Rebelión de Casemiro y unión de capitanes darían la estocada final a la Copa América

Varios jugadores, incluido Juan Guillermo Cuadrado, ya han manifestado su desacuerdo con jugar el torneo.

Cuando el director técnico de la selección de Brasil, Adenor Leonardo Bacchi Tite, acudió a la rueda de prensa antes del partido contra Ecuador, algo llamó la atención: la ausencia de Casemiro, el capitán de la Canarinha.

Tite reconoció que había un ambiente de tensión, debido a la decisión de jugar la Copa América en su país, y confirmó que precisamente esa era la razón por la que Casemiro no había asistido al encuentro con los periodistas. Según el entrenador, esa polémica estaba afectando la preparación de sus dirigidos para las Eliminatorias.

En contexto: Brasil, sede de Copa América en medio de protestas y crisis de coronavirus

La prensa deportiva ha tomado la ausencia de Casemiro como una señal de que los jugadores están en desacuerdo con jugar la Copa América en Brasil, país que en las últimas 24 horas registró 1.454 muertos por covid-19.

El torneo, según Conmebol, debe empezar el próximo 13 de junio, una fecha en la que la cifra de fallecidos podría estar disparada, pues Fiocruz, el instituto estatal que hace seguimiento a la pandemia, ha estimado que las muertes diarias podrían subir a 2.200 en las próximas semanas. Asimismo, varias ciudades tienen unidades de cuidado intensivo con ocupaciones por encima del 80 por ciento.

Esta situación sanitaria es la que ha llevado a los jugadores de Brasil a poner en duda su participación en la Copa América. Según Tite, sus dirigidos han pedido una reunión con Rogério Caboclo, presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), para hablar del asunto. La próxima semana, una vez concluya esta fecha de eliminatorias, los futbolistas de la Canarinha se pronunciarán públicamente respecto a la Copa América.

Lea también: Jugadores de Colombia y otras selecciones, preocupados por la Copa América en Brasil

Las otras selecciones

Juan Guillermo Cuadrado, uno de los referentes de la Selección Colombia, ya había criticado a la Conmebol por escoger a Brasil como sede de la copa:

 “Creo que las decisiones de la Conmebol generan incertidumbre entre todos los futbolistas, no solo por el riesgo que significan para la salud, sino por la tranquilidad y garantías que requieren todos los actores para el desarrollo normal de la competición de la Copa América”.

Al malestar de Cuadrado se suman los de Luis Suárez, Edinson Cavani y Fernando Muslera, figuras de la selección de Uruguay, que, a pesar de mostrarse dispuestos a jugarla, han criticado la insistencia de la Conmebol de seguir adelante con la Copa América sin importar la pandemia e incluso las protestas. Ese enojo con la Conmebol aumentó tras el partido que jugaron contra Paraguay, pues a los charrúas les anularon un gol por una mala interpretación del VAR.

Diego Godín, defensa de Uruguay, se quejó con un corto pero contundente mensaje

Desde la selección Argentina la molestia radica en la dificultad de trasladarse por Brasil y el hecho de que en la anterior edición de la competencia, celebrada ese mismo país, a la Albiceleste no le fue bien con el arbitraje. Según ESPN Brasil, esto habría llevado a que los jugadores argentinos estuvieran planeando un boicot, y aunque esa versión fue desmentida por el diario La Nación, ahora parece cobrar más fuerza tras la ausencia de Casemiro en la rueda de prensa. Los capitanes de las selecciones de Sudamérica, dice Marca Claro, ya están teniendo contactos para tomar una decisión conjunta respecto a la Copa América.

A lo anterior hay que sumar que habrá poco tiempo de descanso entre los partidos de la octava fecha de eliminatorias, que termina el próxima martes, y el inicio de la Copa América, programado para apenas cinco días después. Además, Neymar estaría más interesado en participar en los Juegos Olímpicos de Tokio, y ese sería un factor determinante a la hora de buscar apoyos para un pronunciamiento conjunto contra la copia.

Sin importar la insistencia de la Conmebol, así como la del gobierno de Jair Bolsonaro, la posible unión de los jugadores de los equipos le daría el golpe de gracia a una Copa América que acumula un desprestigio desde hace varios años.

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio