Realmente, quiénes son los ganadores y perdedores con la reforma tributaria

Una semana después de que el Gobierno lo hiciera oficial, aún siguen las críticas y especulaciones al texto de la reforma tributaria, bautizado bajo el nombre de Proyecto ley de solidaridad sostenible y con el que el gobierno busca recaudar 23 billones de pesos. Como era previsible, buena parte de las medidas propuestas son polémicas y en muchos casos inconvenientes para la economía al punto que han conseguido alinear a personas tan disímiles ideológicamente como Germán Vargas Lleras, Gustavo Petro, Juan Camilo Restrepo e incluso uribistas ‘pura sangre’ como Fernando Londoño Hoyos.

A lo hora de hacer un análisis de los 163 artículos del proyecto, es claro que pocos serian beneficiados y, en cambio sí, muchos los perjudicados, en especial la clase media.

¿Quiénes ganan?

Los más beneficiados con la reforma serían los bancos, los políticos afines al Gobierno, los transportes masivos tipo Transmilenio, Mio o Transcaribe; los inversionistas extranjeros que tienen dinero en el país, los colombianos que tienen dineros en paraísos fiscales o los contribuyentes que tienen bienes escondidos y por los que no han pagado impuestos. También la guerra y todo el ecosistema que vive de esa, el ESMAD, las compañías que venden bebidas azucaradas y –cómo no– el presidente de la República.

1. Bancos y aseguradoras:

  • Recibirán cuantiosos recursos provenientes de los seguros contra catástrofes naturales, dado que el artículo 132 propuesto faculta a “las entidades territoriales a adquirir, contratar y gestionar instrumentos financieros de transferencia y retención del riesgo ante la ocurrencia de desastres en el mercado de seguros, reaseguros y mercado de capitales”.
  • Se quedarán con una parte de los recursos que se destinan a los programas sociales gracias a sus servicios de intermediación financiera.
  • Incrementarán sus depósitos por cuenta de quienes se vean obligados a ahorrar en pensiones voluntarias, vía los fondos de pensiones o en los AFC (Ahorro para el Fomento de la Construcción), vía los bancos con el fin de evitar el pago de una buena porción del impuesto de renta.
  • Con la reforma se profundizará la bancarización, gracias a que el artículo 48 impone como requisitos para beneficiarse de los días sin IVA  que el pago se haga con “tarjetas débito, crédito y otros mecanismos de pago electrónico (…) en los que intervenga al menos una entidad vigilada por la Superintendencia Financiera de Colombia”.
Reforma Tributaria: perdedores y ganadores
La clase media será la que más plata tendría que sacar en caso de prosperar el proyecto.

2. Los políticos, que podrán incrementar su capacidad de influir en el gasto, así como acrecentar su participación burocrática notablemente gracias a la creación de tres nuevas entidades:

  • El Comité Autónomo de la Regla Fiscal, un nuevo actor que en gran medida sustituirá al Consejo Superior de Política Fiscal (Confis) y que, además, podrá contratar a discreción.
  • El Fondo Único de Soluciones Energéticas (Fonenergía), que será el encargado de “la coordinación, articulación y focalización de las diferentes fuentes de recursos para financiar y realizar planes, proyectos y programas de mejora de calidad en el servicio, expansión de la cobertura energética y normalización de redes a través de soluciones de energía eléctrica y gas combustible”.
  • El Fondo de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible (Fonclima), cuya función principal será “la mitigación y adaptación al cambio climático, la protección y conservación de los recursos naturales, la reducción de la contaminación ambiental, la reconversión tecnológica, y la innovación, emprendimiento y reconversión laboral asociados a la transición hacia una economía sostenible y baja en carbono. Así mismo, tendrá por objeto contribuir a la reducción de la vulnerabilidad fiscal del Estado asociada al cambio climático y a la contaminación ambiental”

Cada una de estas nuevas entidades tendría personal, recursos y capacidad de contratación abierta.

3. Los transportes masivos, que podrán recibir del Gobierno cuantiosos recursos hasta por un 50 por ciento del total de lo que hayan dejado de ganar durante la pandemia. De acuerdo con el Artículo 32 del texto de la reforma, podrán ”establecer esquemas de cofinanciación, con el apoyo de las entidades territoriales, para los sistemas integrados de transporte masivo, destinados a cofinanciar los déficits operacionales, originados por las medidas de restricción del nivel de ocupación de la oferta de sus servicios dirigidas a contener la propagación del SARS-COVID-2 (Covid-19), durante la vigencia de la emergencia sanitaria declarada por el Ministerio de Salud y Protección Social”.

4. Los inversionistas extranjeros, que podrán mantener sus capitales en el país sin tener que pagar el impuesto a la riqueza.

5. Los colombianos que tienen dineros no declarados, –por ejemplo en paraísos fiscales– y que de acuerdo con el artículo 90 (de Saneamiento de Activos) nuevamente tendrán la posibilidad de abrir las cartas y mostrar sus patrimonios verdaderos, regularizarlos en su declaraciones y así salvarse de la persecución fiscal y legal como lo señala el artículo 89: “la normalización de activos realizada en cualquier tiempo no dará lugar, en ningún caso, a la persecución fiscal o penal”.  

6. La guerra y todo el ecosistema que vive de ella en casi todas sus expresiones. La reforma plantea un sinnúmero de exenciones de IVA para elementos, tecnologías y materiales militares o policivos: algunos ejemplos que ilustran este punto se pueden leer en el numeral 10 del artículo 424:

Estarán exentos de IVA los sistemas de armas y armamento mayor y menor de todos los tipos, modelos y calibres con sus accesorios repuestos y los elementos necesarios para la instrucción de tiro, operación, manejo y mantenimiento de los mismos; todo tipo de naves, artefactos navales y aeronaves destinadas al servicio del ramo de defensa nacional, con sus accesorios, repuestos y demás elementos necesarios para su operación y funcionamiento. De igual forma municiones, torpedos y minas de todos los tipos, clases y calibres para los sistemas de armas y el armamento mayor y menor que usan las Fuerzas Militares y la Policía Nacional, entre otros insumos y elementos como paracaídas, equipos tecnológicos o materias primas.

