POT de Bogotá: un debate espinoso y necesario para la ciudad

La administración distrital lleva ya casi dos años construyendo las directrices del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Bogotá. Este es un proyecto esencial porque Bogotá lleva más de una década sin un POT actualizado y porque sería la hoja de ruta de la ciudad hasta 2035 en materias como el uso del suelo, crecimiento urbano, movilidad, habitabilidad, entre otros. 

Actualmente, la ciudad se rige por el POT de 2004. Es decir, aunque estos proyectos se diseñan para un periodo de 12 años, Bogotá ya lleva 17 con las mismas reglas de juego, a pesar de que muchas de sus dinámicas han cambiado. Es por esto que se hace necesario un POT que satisfaga las nuevas necesidades de los ciudadanos.

El Concejo de Bogotá tiene 90 días para definir si aprueba o no el proyecto de POT de la administración de Claudia López. Ya han transcurrido 62. De hecho, el pasado martes 9 de noviembre, la Comisión del Plan del Concejo debía empezar la votación de los más de 600 artículos del proyecto. Sin embargo, la jornada fue aplazada y se reanudó este jueves 11 de noviembre. 

El proyecto parece tener un panorama favorable, pero todavía faltan asuntos por resolver. Por un lado, se espera que las tres ponencias radicadas el pasado jueves 21 de octubre por los concejales Julián López (Cambio Radical), Germán García (Liberal) y Nelson Cubides (Conservador) sean unificadas.

Por otro, deberá decidirse el futuro de la proposición de Carlos Carrillo, concejal del Polo, de votar uno a uno los 608 artículos del proyecto.

A esto se suma los temas dudosos y los debates que han causado algunos de sus artículos. Marisol Gómez, concejal de Bogotá, considera que el POT “no es ni tan bueno como dice la Alcaldía ni tan malo como dice la oposición”. De hecho, para ella, hay varios puntos que podrían ser problemáticos. 

Uno de ellos es la organización de la ciudad en 33 Unidades de Planeamiento, con las cuales la capital pasaría de tener 20 a 33 localidades. Gómez está de acuerdo con que esas divisiones sean para desarrollar la ciudad, pero no con que “sean la futura división político-administrativa de la ciudad”. 

Recomendado: Claudia López, contra las cuerdas: ¿le llegó el momento de cambiar de rumbo?

“Me parece importante que, a la hora de dividir una ciudad, se piense en la descentralización de los servicios de salud, educación, de la construcción de infraestructura. Hoy, las alcaldías locales tienen un presupuesto del 10 por ciento. Con esa división se hace una redistribución de la pobreza”, dijo Gómez a Diario Criterio. 

Otra de sus inconformidades tiene que ver con la renovación sobre la expansión urbana. Es decir, que la oferta de vivienda no provenga de casas nuevas en predios libres, sino de construcciones, muchas veces añejas, ubicadas en barrios centrales. “La renovación urbana requiere un montón de procesos. Tienes que negociar con la gente que vive en estas propiedades”, aseguró. 

Este punto ya había sido puesto sobre la mesa por el concejal Yefer Vega, de Cambio Radical, quien ha manifestado a distintos medios que las personas que habitan en estas construcciones temen ser expulsadas de sus hogares. 

Estos peros también provienen de la Alianza Verde, partido político de la alcaldesa Claudia López. Para el concejal Luis Carlos Leal, uno de los puntos en los que el POT es insuficiente es la salud, puesto que no está planteada como una política a largo plazo en la ciudad.

“Como se plantea, tiene temas regresivos, como limitar la atención en salud a un plan de beneficios que es completamente ilegal y que va en contra de la ley estatutaria de salud. Las personas no tienen una garantía para el acceso a la salud en sus territorios o localidades. Lo vimos en la pandemia, cuando las personas enfermas tuvieron que subirse todos los días al transporte público, recorrer cinco o seis localidades para asistir a una cita. Ese es un sistema indigno, de barreras”, aseguró Leal a Diario Criterio

Otra inconformidad tiene que ver con lo que ha dicho la Alcaldía de definir la estructura ecológica como el principal eje ordenador del territorio. De acuerdo con Leal, se trata de una afirmación que se contradice con muchos de los artículos del POT. “Este es el caso de, por ejemplo, meter vías dentro de los humedales. Nos dicen que se aumenta el territorio y se aumentan las hectáreas de humedales, pero arbitrariamente quitan terreno correspondiente a un ecosistema”, dijo. 

Cabe resaltar que dentro de este mismo componente ecológico se encuentra también una de las polémicas más grandes del POT: la construcción de la ALO Norte. Una de las propuestas de la alcaldesa es excluir del proyecto la construcción del tramo norte de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), obra que requeriría la sustracción de la reserva Thomas van der Hammen. 

Para el concejal Carlos Carrillo, esta obra no debería desarrollarse puesto que tiene un costo ambiental y ecológico muy alto. Por el contrario, concejales como Andrés Forero (Centro Democrático), Emel Rojas (Colombia Justa Libres) y Lucía Bastidas (Alianza Verde) han manifestado que ese corredor sí debería incluirse en el POT y desarrollarse, ya que tendría beneficios ambientales como la descontaminación del aire y sería una solución de movilidad para los habitantes de la ciudad.

Le puede interesar: El agarrón entre Claudia y Petro por la Región Metropolitana

No hay consenso, pero aumenta el caos

El pasado 9 de noviembre, cuatro concejales del partido Alianza Verde manifestaron no apoyar el POT. Se trata de Diego Cancino, Luis Carlos Leal, Martín Rivera y Lucía Bastidas, quienes se presentaron en la Comisión del Plan con un girasol marchito en sus manos, en forma de protesta hacia las decisiones “autoritarias” en el interior del partido. 

Siete de los 12 concejales verdes decidieron aplicar la Ley de Bancadas en la discusión del POT, que establece que los miembros de un mismo partido político deben votar en bloque y no de manera individual. Es decir, Bastidas, Leal, Rivera y Cancino tienen que acogerse sí o sí a lo que decida su bancada, así no estén de acuerdo.

Para Leal, esa decisión tiene que ver con la intención de aprobar el plan de ordenamiento “como sea”. “Me preocupa ese afán de que todo valga, que ni siquiera quieran respetar la opinión, la libertad, el ejercicio que hemos hecho nosotros cuatro. No entiendo por qué radicalizar este tema hacia una dictadura, una decisión autoritaria que impide que nosotros podamos ejercer nuestro derecho democrático”, manifestó.

Concejales verdes, en contra de la decisión de votar en bancada los artículos del POT
Concejales verdes, en contra de la decisión de votar en bancada los artículos del POT. Foto: Twitter Diego Cancino

Los cuatro concejales, a pesar de tener diferencias políticas, se encuentran estudiando la situación. “Tendremos una postura colectiva, vamos a acompañar inicialmente al concejal Martín Rivera, quien fue el primero de nosotros en votar en oponerse al POT. La decisión que él tome, como la decisión que tomemos nosotros frente al proyecto”, explicó Leal. 

La concejala Lucía Bastidas, por su parte, le envió un video a Diario Criterio en el que manifiesta que lo que hizo la bancada fue ponerles “un tapón en la boca” para que votaran como el resto del partido desea y que en el POT “hay problemas tan graves como el de vivienda, como no hacer la Alo Norte, como no tener una norma jurídica clara”. 

Esta situación no ha sido bien vista por concejales de otros partidos. Gómez calificó de “error” el hecho de que cada uno de los concejales verdes no pudieran votar de forma individual. “Eso en política es un gran error. ¿Por qué una persona tiene que actuar en bancada? Como si se supusiera que todo lo que se hace es perfecto”, dijo.

Esta polémica, no obstante, aumentó cuando el concejal Martín Rivera increpó al secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez Londoño, y le dijo que él le había ofrecido puestos a elección en la administración. Si bien el concejal fue enfático al indicar que este ofrecimiento no estuvo relacionado con la votación del POT, levantó sospechas de clientelismo y lobby en el interior del Concejo.

“Esto no es un ‘show’, secretario; para mí es fundamental. Usted me ofreció qué puestos quería tener en la oficina de la alcaldesa, sí señor. Aquí, Jaime Flórez también me ofreció, entonces esto no es ningún ‘show’, a mí me duele”, le dijo Rivera a Gómez frente a varios de los periodistas presentes en el lugar. 

Puede leer: Los verdes se pegaron un tiro en el pie con sus encuestas

De acuerdo con el concejal Leal, como puede verse en el video, Gómez Londoño reconoce que dentro de sus funciones está la de hacer pasar proyectos de la administración. “Lo que a mí me preocupa o me angustia es la aplicación del ‘todo vale’ también en esto. Hay rumores que existen dentro de la corporación de que esto se ha convertido en un tema de clientelismo que esta administración ha perpetuado. Yo no tengo pruebas para aportar o denunciar”, aseguró. 

Bastidas también hizo referencia a estas acusaciones en el video, y manifestó la necesidad de hacer un debate sobre el tema en la ciudad por los dos años de gestión de la alcaldesa. “Digámonos la verdad, ¿quién tiene representación política, quiénes están trabajando en los diferentes cargos importantes de la administración? Para nadie es un secreto que toda la lista del Partido Verde está en cargos claves en la administración de Bogotá”, aseguró. 

Por su parte, el secretario de Gobierno escribió en sus redes sociales que la acusación del concejal Rivera era “temeraria e irresponsable”. Según añadió, ni Rivera le pidió en algún momento un puesto, ni él le ofreció uno a cambio de su voto. “Usted me acusa de un delito SIN PRUEBA ALGUNA. ¡Calumniar en cambio sí es delito!“, escribió.

La situación ya ha sido comentada por diversos políticos, como es el caso de Carlos Fernando Galán, quien manifestó que lo que denunció Rivera era “gravísimo”. “Según el testimonio del concejal de la Alianza Verde @riveraalzate, el gobierno de @claudialopez, alcaldesa de la consulta anticorrupción, habría ofrecido puestos en el trámite de proyectos de acuerdo en el Concejo”, escribió en Twitter.

El concejal Andrés Forero, por el Centro Democrático, también se refirió al hecho y calificó de “grave” lo dicho por Rivera. “¿Es cierto que el gobierno de la consulta anticorrupción ofrece puestos a los concejales? ¿A cambio de qué? ¿Es así como Claudia López pretende aprobar el POT?”, escribió Forero en su cuenta de Twitter.

Cabe resaltar que, en caso tal de que el Concejo no apruebe el POT, Claudia López podría expedirlo por decreto. Para la concejal Marisol Gómez, si esto llegara a suceder, sería completamente desafortunado. “Ningún mandatario espera que su proyecto POT pase por decreto. Esto querría decir que le cerró la puerta a la cantidad de observaciones que tiene el plan”, dijo.

Sin embargo, la Alcaldía ha manifestado que “el POT de Bogotá será un acuerdo de la ciudad, no un decreto de Gobierno”. Queda menos de un mes para que el Concejo tome una decisión final. Habrá que esperar, entonces, qué sucede si se tiene en cuenta que la ciudad necesita un Plan de Ordenamiento Territorial cuanto antes.

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio