Desde Kennedy, en 1963, no habían asesinado a un presidente en ejercicio en América

Más allá del complejo rompecabezas en el que se ha convertido el asesinato del presidente de Haiti, Jovenel Moïse, lo que demuestra su magnicidio es que, pese a las inestabilidades políticas y sociales que se han presentado en las últimas décadas en el continente americano, la figura presidencial es cada vez más respetada y protegida. De ahí la conmoción que ha generado lo ocurrido en Haiti.

En contexto: Más preguntas que respuestas: las hipótesis internacionales sobre colombianos en magnicidio de Haití

El último presidente en ejercicio en ser asesinado fue John F. Kennedy, el 22 de noviembre de 1963, tal vez el más mediático y reconstruido de todo estos crímenes. El presidente fue tiroteado mientras viajaba, junto a su esposa Jacquelin, en las calles de Dallas.

JFK, uno de los presidentes asesinados
JFK, uno de los presidentes asesinados. Foto: imagen de dominio público

En los últimos 120 años de historia, en el continente fueron asesinados 12 presidentes o dictadores en ejercicio.

En Haití, el cruel asesinato de Moïse no es el único en la historia de esa nación. El 27 de julio de 1915, Jean Vilbrun Guillaume Sam fue masacrado por una turba que lo sacó de la embajada de Francia hasta donde había llegado para refugiarse.

Guillaume había ordenado la ejecución de 167 prisioneros políticos, entre quienes estaba el expresidente Oreste Zamor, lo que provocó una insurrección que terminó con su asesinato.

Otros presidentes asesinados en América

Estados Unidos, 1901

William McKinley recibió un disparo en el abdomen por Leon Czolgosz, el 6 de septiembre de 1901, durante la Exposición Panamericana en Buffalo (Nueva York). El mandatario falleció, ocho días después, lo que permitió el ascenso del vicepresidente Theodore Roosevelt.

Lea también: Exmilitar capturado en Haití tiene proceso por falso positivo en Colombia

República Dominicana, 1911

El presidente Ramón Cáceres falleció el 19 de noviembre cuando se dirigía a Haina. El coche, tirado por caballos, fue interceptado por un grupo de personas que abrieron fuego y lo asesinaron en el acto.

México, 1920

Venustiano Carranza, quien promulgó la Constitución de 1917, trató de imponer como su sucesor a Ignacio Bonillas, lo que le generó conflictos con sectores del Ejército y la sociedad, que iniciaron una rebelión. Carranza tuvo que abandonar Ciudad de México el 7 de mayo hacia Veracruz para instalar allí su gobierno. Lo asesinaron el 21 de mayo, en Tlaxcalantongo, Puebla.

Perú, 1933

Luis Sánchez Cerro fue el primer presidente con rasgos indígenas o negros en ese país. Tras un periodo de inestabilidad, fue asesinado mientras “pasaba revista a las tropas reunidas en el Campo Marte de Lima”.

Bolivia, 1946

El presidente de Bolivia, Gualberto Villarroel, murió apuñalado, el 21 julio de 1946, por una turba que se había levantado en protesta por la grave crisis social y económica que vivía el país y tras una revolución popular.

Venezuela, 1950

Cuatro años después, Carlos Delgado Chalbaud, presidente de la Junta Militar de Venezuela, fue secuestrado el 13 noviembre de 1950 y muerto a tiros en una residencia de la urbanización Las Mercedes (Caracas).

Panamá, 1955

El 2 de enero de 1955, el mandatario José Antonio Remón fue asesinado cuando asistía a una carrera de caballos en el hipódromo Juan Franco de ciudad de Panamá. Allí, un grupo de hombres le disparó a Remón, quien estaba en el palco presidencial. Los sicarios nunca fueron encontrados

Nicaragua, 1956

El 21 septiembre fue asesinato el dictador Anastasio Somoza García, a manos de Rigoberto López Pérez, quien le disparó varias veces cuando se encontraba en León, al noroeste de Managua. Su hijo, Anastasio, quien tuvo que refugiarse en Paraguay tras dejar el poder, murió el 17 septiembre 1980 baleado por un comando argentino.

Guatemala, 1957

El único magnicidio en este país centroamericano ocurrió el 26 julio. El presidente Carlos Castillo Armas fue asesinado en el interior de la casa presidencial. Aunque no están claras las motivaciones, algunas hipótesis dicen la orden fue de Rafael Leónidas Trujillo, dictador de República Dominicana, porque Armas se negó a darle una condecoración.

República Dominicana, 1961

Rafael Leonidas Trujillo, quien estuvo al frente de una de las dictaduras más largas en la historia del continente, fue muerto cuando viajaba entre Santo Domingo y San Cristóbal. El carro fue ametrallado el 30 mayo de 1961 en una emboscada.

Estados Unidos, 1963

En Dallas (Texas), el 22 de noviembre de 1963 fue asesinado el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy. Hasta la fecha y pese a ser uno de los crímenes más estudiados y recreados por el cine o la televisión, se desconocen los autores materiales e intelectuales del magnicidio.

Kennedy fue el cuarto presidente en la historia de esa nación en ser asesinado. El primero fue Abraham Lincoln, quien recibió un disparo en la parte posterior de su cabeza el 14 de abril de 1865. El segundo fue James A Garfield, el 19 de septiembre de 1881.  

Chile, 1973. La incógnita

En el golpe militar de Augusto Pinochet, el 11 de septiembre de 1973, Salvador Allende murió en el Palacio de la Moneda. La versión de los militares es que el mandatario se suicidó. Sin embargo, cada vez es más revaluada y se plantea que asesinaron a Allende. Aún no hay una verdad sobre lo que ocurrió.

Haití, 2021

El presidente de esta nación, Jovenel Moïse, fue asesinado en su residencia en Puerto Príncipe en unos confusos hechos que están por esclarecerse. Un comando de 26 colombianos y dos haitianos con ciudadanía estadounidense son señalados de haber cometido el magnicidio. Sin embargo, otras hipótesis apuntan a que el crimen lo cometieron miembros de la propia guardia presidencial, aunque la propia primera dama dice lo contrario.

4 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio