¿Qué sembrar durante la era de Gustavo Petro?

Arrancó el gobierno de Petro y los aires de renovación se sienten más poderosos que nunca. Por un lado, siembran esperanza en todos aquellos que ven con buenos ojos la llegada del progresismo y, por otro, siembran tempestades en los sectores más conservadores y tradicionales de la sociedad colombiana.

Lo cierto es que la posesión presidencial dará mucho de qué hablar durante semanas y quizá meses, pues más que los hechos, que en su gran mayoría estuvieron cargados de simbolismos de nuestra historia reciente, las palabras e ideas pronunciadas por el presidente del Senado y el presidente de la república nos dan las puntadas de lo que será el nuevo cuatrienio.

Se vislumbran las nuevas reformas, las intenciones de trabajar como región latinoamericana con una sola agenda e incluso una nueva moneda, se dijo “basta” a la división de nuestro pueblo y se hizo énfasis en construir una sociedad del conocimiento como otras potencias lo hicieron, invirtiendo por décadas en la educación de sus pueblos.

También de Mildred Arias: Bienvenida la carrera de derecho de la Universidad del Valle

En definitiva, escuchamos un decálogo de compromisos de Gustavo Petro Urrego, a quien sólo he tenido la oportunidad de ver un par de veces, la primera en un aeropuerto internacional en Europa esperando un vuelo de regreso a Bogotá, seguro en una etapa difícil de su vida pública en 2010 y la segunda, en un municipio vecino de Cali en las honras fúnebres de uno de los tantos líderes sociales asesinados en este país en el año 2020. En ese momento era el jefe de la oposición, rodeado de la guardia indígena, su semblante como líder distaba mucho de su aspecto introspectivo de diez años atrás.

No cabe duda de que el hoy presidente de los colombianos ha recorrido un camino pedregoso. Por eso, cuando se decide a priorizar: 1. Paz verdadera y definitiva; 2. Políticas de cuidados para todos (niños, mujeres, ancianos y demás); 3. Gobernar por y para las mujeres de Colombia creando el Ministerio de la Mujer/Igualdad; 4. Diálogo con todos y todas sin exclusiones ni excepciones; 5. Gobierno con la gente y en el territorio; 6. Defensa y seguridad humana; 7. Cuerpos de inteligencia al servicio de la lucha anticorrupción; 8. Protección del territorio de la deforestación y cambio climático; 9. Desarrollo de economía popular y el campo; 10. Cumplir y hacer cumplir la constitución; podemos estar seguros de que ha pensado milimétricamente en cada acción por desarrollar. Otra cosa es el resultado eficaz o eficiente de cada una de esas intenciones.

En lo personal me es suficiente con este último compromiso, lograr cumplir el artículo 1º es de la mayor significancia para nuestro pueblo. “Necesitamos mejores leyes al servicio de las mayorías”, me quedo con eso y al parecer los legisladores empiezan a entenderlo.

Recomendado: Los pesos y contrapesos en democracia

En la mañana de este martes 9 de agosto se radicó ante la Secretaría de la Cámara de Representantes, en conjunto de varios representantes y senadores del Partido de la U y de otros partidos, el Proyecto de Acto Legislativo que pretende crear la Superintendencia de la Educación en Colombia (SuperEdu), lo cual vuelve a poner los reflectores a una iniciativa que en 2019 no prosperó, y hasta puso en duda no solo la constitucionalidad sino la viabilidad del ministerio en relación con sus funciones de inspección, vigilancia y control otorgadas por la Ley 1740/2014 para velar por la calidad educativa, que inicialmente fueron concebidas transitoriamente mientras se creaba este organismo eminentemente técnico, autónomo e independiente que desarrollaría el concepto fundamental de Estado Regulatorio.

Alejandro Gaviria y Gustavo Petro
Alejandro Gaviria y Gustavo Petro

La educación será uno de los pilares sobre los que se fundamentará la sociedad del conocimiento que se ha planteado el actual Gobierno, así que estoy de acuerdo en que este proyecto de ley es importante para que el Ministerio de Educación deje de ser juez y parte al mismo tiempo, ya que su función principal es la formulación de políticas mientras que la función misional de la futura superintendencia deberá radicar en el fortalecimiento de la calidad educativa ejerciendo la protección del interés general.

Ya veremos la voluntad política del nuevo Congreso con esta iniciativa donde están involucrados fuertes grupos de presión e intereses sociales. Y ni se diga con la sobreviniente reforma tributaria de Petro. Nos esperan grandes retos en todos los sectores. Y usted, ¿qué está dispuesto a sembrar? ¿Esperanzas o tempestades?

Siga con: Ética, transparencia y democracia
Posesión de Gustavo Petro

1 Comentarios

  1. Luis Fernando Patiño

    Debe existir una ley , en la que los funcionarios publicos tengan periodo de prueba, no hay cambios no hay cargos . Los gobeenantes no son dueños de un pais y mucho menos de sus recursos.

Deja un comentario

Diario Criterio