¿Por qué la mala leche de McCartney y Daltrey contra los Rolling Stones?

En estos últimos días hemos asistido a un espectáculo insólito, por decir lo menos. Viejas glorias del rock, leyendas vivientes del calibre de Paul McCartney y Roger Daltrey, dedicadas a despotricar sin ton ni son de algunos de sus colegas. Más exactamente, de los Rolling Stones. McCartney dijo de ellos que eran “una banda de versiones deblues’” y Daltrey dijo que son “una banda mediocre depub’”.

Aquí no se trata de opinar. Una cosa es decir que “a mí no me gustan los Rolling Stones” o “los Beatles fueron más importantes que los Rolling Stones”, que son, en el primer caso, una opinión respetable y, en el segundo caso, un hecho incontrovertible.

Pero lo que McCartney y Daltrey dijeron no son opiniones. Son mentiras. Decir que los Rolling Stones son una banda de covers de blues es mentir. Decir que son una mediocre banda de pub es mentir. Y, si se quiere, también es calumniar. Es injuriar.

Puede leer de Eduardo Arias: Cuatro grandes que cumplen 50

Es evidente que los Rolling Stones han estado marcados a lo largo de su carrera por el sonido y el espíritu del blues. Pero muy distinto es afirmar que The last time, Satisfaction, Jumpin’ Jack flash, Sympathy for the devil, You can´t always get what you want, Gimme shelter, Brown sugar, Start me up, Love is strong, por solo citar un puñado de una lista que podría ser de 50 o 60 canciones clásicas e icónicas de la cultura del siglo XX, son covers.

¿Acaso estas canciones las compusieron John Lee Hooker o Muddy Waters o Willie Dixon o Robert Johnson? Que yo sepa, y me corrigen si me equivoco, la gran mayoría de las extraordinarias canciones que aparecen a lo largo de la discografía de los Rolling Stones son composiciones originales de Mick Jagger y Keith Richards. Y decir que ellos suenan como una mediocre banda de pub es negar las varias ocasiones en que los Rolling Stones definieron un sonido propio que marcó para siempre el desarrollo del rock.

Insisto. Lo de McCartney y Daltrey no es opinar. Es mentir. Es calumniar.

Que eso lo haga un tuitero o alguien en una cuenta de Facebook vaya y venga. Pero que lo hagan músicos como Roger Daltrey y Paul McCartney, que por derecho propio están por encima del bien y del mal, me desconcierta, me deprime y también me enfurece.

Yo debo confesar que esperé algunos días para que se publicara una nota en la que Roger Daltrey dijera que había sido malinterpretado o sacado de contexto. O que su comentario se refería a lo que él oía cuando los Rolling Stones arrancaron su carrera en el circuito de clubes de jazz y blues londinenses. Pero no, eso quedó ahí, de ese tamaño.

Puede leer de Eduardo Arias: El duro camino de la reconciliación

Bueno, y a todo lo anterior agreguemos a Eric Clapton, quien ahora se nos presenta ante el mundo entero no solo como un eximio guitarrista sino también como una eminencia en epidemiología, inmunología y virología.

Pero también resulta deplorable que publicaciones especializadas en música, medios que dicen ser serios, hagan eco de ese tipo de barbaridades. Pero bueno, estamos en la era del tráfico en internet, es necesario generar clics y nada mejor para hacerlo que este tipo de frases entrecomilladas que atraen el morbo de los lectores.

Debemos acostumbrarnos de una buena vez por todas que en el siglo XXI más importantes que los argumentos, los debates o los hechos son los clickbaits (o ciberanzuelos), el periodismo de clics. Así que no queda nada más que resignarse. En este nuevo orden, comentarios mentirosos y falaces como los de Daltrey y McCartney serán los favoritos de los editores de contenidos y los que muevan las cajas registradoras de los dueños de páginas web.

4 Comentarios

  1. Paul McCartney y Roger Daltrey ya estan viejos y empiezan a hablar estupideces sin necesidad. Igual ha salido a decir que el compuso una de las canciones mas iconicas de los Beatles llamada Day in the life cuando siempre se ha dicho que fue creada por Lennon. Grave, debe estar cuando asi opina y miente de un Lennon que ya no se puede defender.

  2. Considerando la amplia trayectoria de Mc Cartney y Daltrey, respeto bastante su posición. Los respeto tanto que voy a animarme a culpar a la senilidad, más no al fracaso, por la basura injustificada que dijeron de nuestros ilustres Rolling Stones.

  3. Estos dos señores son íconos indiscutibles en la creación de una nueva era en la música popular y el rock con todos sus matices incluídos, al igual que Jagger y los Stones, por supuesto, que dicho sea de paso, su último concierto fue hace pocos días en LA, mientras que los primeros dos ilustres prefieren los tabloides como forma de presentación.

Deja un comentario

Diario Criterio