¿Le importa a Duque y al gobierno la responsabilidad política?

Las recientes declaraciones realizadas por el presidente darían a entender que en su gobierno poco o nada saben de un concepto fundamental para el funcionamiento de la democracia.

Duque y la responsabilidad política

Mientras se encontraba en Corea del Sur, un periodista le preguntó al presidente Iván Duque si Karen Abudinen debería responde políticamente por el escándalo de Centros Poblados. Él respondió: “La responsabilidad política sería si la ministra estuviera amangualada con alguno de esos contratistas o si estuviera propiciando detrimento patrimonial”.

La férrea defensa de Duque de la ministra de las TIC causó un alborotó mediático. Muchos afirmaron que acá nadie asume la responsabilidad política o, lo que es peor, no se sabe su significado. Al respecto, el periodista Félix de Bedout escribió: “No, presidente, eso sería responsabilidad penal. No saben ni qué es responsabilidad política, ni les importa”.

De regreso al país, el pasado lunes, el presidente volvió a crispar a parte de la opinión pública con su anuncio de elegir a Alberto Carrasquilla como codirector del Banco de la República. El nombramiento fue leído como un premio a un exministro que, con su proyecto de reforma tributaria, encendió la chispa de las protestas sociales que duraron casi tres meses.

Y en medio de la indignación volvió a relucir el tema de la responsabilidad política. ¿Acaso Carrasquilla no debía haber asumido su responsabilidad política por presentar un proyecto de ley que sumió al país en el caos y rechazar el puesto? ¿El nombramiento fue una provocación a los colombianos o, como en el caso de Abudinem, Duque desconoce o no le importa la responsabilidad política?

En contexto: Alberto Carrasquilla en el Banco de la República, ¿torpeza o provocación de Duque?

¿Qué es la responsabilidad política?

Aunque está de moda, ha generado indignación y buena parte de los colombianos piden que los políticos la asuman, hay mucha confusión sobre el significado de tal responsabilidad política. El mejor ejemplo son las declaraciones de Duque de apoyo a Abudinen.

Diario Criterio emprendió la tarea de hacer una pequeña revisión bibliográfica y de opiniones sobre ese concepto para dilucidar qué significa. Lo primero que encontró es que sobre el tema se han escrito miles de páginas y centenas de artículos y que aparece referenciado en sentencias de las altas cortes (en especial a lo referido al control político).

Pero ¿qué es la responsabilidad política? En un reciente artículo, Adriana Laura Vercellone, doctora en Derecho de la Universidad de Córdoba (Argentina), pone el ejemplo de un capitán de barco que, por ocupar ese rango, es responsable de la seguridad y la vida de los pasajeros, “aun así el daño sea causado por sus tripulantes o una tormenta en alta mar”.

Puede leer: Polo Polo, Beto Coral y otros ‘influencers’ en Twitter buscan llegar al Congreso. ¿Podrán convertir seguidores por votos?

Para ella, esta es una perfecta metáfora de lo que significa la responsabilidad pública en la administración del Estado. Un alto funcionario es responsable de lo que suceda en su cargo, así no sea el culpable. Es decir, “mientras los funcionarios de rango inferior pueden ser responsables moral o legalmente, los jerarcas son responsables políticamente, por el mero ejercicio del rol”.

Al trasladar la metáfora al caso del escándalo de Centros Poblados, la ministra de las TIC podría ser responsable políticamente por el incumplimiento del contrato y el desfalco de los 70.000 millones de pesos, pese a que el acto ilegal lo hayan cometido los contratistas o sus subalternos.

Le recomendamos: Abudinen al banquillo, así están las apuestas para su moción de censura

Responsabilidad jurídica y responsabilidad política

El tema se vuelve más complejo cuando se introducen las leyes y normas. En su artículo ‘Estado de derecho, responsabilidad política y buena gobernabilidad’, el doctor y profesor de la Universidad de Bonn (Alemania) Matthias Herdegen explica que la responsabilidad jurídica y responsabilidad política son diferentes.

La primera se establece “cuando el manejo de funciones políticas viola la normatividad”, mientras que la segunda “se enfoca en la confianza del ciudadano y de sus representantes elegidos”. El profesor Herdegen escribe que “la responsabilidad política empieza donde termina la responsabilidad jurídica, la precede y la sigue. Dicho de otra manera, la absolución jurídica no equivale a absolución política.

La presunción de inocencia penal no pude ser el estándar de responsabilidad política si el entorno político o personal se encuentra implicado hasta el cuello en el fango de tangibles y graves sospechas”, afirma Herdegen.

En una sociedad democrática, al ser la responsabilidad política un asunto de la confianza que los ciudadanos le entregan a sus gobernantes y funcionarios públicos, ellos o sus representantes (congresistas, veedores…) son los que tienen que ejercer el control. Pero, aun más importante, escribe el profesor alemán, los gobernantes, conscientes de esa confianza otorgada, deben tener una sensibilidad o la disposición de auto sancionarse. Esa razón podría explicar por qué parte de la opinión pública colombiana se sintió burlada cuando Duque nombró a Carrasquilla como codirector del Banco de la República.

Le sugerimos: La mala hora de los tres alcaldes alternativos de Colombia

El control político

Según la sentencia C-432/17 de la Corte Constitucional, el control político se refiere a “los dispositivos de rendición de cuentas que tienen por objetivo principal evaluar la actividad [de un gobierno], la gestión de los asuntos a su cargo y, eventualmente, hacer efectiva su responsabilidad política”.

Uno de los mecanismos de control político más importantes en el ordenamiento del Estado colombiano es la moción de censura. Según la Constitución de 1991, es una facultad de Congreso para ejercer control sobre los “ministros, superintendentes y directores de departamentos administrativos por asuntos relacionados con funciones propias del cargo”. Sin embargo, como se ha visto, poco funciona en el país.

Una posible explicación a esa anomalía es que el control político funciona cuando hay poca influencia clientelista en la escogencia de los cargos de control del Estado. Característica casi inexistente en el país. A menudo se habla de que el nombramiento de x o y funcionario se hace para pagar un favor político o que los congresistas evitan sacar adelante las mociones de censura con el fin de que el ejecutivo les entregue cargos burocráticos a sus redes clientelares.

Al respecto, Herdegen dice: “La responsabilidad política de un Gobierno está estrechamente relacionada con los nexos con el Parlamento. En Colombia los mecanismos de responsabilidad política frente al Congreso no estimulan un control muy poderoso. La moción de censura hasta ahora no genera un control muy eficaz”.

A la luz de las explicaciones dadas en párrafos anteriores es difícil entender por qué Duque dijo que “la responsabilidad política sería si la ministra estuviera amangualada con alguno de esos contratistas o si estuviera propiciando detrimento patrimonial”. ¿Será que no conoce el significado del concepto?

3 Comentarios

  1. Tal es su ineptitud y su incompetencia como presidente mandadero como profesional del Derecho que dicen que curso en una universidad cuestionada mas por formar precariamente sus profesionales que por meritos de formacion academica. Igual de mediocres en esta profesion del Derecho han mostrado ser sus amigos egresados del mismo centro academico. Perdieron el tiempo estudiando alli y esta Universidad deberia estar pregunrandose que tipo de profesionales esta formando. Una verguenza

Deja un comentario

Diario Criterio