto de la población.

Esta información ha movilizado a ONG y organizaciones que han pedido un enfoque especial y la inclusión de estas comunidades en las medidas para hacerle frente.

En 2020, por ejemplo, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR) puso la lupa sobre las personas en condición de discapacidad y aseguró que “su voz debe tenerse en cuenta en las iniciativas de la acción climática”, ya que se ven directamente afectadas. De hecho, un estudio de este organismo concluyó que el estigma, la pobreza y la discriminación son los tres elementos que exponen a estas personas a los efectos del cambio climático.

No obstante, estas peticiones no han sido escuchadas por la mayoría de países: en las soluciones que han planteado para mitigar la crisis climática están dejando de lado a las personas en condición de discapacidad. 

Esta es la principal conclusión de un informe reciente llevado a cabo por la Disability Inclusive Climate Action Research Program de la Universidad de McGill (Canadá) y la International Disability Alliance (Alianza Internacional de Discapacidad).

En palabras de los autores, los gobiernos de todo el mundo han “ignorado sistemáticamente” a las personas con discapacidad, al descuidar “sus obligaciones de respetar, proteger y cumplir sus derechos en sus respuestas a la crisis climática”.

Personas en condición de discapacidad crisis climática (1)
Foto: Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.
Puede leer: Los impactos del cambio climático son mayores a lo que se estimaba

El análisis

Los investigadores revisaron las Contribuciones Precisas Determinadas a nivel nacional (NDC por su sigla en inglés) de los países que hacen parte del Acuerdo de París, además de los documentos en los que los países especifican la forma como reducirán sus emisiones y cómo harán frente al cambio climático.

La conclusión es que solo 35 de los 192 países mencionan a esta población en sus NDC, y dos tuvieron importantes retrocesos. Se trata de Etiopía y Uganda, pues ​​aunque incluían referencias a las personas en condición de discapacidad, estas fueron eliminadas posteriormente tras unas actualizaciones. Colombia está dentro de los países que no hace ninguna referencia a esta población.

Países que incluyen a las personas en condición de discapacidad y cambio climático

Antigua y Barbuda FijiSanta Lucía
ArgentinaGeorgiaSeychelles
BarbadosJordaniaSierra Leona
BeliceKiribatiSri Lanka
Cabo VerdeMaldivasEstado de Palestina
CamboyaIslas MarshallTanzania
CanadáMauricioTogo
ChadMéxicoTúnez
República del CongoMoldaviaUzbekistán
Costa RicaMyanmarVietnam
República DominicanaPanamáZimbabue
EswatiniPapúa Nueva Guinea
Países que incluyen a las personas en condición de discapacidad en sus NDC.

Y aunque estos Estados incluyen la discapacidad, se trata de apreciaciones poco profundas. Por ejemplo, varios se limitan a señalar a esta población como altamente vulnerable o a reconocer que requiere medidas específicas de adaptación sin proporcionar detalles. Otros, como Canadá y Jordania, sí incluyen lineamientos más claros e incluso proponen su inclusión en la transición hacia una economía verde.

Los investigadores también destacaron que los países en vía de desarrollo parecen tener NDC más incluyentes, pues de esta lista de 35 países solo uno (Canadá) es desarrollado.

El panorama es muy similar en cuanto a la inclusión de las personas en condición de discapacidad en las políticas o programas nacionales de adaptación: solo 45 estados lo hacen. Y, al igual que en el caso anterior, la mayoría de referencias son superficiales.

Le puede interesar: El efecto ‘No mires arriba’: arrestaron a científicos por protesta pacífica sobre el cambio climático

“La exclusión de las personas con discapacidad de la mayoría de las políticas climáticas nacionales es especialmente preocupante, dada la evidencia de que se ven desproporcionadamente afectadas por los impactos climáticos y a menudo se ven perjudicadas por las medidas adoptadas para reducir las emisiones de carbono”, señalaron los autores.

Países que mencionan a la población con discapacidad en sus políticas nacionales.

AustriaMoldavia
República CentroafricanaNamibia
ChileNauru
Islas CookPanamá
ChequiaPolonia
EcuadorSanta Lucía
EgiptoEslovaquia
EstoniaEslovenia
FinlandiaIslas Salomón
AlemaniaSudáfrica
GhanaCorea del Sur
GreciaEspaña
GuatemalaSudán
HungríaTayikistán
IrlandaTailandia
KeniaTogo
KiribatiTonga
LetoniaTurquía
LiechtensteinUganda
LuxemburgoUruguay
MalawiZambia
Islas MarshallZimbabue 
México
Países que mencionan a esta población en sus políticas nacionales.

Eso sí, hay algunas excepciones. Por ejemplo, la Política Climática Nacional de Zimbabue (África) incluye las formas en las que las personas con enfermedades crónicas y con discapacidad han sido excluidas de las decisiones relevantes e identifica la importancia de crear la capacidad de adaptación en los más vulnerables.

El ideal sería, entonces, que más países tuvieran en cuenta estas particularidades. Por eso, en su estudio, los investigadores también incluyeron algunas recomendaciones para los países. Estas van desde adoptar una perspectiva interseccional hacia la acción climática inclusiva de la discapacidad que reconozca las múltiples barreras hasta “apoyar las medidas que garanticen la inclusión significativa de las personas con discapacidad y sus derechos humanos en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)”.

Es crucial que los países incluyan a esta población en el desarrollo de políticas y medidas para hacerle frente al cambio climático. Por un lado, esto reduciría los impactos de los fenómenos climáticos en la misma, a través de la identificación de vulnerabilidades y de oportunidades de mejora en el acceso a servicios de emergencia, entre otras cosas.

Así mismo, abriría las puertas a soluciones climáticas inclusivas. Este sería, por ejemplo, el caso de unos sistemas de movilidad con menos emisiones pero también con menos barreras para quienes tienen algún problema de movilidad física o visual.

Recomendado: Subsidios a energías fósiles bloquean la lucha contra el cambio climático

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio