Propuestas alternativas a la reforma tributaria de Carrasquilla

En los últimos días abundan las propuestas que desde diferentes orillas ideológicas se hacen al Gobierno para conseguir los recursos que requiere y que se pretendían obtener a través de la ya retirada reforma tributaria.
Entre las propuestas más destacadas se encuentran la de Mauricio Cárdenas, director de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), la del nuevo ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, la de Gustavo Petro el líder de la Colombia Humana, y la propuesta enviada en carta abierta por el sector académico del país y a la que pocas bolas se le ha parado pero que esconde fórmulas novedosas y de carácter estructural.

La propuesta de Anif
Cárdenas, exministro de Santos –y en apariencia contrario al Gobierno- propone recaudar 14 billones de pesos, con una fórmula 7+7. Siete billones se destinarían para cubrir la emergencia social con un subsidio de 90.000 pesos mensuales para familias pobres –no puntualizó por cuánto tiempo-, y los otros siete billones serían para cubrir el déficit fiscal que tiene el país y que podría superar un 8 por ciento en 2021.

La manera de obtener los 14 billones también seguiría la misma fórmula: 7 billones que pondrían los empresarios -a los que se les deberían revocar temporalmente las gabelas que se les otorgaron en la reforma de 2019, impulsada por Carrasquilla- y 7 billones recogidos de aquellos que tengan mejor salud financiera y cuyos haberes superen los 4.000 millones vía un impuesto de patrimonio.

Pero quizás la propuesta que más llamó la atención del exministro –y probablemente candidato presidencial- fue la de devolver el gasto del Estado al monto que tenía justo antes de la reforma de 2019. En todo caso precisó Cárdenas Santamaría: “Todas estas serían medidas temporales”.

La reforma del Gobierno
Tras el fracaso de la reforma Carrasquilla, ahora el Gobierno, a través de su nuevo ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, plantea una reforma que contrasta con la propuesta anterior por el tono conciliador de Restrepo que ha llamado al diálogo a sindicatos, empresarios, academia, entes territoriales y hasta a la oposición.
La reforma nueva, según el propio Restrepo, no impactará más el bolsillo de los pobres con medidas como gravar el IVA a más productos de la canasta familiar, no golpeará más a la clase media con el pago de IVA a los servicios públicos y no pondrá a pagar renta a muchas familias que hoy no lo hacen, pondrá límite a los gastos innecesarios del Estado, como por ejemplo, comprar los famosos aviones de guerra.

Una reforma, en fin, que ayudará a mitigar los efectos de la pandemia, sea un motor para la economía, incentive la construcción de viviendas sociales, mejore el empleo para jóvenes y mujeres menores de 40 años, abra las puertas de las universidades a aquellos que quieran estudiar, reduzca el costo de la deuda para empresas y, sobre todo, envíe un buen mensaje de tranquilidad y estabilidad a entidades económicas internacionales.

La propuesta de la oposición
Llama la atención, en todo caso, que las propuestas de Cárdenas y Restrepo no distan mucho de lo dicho mucho antes por Gustavo Petro y que consiste en desmontar por completo la reforma tributaria de 2019, generando así para el Estado y de manera estructural más de 11 billones de pesos por año.

También Petro insiste en ser más austeros en el gasto del Estado priorizando los dineros que se requiere que le lleguen a la población en general ya sea a través de una renta básica o a través de programas que financien y le den recursos a la mediana y pequeña empresa. Una solución muy keynesiana que ya ha sido probada con éxito en las dos últimas crisis de Estados Unidos, en la del 2009 y en la resiente causada por el covid-19.


La propuesta de los académicos

Un grupo de sabios en economía de diferentes universidades del país se ha reunido y, en carta abierta, ha presentado una propuesta de “nueva política macroeconómica en Colombia”, en la que, por supuesto, se trata y en detalle el tema de la reforma tributaria a la que se considera “una alternativa irrelevante en medio de la pandemia y la crisis económica” pues “los ciudadanos deben saber que hay otras maneras de pensar y de entender la economía”.

El documento firmado por más de 200 expertos entre otras cosas propone un “Estado Estabilizador que recurriendo a figuras como un buffer de empleo público le dé trabajo a, por ejemplo: jefas y jefes de hogar. Programa que tan solo en el primer año podría genera 547.997 puestos de trabajo llegando a 2.191.989 en el año cuarto. Y que con un monto salarial de $800.000 mensuales apenas si tendría un costo fiscal 0,49% del PIB en el primer año y llegando máximo hasta el 1,5% en el cuarto año.

La propuesta de los académicos también contempla “una renta básica universal como una de las bases de un plan creíble de recuperación y estabilización de una economía que ha sido restringida por la demanda dado que la gente no tiene dinero para comprar y que tiene una baja utilización de la capacidad instalada pues las empresas tienen subutilizada su capacidad de producción”.

3 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio