De plagios y otras debilidades éticas que rodean a los políticos colombianos y del mundo

El plagio de la tesis de maestría en el que habría incurrido la representante Jennifer Arias es apenas una muestra de la decadencia ética de algunos dirigentes políticos durante su paso por la academia.

Lo preocupante es que esos fraudes no son la excepción, sino que parecieran la regla de una conducta condenable que se viene conociendo a cuenta gotas no solo en Colombia sino hasta en países desarrollados.

Eso no quiere decir que el delito de plagio deba aceptarse socialmente porque ocurra hasta en las mejores familias; lo que sí sucede en otras latitudes, es que los funcionarios renuncian a sus cargos públicos y, además, las universidades les quitan los títulos obtenidos de manera fraudulenta.

Presidentes de Estados Unidos, Rusia y México, ministros de Alemania, Reino Unido y Rumania, diputados de España, congresistas de Colombia, alcaldes, gobernadores y concejales han caído en la repudiable tentación que en varios países es considerada un delito: el plagio.

El Código Penal colombiano tiene un capítulo expreso a castigar delitos contra los derechos de autor y que contempla penas de hasta 90 meses de prisión y multas de 300 salarios mensuales solo por violar los derechos morales y de autor.

Le puede interesar: ‘Anatolio, me pillaron’: Jennifer Arias sí cometió plagio, dice el Externado

Más allá de los detalles de un error inexcusable y las sanciones, lo cierto es que en Colombia esa conducta no parece ajena a su clase política y tristemente se habría convertido en un sello personal que evidencia los bajos umbrales éticos.

Entre la dirigencia criolla se han conocido escándalos que van desde el plagio de tesis, proyectos de ley, ordenanzas, acuerdos y hasta diplomas de pregrado o posgrados.

Tampoco se olvidan aquellas indelicadezas en las que los dirigentes, por ego o vanidad, de un plumazo aumentaron sus pergaminos académicos, inflando títulos y capacitaciones, o quienes se lucieron leyendo emotivos discursos pero con ideas ajenas.

De ahí que a la indecorosa lista que ahora lidera la representante a la Cámara Jennifer Arias también se unen el ministro de Ciencias, Tito Crissien; el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, Jerónimo Uribe (hijo del expresidente Uribe), el senador Luis Fernando Velasco, el exalcalde de Bucaramanga Luis Fernando Cote y la excomisionada nacional de televisión Adela Maestre.

A esa lista local también se unen dirigentes de talla mundial como el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, su homólogo ruso, Vladimir Putin, el exministro de Defensa de Alemania Karl-Theodor zu Guttenberh, el exprimer ministro rumano Víctor Ponta, la exprimera dama estadounidense Melania Trump y el diputado español Marc Guerrero.

Todos ellos hacen parte de esa compilación periodística que han hecho diarios como The New York Times, El País de España, Asuntoslegales.com, Portafolio y Plagios.org, solo por citar algunos.

le puede interesar: Este es Alecito, supuesto narco que fue candidato a una alcaldía en el Valle

Coautor sin permiso

Tito Crissien, ministro de Ciencias (Colombia)
Tito Crissien, ministro de Ciencias (Colombia)

El caso del actual ministro de Ciencias, Tito Crissien, es muy curioso, porque su nombre apareció en una investigación que hizo la Academia de Ciencias Exactas y que concluyó que él realizó plagio en documentos académicos.

El rollo surgió porque 23 artículos de investigación que hacían parte del Repositorio Internacional de publicaciones científicas IOP Publish fueron retirados por plagio. Resulta que esos documentos eran de la Universidad de la Costa, de la que Crissien era rector.

Pero lo más grave es que varios de esos artículos lo tenían a él (Tito Crissien) como coautor. El ministro se defendió argumentando que el autor ya reconoció que varios coautores fueron incluidos en sus documentos sin autorización previa.

Plagio de 200 renglones y 30 gráficos

Jonathan Malagón, ministro de Vivienda (Colombia)
Jonathan Malagón, ministro de Vivienda (Colombia)

Otra figura pública inmersa en escándalos de plagio es el ministro Jonathan Malagón.

Ocurrió con su tesis doctoral de la Universidad de Tilburg (Holanda) y que se publicó en 2017. Ese trabajo académico fue revisado con lupa por Plagio S.O.S, que encontró similitudes en 200 renglones y 30 gráficos que aparecían en otras tesis de maestría.

No obstante, Malagón salió bien librado porque la universidad holandesa no tomó acciones en su contra, más allá de una pequeña amonestación a la que el propio ministro reaccionó.

“Tanto el Comité de Integridad Científica como la junta directiva de la Universidad de Tilburg consideraron que existió una conducta negligente de mi parte al no haber incluido una mención más explícita en mi tesis doctoral respecto al apoyo investigativo recibido por mis estudiantes, a nuestras publicaciones conjuntas o al hecho de haber dirigido sus trabajos de grado; lo cual constituyó una violación a la confianza de mis directores”, dijo el ministro en un comunicado.

Los títulos ‘inflados’ de Petro y Peñalosa

Gustavo Petro y Enrique Peñalosa
Gustavo Petro y Enrique Peñalosa. Foto: RCN Radio

Aunque políticamente son como el agua y el aceite, los exalcaldes Gustavo Petro y Enrique Peñalosa parecen coincidir en un detalle: vanidad.

A los dos dirigentes se les fue la mano cuando en las hojas de vida que presentaron para tomar posesión de sus cargos como alcaldes inflaron la categoría de algunos estudios y sus respectivos títulos.

El más intrépido fue Peñalosa, al querer pasar como doctorado unos estudios que hizo en una universidad de París pero que carecían de la intensidad horaria y la complejidad del doctorado.

Algo similar sucedió con Petro, quien en su hoja de vida habría referenciado una maestría en la Universidad Javeriana y una especialización en Bélgica.

¿Plagió al Rincón del Vago?

Otro caso memorable de escándalos por plagio corrió por cuenta del expresidente del Concejo de Bogotá Leo César Diago.

En 2006, Diago habría plagiado de la página www.rincondelvago.com buena parte del contenido para un proyecto de acuerdo que buscaba recursos para medios de comunicación alternativos.

Un año después, en 2007, la fórmula se repetiría con otro concejal de Bogotá, Luis Fernando Olivares, de Colombia Viva, con el proyecto de acuerdo que buscaba legalizar los tricimóviles o tricitaxis. En este caso, la copialina se hizo del portal Infobae.

Copialina en maestría del Externado

Esta es quizás la copialina académica más escandalosa en la historia de la Universidad Externado.

Sucedió en 2003 en la maestría de Finanzas y Gobierno. El problema se hizo más visible porque los involucrados, entre otros, eran nada más y nada menos que el entonces presidente del Senado, Luis Fernando Velasco, el exalcalde de Bucaramanga Luis Fernando Cote Peña y la entonces comisionada Nacional de Televisión, Adela Maestre.

En esa misma línea se recuerda el efímero momento de fama del senador Édgar Espíndola, quien en 2013 presentó un elogioso proyecto de ley que buscaba reformar el Código Penitenciario. Luego se supo que en realidad ese documento fue el burdo plagio de una investigación conjunta de la Universidad de los Andes y el Ministerio de Justicia.

¿Plagio del hijo de Uribe?

Jerónimo Uribe Moreno
Jerónimo Uribe Moreno. Foto: Tomada del Twitter

El país tampoco olvida que uno de los vástagos del expresidente Álvaro Uribe estuvo en el ojo del huracán por cuenta de supuestos plagios.

Sucedió en 2006, cuando Jerónimo, el menor de los Uribe Moreno, fue señalado de plagiar su tesis en la Universidad de los Andes. Para entonces, su escudero y asesor legal, el abogado Jaime Lombana, evitó que el tema tuviera consecuencias mayores.

Plagio internacional

Joe Biden, presidente de Estado Unidos. Sucedió en 1988, cuando estaba en la carrera por la Casa Blanca. Según The New York Times, uno de sus discursos era “inmensamente parecido” al del político británico Neil Kinnock. El detalle es que el británico había leído ese mismo discurso dos meses antes.

Joe Biden, presidente EE.UU
Joe Biden, presidente de Estados Unidos

Vladimir Putin, presidente de Rusia. A él lo acusó el Instituto Brookings de plagiar más del 75 por ciento de su trabajo de grado en Economía. Según la investigación, Putin habría copiado “16 páginas de 20 en total” que contenía el documento final publicado por la Universidad de Pittsburgh.

Vladimir Putin, presidente de Rusia
Vladimir Putin, presidente de Rusia

Enrique Peña Nieto, presidente de México. La periodista Carmen Aristegui lo señaló de cometer plagio en un documento que presentó a la Universidad Panamericana. El entonces presidente Peña Nieto lo minimizó asegurando que se trató de un “error de estilo por no citar partes de textos”.

Enrique Peña Nieto, expresidente de México
Enrique Peña Nieto, expresidente de México

Melania Trump, exprimera dama de Estados Unidos. Ella fue objeto de críticas por cuenta de su discurso que leyó en la convención del partido Republicano, cuando su esposo, el magnate Donald Trump, apenas buscaba ser candidato presidencial por ese partido. El lío surgió porque su discurso era muy similar al que pronunció Michelle Obama, esposa del entonces presidente Barack Obama.

Melania Trump, exprimera dama EE.UU
Melania Trump, exprimera dama EE.UU

Karl-Theodor zu Guttenberh, ministro de Defensa de Alemania. El entonces ministro del gobierno de Angela Merkel fue denunciado por plagiar buena parte de su tesis doctoral. Contrario a lo que sucede en Colombia, el funcionario admitió el error, renunció al cargo y la Universidad de Bayreuth le retiró su título de doctor.

Karl-Theodor zu Guttenberh, exministro Alemania.
Karl-Theodor zu Guttenberh, exministro Defensa de Alemania.

Annette Schavan, ministra de Educación y Ciencia de Alemania. Renunció al cargo en medio del escándalo luego de que la Universidad de Dusseldorf le retirara su grado académico

Annette Schavan, exministra Educación y Ciencia Alemania.
Annette Schavan, exministra de Educación y Ciencia en Alemania.

Víctor Ponta, exprimer ministro de Rumania. Se habría apropiado de contenidos ajenos poniéndolos a su nombre. El Ministerio de Educación de ese país estudia retirarle el título como doctor en derecho.

Víctor Ponta, exprimer ministro Rumania
Víctor Ponta, exprimer ministro de Rumania.

John Walsh, exsenador del estado de Montana. Su caso fue denunciado por el diario The New York Times, ya que plagió tres cuartas partes de tu tesis de maestría. El escándalo le costó su reelección en 2014 y su continuidad política en Estados Unidos.

John Walsh, exsenador estado de Montana.
John Walsh, exsenador estado de Montana (Estados Unidos).

Ben Carson, precandidato presidencial republicano. Publicó en 2015 su libro America the Beautiful (América la bella), pero resultó ser una copia de páginas web y medios digitales. El médico aceptó su error, se disculpó y rectificó el libro.

Ben Carson, exprecandidato presidencial republicano (EE.UU)
Ben Carson, exprecandidato presidencial republicano (Estados Unidos)

Marc Guerrero, diputado español. En 2015 la Universidad de Barcelona lo investigó por presunto plagio de su trabajo doctoral. Lo absurdo es que su investigación fue alabada pese a las semejanzas encontradas con el trabajo del estudiante que lo denunció por plagio.

Puede leer: La turbulenta historia de Luis Horacio Escobar, fundador de una Convivir, cuyo asesinato lamentó Uribe

2 Comentarios

  1. La nota periodistica parece apuntar a que como muchos lo hacen en otros paises por que no tambien lo pueden hacer estos colombianos. Como todos lo hacemos entonces no es delito. Y asi continuaremos justificando esta forma de engaño que no es mas que corrupcion. Una forma bastante extraña de pensar y justificar el delito.

  2. José López López

    El escrito trata de meter en el mismo saco los delitos de plagio de tesis de maestria o doctorado, con lo que no es delito. El hijo de Uribe y la presidenta de la Cámara cometieron PLAGIO en sus tesis de economista y de Maestría, respectivamente. Ahora, la hoja de vida de Petro dice que “realizó -estudios de maestría en la Universidad Javeriana”. No dice que es MAGISTER, sino que realizó estudios de Maestría, como en realidad los adelantó. En efecto, solo le faltó su tesis cuyo tema no fue avalado por su director a pesar de haber sido escogido por el aspirante. Algo va de Petro a los dos cuestionados por plagio en sus tesis.

Deja un comentario

Diario Criterio