¿Por qué todos quieren con Pfizer?

La vacuna de esta empresa farmacéutica es una de las que más confianza genera en los ciudadanos. En las calles, muchos renuncian a la posibilidad de aplicarse otro tipo de biológico, lo que está generando un grave riesgo para el proceso de inmunización en el país.

“Yo solo me vacuno con la de Pfizer, porque a mí un enfermero me dijo que AstraZeneca da trombosis y la otra contagia el coronavirus”. Frases como esta son cada vez más comunes en las filas de centros comerciales y puestos de salud, donde miles de personas esperan un turno para aplicarse la vacuna contra el covid-19.

Algunos trabajadores de la salud, encargados de la vacunación en Bogotá, cuentan que son muchas las personas que prefieren retirarse de la fila y renunciar a la vacuna cuando se les informa que no hay dosis de Pfizer.

Según los expertos en el tema, esta situación se debe a varios factores, pero especialmente a la desinformación que circula en redes sociales y medios de comunicación. Para los analistas del Centro de Pensamiento de Medicamentos, Información y Poder, de la Universidad Nacional, nos estamos enfrentando a un fenómeno llamado ‘infodemia’.

En los últimos días se han difundido numerosas noticias falsas sobre las demás vacunas disponibles en Colombia: Sinovac, AstraZeneca y Janssen. Muchos hablan de recontagios, muertes después de la vacunación y poca efectividad; sin embargo, sustentan su posición con argumentos de generalización y sin evidencia científica.

Puede leer: No se deje engañar: las mentiras sobre la vacuna de Sinovac

El Grupo de Trabajo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la comunicación, aunque no es determinante en los procesos de vacunación, puede influir negativamente cuando es mala o inadecuada.

Ese tipo de información ha sido uno de los mayores motores que impulsa el rechazo de algunas vacunas y que da fuerza a los rumores en las filas de vacunación. Si bien cada vacuna es diferente y ninguna es 100 por ciento efectiva, las autoridades insisten en que la mejor vacuna es la que está disponible.

Claudia Vaca, farmacoepidemióloga y profesora de la Universidad Nacional, le dijo a Diario Criterio que en Colombia es evidente el crecimiento de la demanda de Pfizer, así como la percepción negativa sobre Sinovac y AstraZeneca.

“Esto se debe a un fenómeno múltiple, que tiene que ver, en primer lugar, con los eventos adversos y su comunicación inadecuada. La segunda causa, más asociada al caso de Sinovac, es la falta de cuidado en la interpretación y las sugerencias irresponsables de muertes sistemáticas con este biológico”, asegura.

Recomendado: AstraZeneca, entre el escepticismo y la efectividad

La efectividad en contexto

Las cuatro vacunas aprobadas en Colombia cuentan con el respaldo de la OMS y han superado con buenos resultados sus ensayos clínicos. Los niveles de eficacia van desde el 50 hasta el 96 por ciento en la prevención del covid-19 sintomático. Sin embargo, todas aumentan esa estadística cuando se trata de prevenir la enfermedad grave o muerte.

En el caso de Sinovac, una de las más cuestionadas por su aparente baja efectividad, la OMS ha dicho que esta vacuna “evita la enfermedad grave y la hospitalización en el 100 por ciento de los individuos incluidos”. Además, estudios en Uruguay y Chile le han dado hasta un 95 por ciento de efectividad en la reducción de muertes y del 94 por ciento en los ingresos a unidades de cuidado intensivo.

Cuál es la efectividad de las vacunas contra el Covid-19
¿Cuál es la efectividad de las vacunas contra el Covid-19?

En cuanto a las muertes después de la vacunación, los expertos reconocen que se han presentado varios casos en todo el mundo, pero que estadísticamente no prueban ninguna relación relevante. Además, los expertos aseguran que en Colombia la vacunación ha reducido la tasa de mortalidad, sobre todo en personas mayores de 80 años.

Algo similar pasa con las reinfecciones, ya que muchas personas crean alertas sobre la supuesta relación de algunas vacunas con esos casos, sin aclarar que los estudios científicos han dicho, en varias ocasiones, que las vacunas no previenen el contagio, sino los casos de enfermedad grave.

Este debate por la efectividad generó en los últimos días fuertes discusiones por la comparación entre Pfizer y Sinovac, algo que para varios expertos es innecesario y peligroso. No se trata de compararlas, sino de mostrar que ambas vacunas son efectivas y salvan vidas”, dijo al respecto Carlos Arturo Álvarez, infectólogo y master en epidemiología.

En el caso de AstraZeneca, los casos de efectos secundarios adversos, como la aparición de trombos, continúan generando miedo y rechazo en la ciudadanía. Al respecto, autoridades como la Agencia Europea de Medicamentos (EMA por sus siglas en inglés) dicen que “la desinformación está dando vueltas, pero el balance beneficio versus riesgo de la vacuna AstraZeneca es positivo y sigue autorizada para todas las poblaciones”.

Cabe aclarar que, por ahora, muchos países han suspendido su uso en personas menores de 40 años, pues los estudios revelan que en esta población el balance riesgo-beneficio no es contundentemente favorable.

Le puede interesar: ¿Miente Duque al atribuir 10.000 muertes por covid a las aglomeraciones?

¿Qué pasa con las variantes?

En los últimos días ha aumentado la amenaza de la variante del virus Delta, antes conocida como variante india. Incluso, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, aseguró que la llegada de esta cepa al país era ineludible.

“De aquí en adelante esa va a ser la historia. Entraremos en el periodo de transformación de pandemia a endemia y vamos a tener que convivir con el covid-19. Eso quiere decir que eventualmente habrá que aplicar refuerzos de vacunas para las variantes que requieran reforzar la inmunidad”, aseguró.

Sobre este tema también se han difundido varias noticias engañosas. Algunos aseguraron en redes que solo Pfizer/BioNTech y Oxford/AstraZeneca eran eficaces ante dicha variante, por lo que en redes sociales el tema se hizo tendencia y terminó en memes.

Si bien es cierto que la reacción de estas vacunas a la variante es positiva, Pfizer (79 por ciento) y AstraZeneca (60 por ciento), la realidad es que aún no existen estudios frente a los demás biológicos, lo cual no significa que sean inservibles.

Al respecto, Claudia Vaca asegura que “no podemos decir que Pfizer es más efectiva contra Delta que Sinovac. La vacuna china se ha utilizado masivamente en los países donde no hay presencia prevalente de la variable”.

Además, los expertos aseguran que Delta es solo una de las muchas variantes que tomarán fuerza en los próximos años. En este escenario recomiendan actuar con calma y no tomar decisiones irresponsables como descartar una vacuna solamente por un caso particular.

Lea también: Alcaldía interviene 10 zonas de Bogotá por alto contagio, pero sin cerrar negocios

8 Comentarios

  1. Astrazeneca si produce mucho malestar como dolor de cabeza, taquicardia, dolor intenso del cuerpo. Negarlo es otra de las malas practicas en nuestro pais de negar la realidad. Se citan estadisticas de seguimiento a estas vacunas en otros paises lo cual es valido hasta cierto punto. En el nuestro no hay seguimiento ni estudios serios sobre los efectos adversos en la poblacion. Un ministro de salud con baja credibilidad que a pesar de ser medico no ha actuado de acuerdo a su profesion sino guiado mas por la presion politica de la secta de Cambio radical. La investigacion cientifica poca o nula se hace en nuestro pais. No recomiendo por experiencia propia la astraZeneca, son reacciones adversas son insufribles.

Deja un comentario

Diario Criterio