Los problemas que se agudizan en el pueblo arhuaco con la injerencia en la elección de gobernador

Arhuacos de la Sierra Nevada dicen que empresarios y Gobierno quieren intervenir en la elección de su gobernador para saltarse la consulta previa en las licencias ambientales de proyectos extractivos, agroindustriales y turísticos.

El pueblo arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta se encuentra reunido para elegir a su nuevo cabildo gobernador para terminar con la crisis de gobernabilidad que viene afrontando desde mediados de 2020.

Aunque los 60 mamos que encabezan las comunidades llegaron a la elección, empresarios y políticos estarían planeando un complot para afectar el desarrollo de la votación, denunció la lideresa arhuaca Seinarin Torres.

“Tenemos conocimiento que políticos y empresarios quieren incidir para obstaculizar el normal desarrollo de esta asamblea general. Esto implica que van a incidir ante el Gobierno nacional para que nuestras decisiones no sean acatadas”, aseguró Torres.

Esta injerencia tendría como objetivo saltarse la consulta previa –derecho fundamental de los pueblos indígenas y grupos étnicos– para aprobar licencias ambientales. “Estamos seguros de que detrás de esto hay intereses extractivos, agroindustriales y turísticos sobre nuestro territorio”, añadió Torres.

En contexto: “Hay que preguntarse a quiénes les beneficia la división del pueblo arhuaco”

Según la lideresa, el Ejecutivo ha estado reconociendo y registrando figuras legales no electas por el pueblo arhuaco para desestabilizar su estructura de gobierno, así como la armonía del territorio.

A su vez, los arhuacos han señalado que han estado violando sus formas y acuerdos internos. “Hay un cabildo arhuaco que integra al Cesar, Magdalena y La Guajira, el cual se organiza para coordinar acciones, pero esta gente aspira a que haya un solo gobernador, aboliendo a las otras figuras para tener el control de la población, el manejo de los recursos en los tres departamentos y tener el control de la interlocución con la vida nacional. Están violando nuestros procedimientos”, dijo a Diario Criterio Hermes Torres, miembro de la comunidad, que se desempeñó como secretario general del cabildo gobernador.

Como consecuencia, la autonomía y la autodeterminación de los arhuacos se ha visto amenazada, y se podría agravar la profunda división del pueblo derivada de la elección de Zarwawiko Torres como cabildo gobernador, en agosto de 2020.

El proceso de elección que adelantan los arhuacos se da en cumplimiento a lo que ordenó la Corte Constitucional en febrero pasado: “en ejercicio de su autonomía y autodeterminación, (los mamos) acordarán la elección de cabildo gobernador o cabildos gobernadores del pueblo arhuaco y convocarán a la mayor brevedad a la Asamblea General para ratificarlo(s) de manera temporal o definitiva, de forma libre y sin injerencia alguna“.

El pueblo arhuaco y las denuncias contra Zarwawiko Torres

Las denuncias de una injerencia en los asuntos de los arhuacos datan de 2020, cuando el pueblo arhuaco adelantaba el proceso para elegir a su nuevo cabildo gobernador, pero que se detuvo por la pandemia.

Un sector del pueblo, sin embargo, continuó haciendo campaña en el territorio. “En julio se reunió ese sector que quería el cargo de cabildo gobernador, pero nosotros no asistimos. No por querernos perpetuar, sino porque era un riesgo convocar a un evento masivo”, dijo Hermes.

Finalmente, “impulsaron la asamblea e impusieron a Zarwawiko Torres como gobernador”, contó Hermes. 

La elección causó un caos en el interior del pueblo arhuaco por dos razones principales: la forma de la elección y las denuncias que pesan sobre Zarwawiko. 

Zarwawiko Torres
Zarwawiko Torres. Foto: Gobernación del Magdalena.
Puede leer: Parque Nacional, un reflejo de la violencia y el abandono histórico de los pueblos indígenas

Los contradictores denunciaron que la elección fue irregular y se desarrolló sin un consenso, porque “fue elegido por 19 de los 60 asentamientos de la sierra”. Zarwawiko Torres, por su parte, aseguró que su nombramiento fue legítimo y contó con la participación de más de 30 comunidades.

Por otro lado, Zarwawiko ha sido denunciado por abusar sexualmente de niñas de la comunidad y se ha señalado su presunta responsabilidad en la retención del secretario general y del tesorero general de la directiva indígena, el 14 de agosto de 2020, con el fin de elegir a los nuevos gobernantes.

A pesar de la inconformidad y la división que empezaba a surgir por la elección, el Ministerio del Interior la validó y algunos alcaldes del Cesar también la reconocieron. Este hecho sembró dudas en varios miembros del pueblo arhuaco, que se hicieron preguntas sobre los intereses políticos de los gobernantes y las razones por las que se “impuso y avaló” la elección de Zarwawiko con tanto “afán”.

Desde ese entonces, para muchos, es claro que lo que están buscando con esas movidas es dividirlos internamente. “El Gobierno, en alianza con la multinacional, quiere implementar la política minera en la Sierra Nevada y el turismo. A los indígenas siempre nos han visto como un obstáculo. Por eso, (…) ellos de manera estratégica nos dividieron, porque si nos debilitan pueden intervenir con mayor facilidad el territorio”, dijo Hermes.

También han asegurado que su división es una lucha de dos posiciones políticas, una interna y otra externa. Esta última hace referencia a los arhuacos que han vivido fuera del territorio y que, en su concepto, aprueban decisiones desconociendo a sus autoridades indígenas. Este sería el caso de la concejala de Bogotá Ati Quigua Izquierdo y su familia, a quienes acusan de tener intereses y de hablar de su cultura y de la sierra “para su conveniencia”.

Siga con: “Colombia es un regalo del río Magdalena”: Wade Davis

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio