Las multinacionales que recibieron su aguinaldo en la Registraduría

Las compañías Thomas Greg & Sons y Mnemo Colombia acaban de ganar millonarios contratos con la Registraduría para el manejo de las elecciones territoriales de 2023. Ambas empresas son viejas conocidas de la contratación en el país y más de una vez se han visto envueltas en polémicas.

En medio de varios cuestionamientos de organizaciones como la Misión de Observación Electoral (MOE), la Registraduría Nacional adjudicó dos de los contratos más importantes para el desarrollo de las elecciones de alcaldes, gobernadores y concejales, que se llevarán a cabo en octubre del próximo año. 

El primero es el del proceso de inscripción de cédulas y el registro de los movimientos ciudadanos que participarán en la elección. Tiene un valor que supera los 205.000 millones de pesos y fue adjudicado al único proponente, la Unión Temporal Inscripción de Ciudadano, conformada por 5 empresas de Thomas Greg & Sons. 

Esta es la misma empresa que a finales de 2021 se quedó con el contrato de 1,2 billones de pesos para la administración logística y tecnológica de las elecciones legislativas y presidenciales. 

Lea también: Después de un MinTic, ahora la Registraduría está en entredicho por un contrato de 1,2 billones con Thomas Greg & Sons

Como lo contó Diario Criterio en ese momento, Thomas Greg & Sons lleva casi 20 años manejando los temas electorales en Colombia. Esta compañía ha ganado los contratos para organizar las votaciones del plebiscito por la paz de 2016, la consulta anticorrupción y diferentes elecciones nacionales y regionales. 

La historia de Thomas Greg & Sons en Colombia se remonta a 1959, cuando el empresario Gregorio Bautista consiguió la licencia de la matriz británica para operar en el país. Actualmente, la firma es dirigida por sus hijos: Felipe, Camilo y Fernando Bautista Palacio. 

Contrato de la Registraduría con Thomas Greg
Contrato de la Registraduría con Thomas Greg

La compañía ha sido cuestionada en varias ocasiones por su cercanía con el poder político. De hecho, en su junta directiva han estado personalidades como Juan Manuel Santos, quién estuvo entre 2002 y 2006. También han participado otros como la exministra y excandidata presidencial Noemí Sanín y el exembajador de Colombia en Ecuador y Costa Rica, Ricardo Lozano Forero.

Durante los últimos años, Thomas Greg & Sons ha logrado acumular tantos contratos, con diferentes entidades del Estado, que muchos la consideran invencible en cualquier licitación. En los procesos relacionados con elecciones, que últimamente suelen ser muy cortos, pocas empresas logran cumplir los pliegos de condiciones y competir de cerca.

Recomendado: Indra, una vieja conocida de las elecciones y la contratación en Colombia

El contrato de la Registraduría con Mnemo

El segundo contrato, que se firmará este 26 de diciembre, tiene como objeto la implementación de un sistema de ciberseguridad para los procesos electorales de 2023. La convocatoria solo recibió una oferta, la del Consorcio Seguridad Cibernética Electoral, conformado por tres empresas de la multinacional española Mnemo.  

El contrato tiene un valor cercano a los 95.000 millones de pesos y será ejecutado hasta diciembre de 2023. Mnemo ha participado en varios procesos de la Registraduría y ha ganado contratos con el Sena, el Fondo Nacional del Ahorro, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, el Departamento Administrativo de la Función Pública, entre otros. 

Contrato entre Mnemo Colombia y la Registraduría
Contrato entre Mnemo Colombia y la Registraduría

Según la representante Catherine Juvinao, en 2015 Mnemo Colombia se vio enredada en un caso de presuntas irregularidades por varios contratos de ciberseguridad con la Contraloría. Este caso habría culminado con la captura de tres funcionarios del órgano de control, quienes habrían omitido detalles importantes para estructurar un proceso sin licitación. 

La representante también asegura que Mnemo tiene como aliado estratégico a Indra, que, como lo contamos en Diario Criterio, ha celebrado más de 120 contratos con entidades públicas en los últimos 10 años. Indra, encargada de desarrollar el software de los polémicos escrutinios de 2022, ha sido cuestionada, entre otros temas, por haber tenido en su nómina al actual gerente de informática de la Registraduría, Alejandro Campo Valero. 

A pesar de que la Procuraduría pidió suspender los procesos, por denuncias como las de la representante Juvinao y la MOE, ambos ya tienen acto administrativo de adjudicación. Cabe resaltar que estos son apenas dos de los varios contratos que la Registraduría firmará para las elecciones de 2023, ya que cuenta con un presupuesto aproximado de 1,4 billones para la organización de los comicios.

Siga con: ¿Por qué revivió la polémica en torno al software de la Registraduría que contará los votos?

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio