El ‘chicharrón’ diplomático de Colombia con Marruecos

La semana pasada, mientras el Congreso debatía la eliminación del servicio militar obligatorio, un delicado tema de política exterior pasó inadvertido para la opinión pública. Se trata de una pelea por las relaciones del Gobierno colombiano con la República Saharaui y Marruecos.

El 25 de octubre, en medio de la plenaria del Senado, más de 60 congresistas dejaron una constancia muy particular. Según lo leído por el secretario de la corporación, Gregorio Elajch, se trataba de una nota de protesta contra una decisión de la Cancillería que revivió un viejo comunicado en el que Colombia establece relaciones diplomáticas con la República Árabe Saharaui Democrática.

El documento en cuestión fue firmado en 1985, por los delegados del entonces presidente Belisario Betancur, y fue desempolvado por el Gobierno Petro el pasado 10 de agosto. Ese día, el recién posesionado mandatario recibió en la Casa de Nariño a Mohamed Ould Salek, canciller de la República Saharaui.

En esa reunión —a la que también asistieron la senadora Gloría Flórez y la viceministra de Asuntos Multilaterales, Laura Gil— el presidente Petro reafirmó el contenido del comunicado de 1985.

Gustavo Petro retoma relaciones con la República Saharaui
Gustavo Petro retoma relaciones con la República Saharaui
Lea también: La reforma a la salud: ¿Sin EPS y en manos de los hospitales públicos y el poder popular?

Nada de esto sería extraño si no fuera porque detrás de la conformación de la República Saharaui hay una lucha de más de 40 años por el estratégico territorio del Sahara Occidental. Durante muchos años, esta región fue colonia de España, que se retiró en 1975, generando un conflicto entre los saharauis y el Reino de Marruecos.

Los primeros aseguran que el Sahara Occidental es su territorio ancestral y que, por lo tanto, pueden conformar un país independiente. Marruecos, por su parte, reclama la anexión de esa región a su reino. En 1976, los saharauis se declararon como república y empezaron un conflicto armado a través del Frente Polisario.

Desde ese entonces, la guerra ha sido interpretada a conveniencia por cada bando y sus aliados. Para algunos, el Frente Polisario es un grupo terrorista; para otros, Marruecos ha violado los Derechos Humanos de los saharauis y ha impuesto su poder militar en contra de la autodeterminación de ese pueblo.

Lo cierto es que la República Saharaui ha intentado sumar apoyos de varios países por la vía de las relaciones diplomáticas, pero se ha encontrado de frente con las fuertes relaciones de Marruecos con varios estados, entre ellos Colombia.

Gobierno Petro retoma relaciones con República Saharaui
Gobierno Petro retoma relaciones con República Saharaui
Recomendado: Las conclusiones de la primera reunión entre Maduro y Petro

Por esta razón, los senadores que firmaron la protesta consideran la decisión del Gobierno Petro como un paso en falso que afectaría los casi 50 años de relaciones binacionales con Marruecos. Según el senador Germán Blanco, el Gobierno pone en riesgo importantes acuerdos comerciales y políticos, entre los que se encuentra la exención de visa para los colombianos que visitan Marruecos.

Para él y otros senadores de partidos como Cambio Radical y el Centro Democrático, “desenterrar” el documento firmado con la República Saharaui es una injerencia indebida en los asuntos internos de otro país y, además, una acción que pone en riesgo la influencia de Colombia en los mercados africanos y árabes.

Aunque los parlamentarios que firmaron la constancia intentaron armar un debate para pedirle mesura al Gobierno y echar para atrás la decisión, el presidente del Senado, Roy Barreras, no lo permitió argumentando que en esa plenaria del 25 de octubre el tema era la eliminación del servicio militar obligatorio.

Finalmente, Barreras le pidió a la senadora Gloria Flórez, que preside la Comisión Segunda sobre temas de política exterior, llevar el debate a ese espacio. Cabe recordar que Flórez ha defendido en sus redes sociales el acercamiento con el pueblo saharaui.

Aunque el debate no tiene fecha y todo parece indicar que el tema pasará de largo —teniendo en cuenta que en el Congreso priman otros, como el de la reforma tributaria—, este martes Roy Barreras se reunió con el senador Blanco y la embajadora de Marruecos en Colombia, Farida Loudaya.

Para muchos en el Congreso, el gesto de Barreras fue una manera de disculparse con la delegación de Marruecos y reconocer que sí son un aliado estratégico para Colombia. De hecho, él mismo señaló que Marruecos es el segundo mayor productor de fertilizantes en el mundo, algo que le conviene a Colombia, si se tiene en cuenta el alto costo de estos productos en el marco de la Guerra en Ucrania y su efecto en la economía nacional.

Sin embargo, quedan muchas preguntas. Lo más probable es que el presidente Gustavo Petro no eche para atrás su alianza con la República Saharaui, ya que, como él mismo lo ha reconocido, considera al Frente Polisario un “gran amigo” y a los saharauis, “víctimas de una masacre por parte del gobierno marroquí”.

Gustavo Petro sobre el Frente Polisario y la República Saharaui
Gustavo Petro sobre el Frente Polisario y la República Saharaui

Así las cosas, tendrán que llegar otros funcionarios del Gobierno a apagar el fuego que se pudo haber desatado por el desplante a Marruecos y a tratar de menguar los ánimos para sostener ambas relaciones diplomáticas.

Siga con: Oro, guerra y otros males, las razones por las que los emberá salieron de Alto Andágueda, Chocó

4 Comentarios

  1. Buenos días desde España. El artículo contiene numerosas imprecisiones. No son solo los saharauis, es decir, los habitantes del Sáhara Occidental, los que sostienen que su territorio no forma parte de Marruecos, sino también la propia ONU, que califica al Sáhara Occidental como “territorio no autónomo pendiente de descolonización”; varias resoluciones de la ONU especifican que el Sáhara Occidental es un territorio distinto y separado de Marruecos, como también lo afirmó el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, TJUE, y la Corte Internacional de Justicia de la ONU, CIJ, en 1975, antes de la farsa y el chantaje de la llamada marcha verde; también la Organización para la Unidad Africana, hoy Unión Africana, UA, organización continental de la que es miembro fundador y de pleno derecho la RASD, República Árabe Saharaui Democrática, el Estado del pueblo saharaui desde 1976.
    Que Marruecos no conceda visa a los colombianos si no ceden al chantaje del Makhzén es un tema menor en comparación con el crimen de la invasión y ocupación militar de buena parte del territorio saharaui, y dice mucho sobre el comportamiento de los dirigentes marroquíes. Respecto a los fertilizantes, Marruecos está saqueando ilegalmente las minas de fosfatos del Sáhara Occidental Occidental, pertenecientes al pueblo saharaui. El Frente Polisario es un Movimiento de Liberación Nacional y el representante legítimo del Pueblo Saharaui, así reconocido por la ONU, la UA, el TJUE y otras instancias.
    Muchas gracias por su atención,
    Luis Portillo Pasqual del Riquelme
    Doctor en Ciencias Económicas y Comerciales por la Universidad Complutense de Madrid, ex profesor de Estructura Económica Internacional en la Universidad Autónoma de Madrid, miembro del Centro de Estudios sobre el Sáhara Occidental (CESO) de la Universidad de Santiago de Compostela (España), del Foro Milicia y Democracia (FMD) y del Movimiento por los Presos Políticos Saharauis (MPPS).

Deja un comentario

Diario Criterio