El Esmad tampoco tendrá que pagar IVA por “elementos, equipos y accesorios contra motines”, tal y como lo propone el numeral 10 parte H del ya mencionado artículo 424.

7. Las compañías que venden bebidas azucaradas, como gaseosas y jugos artificiales, que nuevamente consiguen que la reforma no les imponga algún tributo adicional, ni siquiera el IVA. Esto a pesar de que la evidencia científica demuestra que con este impuesto se puede recaudar hasta medio billón de pesos al año, al tiempo que limitar crecientes problema de salud pública como la diabetes y la obesidad, ambas condiciones perjudiciales a la hora de lidiar con el Covid-19.

Reforma Tributaria: perdedores y ganadores
Reforma Tributaria: perdedores y ganadores

8. El Presidente de la República, quien incrementa su poder al ser el encargado de nombrar la mayoría de los cargos que se crean en las nuevas entidades propuestas, pero que, además, recibe sendas facultades extraordinarias:

La primera, gracias al Artículo 34 (para la supresión de entidades) que, además, en el parágrafo 3 lo faculta para “determinar la planta de personal necesaria para el funcionamiento de las entidades escindidas, suprimidas, fusionadas, reestructuradas, modificadas o disueltas”. Facultades que, por lo demás, le permitirían al Presidente en pleno año preelectoral hacer el ‘esguince’ a la normatividad electoral existente.

Y la segunda, debida al artículo 58 (para la redefinición de tarifas de retención en la fuente para personas jurídicas) que lo reviste de facultades extraordinarias por el término de seis meses para modificar o establecer retenciones en la fuente sobre el impuesto de renta para particulares y empresas. Un exabrupto como se quiera que el presidente podría usar esas facultades para aliviar cargas tributarias a los futuros donantes de la campaña de su partido.

Quiénes pierden

Por otro lado, la reforma deja millones de perdedores: los transportadores, los pequeños y medianos empresarios, las personas en pobreza o pobreza extrema, la clase media -una clase a la que en Colombia parece querérsele acabar a toda costa-, y la economía en general que seguramente se resienta y de manera fuerte dada la contracción de la demanda agregada.

Las personas en pobreza o pobreza extrema que comprarán menos, debido a los aumentos del IVA en productos básicos y la ampliación de la base gravable, incluyendo nuevos productos. Esto a pesar de que la reforma se vende como un instrumento de equidad e ingreso solidario, que otorga una entrada a los más pobres: Renta Básica –según el Gobierno– que jamás superará el 65 por ciento del salario mínimo. No obstante, al valor del subsidio se le deberá descontar la suma de lo que reciban los miembros de la familia por otros programas como Familias en Acción, Jóvenes en Acción y Programa de Protección Social al Adulto Mayor –Colombia Mayor–, así como los subsidios de energía y gas que reciben los estratos 1, 2 y 3 y que en gran medida paga la clase media (el estrato 4 y 5).

la clase media entre la que están los pequeños y medianos empresarios y que resulta ser, sin duda, la más perjudicada con la Reforma Tributaria, particularmente los estratos 4 y 5, que tendrán que:

  • Pagar más IVA en algunos de los productos que se consumen habitualmente.
  • Pagar IVA en productos que antes no lo tenían por ampliación de la base gravable.
  • Pagar más peajes, dado que el artículo 156 le permite a las ciudades capitales “instalar peajes dentro de su jurisdicción en las vías que se encuentren a su cargo, como fuente de financiación para la infraestructura de movilidad, que contribuya a la sostenibilidad, mejoramiento y expansión”.
  • Tributar más vía impuesto de renta –particularmente aquellos que reciban salarios superiores a 10 millones de pesos que serán responsables del nuevo tributo: Impuesto Temporal y Solidario a los Ingresos Altos y que equivale a un 10 por ciento-.
  • Pagar IVA del 19 por ciento en sus servicios públicos domiciliarios: agua, luz, alcantarillado y gas, dado que los estratos 4,5 y 6 no se encuentran excluidos en el artículo 476.
  • Pagar impuestos sobre la pensión de jubilación, invalidez, vejez o de sobrevivientes si reciben durante el año más de 1.600 UVT, unos 4,4 millones mensuales, asumiendo que reciben 13 mesadas anuales. En la actualidad solo pagan aquellas pensiones que excedan los 1.000 UVT mensuales, es decir, más de 36 millones mensuales.
  • Actualizar los valores de sus bienes inmuebles y pagar impuestos en consecuencia con los nuevos precios que serán determinados por los notarios con ayuda del sistema de georeferencia. Así que quien venda su predio y desee calcular el impuesto a las ganancias correspondientes lo tendrá que hacer con ese nuevo precio.
Reforma Tributaria: perdedores y ganadores
En esta reforma, hasta los huevos y su verdadero precio han sido protagonistas.

La economía en general que se resiente significativamente, pues el dinero que se iba a destinar para el consumo de los hogares se tiene que usar para el pago de los nuevos impuestos, lo que al final se traduce en una reducción considerable de la demanda y, por tanto, una reducción de las ventas que llevará otra vez a la clase media, esta vez en su versión empresarial, a percibir menores ingresos, tener que mermar la producción, disminuir el uso de la capacidad instalada y, necesariamente, despedir trabajadores, lo que afectará negativamente las tasas de desempleo que para el caso de Colombia ya son insostenibles.


7 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio