El regreso a clases es un hecho, pero el debate no cesa

El Ministerio de Educación dejó claro que el regreso presencial al ciento por ciento se llevará a cabo este 2022. Sin embargo, hay quienes se oponen argumentando falta de garantías. Varios países también trabajan en el retorno a las aulas, sin perder de vista la variante ómicron. 

Luego de que el regreso a clases se postergara por la pandemia y la falta de medidas de bioseguridad, se espera que este 2022 los jardines infantiles, colegios, universidades y todos los centros de atención del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) retornen a la presencialidad total.

Para lograr este objetivo, la ministra de Educación, María Victoria Angulo, y el ministro de salud, Fernando Ruiz, ratificaron –el pasado lunes 3 de enero– la eliminación de las restricciones de aforo del sistema educativo. De acuerdo con Ruiz, la decisión se tomó teniendo en cuenta los avances del Plan Nacional de Vacunación y las recomendaciones del comité asesor epidemiológico.

La pandemia fue toda una tragedia para la educación en el país, pues, entre otras cosas, más de 25.000 niños tuvieron que cambiar de colegio privado a público, otros abandonaron las instituciones educativas por la crisis económica, y la ausencia de computadores y la falta de cobertura del servicio de internet en varias regiones hicieron que muchos no pudieran acceder a las diferentes herramientas en línea. 

Por esto, varios estudiantes, padres de familia y expertos esperan que el regreso a las aulas esta vez sea una realidad. Sus argumentos tienen que ver con que la educación en el hogar puede retrasar su desarrollo cognitivo y emocional y amplía la brecha de desigualdad que existe en Colombia. 

De hecho, a inicios de 2021, un grupo de expertos académicos ya había pedido el regreso a clases. En ese entonces, el equipo integrado por Moisés Wasserman, Ángel Pérez, Andrés Vecino, Diego Lucumí y otros, manifestó que los niños son más vulnerables a abusos y maltratos en casa. 

“Volver a las aulas es posible y urgente, dentro de tanta desolación, dolor y miedo que hemos vivido con la pandemia, hay una tragedia que no se ve, que pareciera irrelevante ante tantos otros temas, se trata de la desescolarización de los niños, adolescentes y jóvenes, una tragedia con todas sus consecuencias, no solo en el tema educativo, sino económico, de salud mental y desarrollo del país”, añadieron en el documento. 

Esta visión, no obstante, no ha sido compartida por algunas organizaciones, como es el caso de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode). 

Le puede interesar: Ómicron revive la esperanza de lograr la inmunidad colectiva contra el covid-19

Los que se oponen

En 2021, el regreso a clase fue uno de los temas de los que más se habló, pues el Gobierno y algunas alcaldías sopesaron la posibilidad en distintos momentos del año. En febrero, la Alcaldía de Bogotá, por ejemplo, anunció el retorno a las aulas de las instituciones privadas y públicas. 

Como respuesta, Fecode aseguró que el gremio no contaba con las condiciones para el regreso, puesto que “el número de colegios públicos que, según la Secretaría de Educación de Bogotá están habilitados para clases presenciales no se acerca a la mitad del total. En el resto del país la cifra es muy inferior”.

Esta posición no ha cambiado este 2022, pues la asociación de educadores manifestó que “no hay garantías” para que los niños y el personal regresen a la presencialidad. Este miércoles, desde su cuenta de Twitter, la organización aseguró, además, “que el regreso total requiere de condiciones” y que los docentes y directivos “estamos con la presencialidad y vamos por ella, pero exigimos que no nos dejen solos y que el Gobierno cumpla sus responsabilidades”. 

Así mismo, para el presidente de la Federación, William Velandia, las variantes de covid-19 podrían frenar el aforo habilitado por el Gobierno, ya que “en nuestras instituciones educativas tenemos tamaños de grupos que desbordan la capacidad instalada, aulas con 45 o más estudiantes, tema que en la presencialidad se debe revisar”, dijo a Caracol Radio. 

Sin embargo, aunque en un principio las clases virtuales se alzaron como la opción más responsable que podían tomar los países alrededor del mundo para salvaguardar la vida de los niños, el cuerpo docente y las familias, hoy diferentes organizaciones ven el regreso a clases como la mejor opción. 

Naciones Unidas, por ejemplo, emitió un comunicado, a finales de 2021, en el que aseguró que las escuelas de América Latina debían reanudar sus clases presenciales prontamente, para romper con “los ciclos de pobreza y desigualdad”.  En dicho documento, Jean Gough, directora regional de Unicef indicó que el cierre total o parcial de las escuelas continúa afectando a dos de cada tres niños y adolescentes en América Latina y el Caribe. 

De igual manera, Giugh precisó que muchos niños han terminado en el trabajo infantil o no han podido continuar sus estudios al no contar con una conexión a internet, ya sea por la falta de infraestructura o la pobreza. 

Puede leer: Millones de vacunas contra el covid-19 terminarán en la basura por el acaparamiento de países ricos

La variante ómicron

El avance de la nueva variante de covid-19 obliga a los países del mundo a tomar diferentes medidas. 

Francia, por ejemplo, decidió no retrasar el regreso a las aulas, pero estableció un nuevo protocolo de bioseguridad. De acuerdo con lo dispuesto, los niños y jóvenes podrán ir a clase aunque hayan tenido contacto con alguien positivo, siempre y cuando se les practique un test PCR. Los padres de familia deberán hacerles un seguimiento, practicándoles nuevas pruebas el segundo y el cuarto día luego de la primera prueba. 

En Estados Unidos, los distritos escolares han tomado distintas medidas. En Cleveland y Newark, por ejemplo, el regreso a clases se retrasó por el aumento de casos que ha afectado al personal educativo. En Nueva York, por el contrario, los estudiantes ingresaron a las instituciones, pero si en un aula de clase un estudiante da positivo, sus compañeros deberán realizarse pruebas (rápidas) por siete días. 

Aunque en el país todo parece indicar que el regreso a clases es oficial, el ejemplo de los otros países indica que es esencial que el Gobierno y las alcaldías trabajen para garantizar el bienestar de los niños y sus familias a través de medidas de bioseguridad, sobre todo en los municipios en los que se ha hecho evidente la ausencia de vitales como el agua.

Variante ómicron
Variante ómicron

Calendario del regreso a clases

La Secretaría de Educación de Bogotá, a través de la resolución 2204 del 29 de octubre de 2021, estableció el calendario académico de 2022 para las instituciones académicas de carácter oficial. De acuerdo con lo estipulado, el regreso a clases se dará el lunes 24 de enero. 

De igual manera, los recesos estudiantiles quedaron fijados así: del 11 al 17 de abril (una semana), del 20 de junio al 10 de julio (dos semanas), del 10 al 16 de octubre (una semana) y del 5 de diciembre 2022 al 15 de enero de 2023 (seis semanas).

Cabe resaltar que para finales de 2021, según el Distrito, el 98 por ciento de los colegios públicos retornó a clases presenciales. No obstante, se calcula que el 15 por ciento de los padres de familia prefirió no enviar a sus hijos por miedo a que adquirieran el covid-19. 

En el departamento de Antioquia el regreso a clases será el lunes 17 de enero. Así lo dio a conocer la Secretaría de Educación del departamento en su página web. De acuerdo con la comunicación compartida, las alcaldías, rectores y padres de familia adelantarán acciones encaminadas a “lograr que todos los niños, niñas y adolescentes se matriculen y asistan a las instituciones educativas”. 

En Santander, el calendario escolar también dará inicio el 17 de enero. De acuerdo con la secretaria de Educación, María Eugenia Triana, se están haciendo todas las adecuaciones en los salones de clase para recibir a los estudiantes. “Las matrículas están abiertas y queremos cerrar la brecha de la deserción en el departamento y los problemas que dejaron en los pequeños el confinamiento”, dijo Triana a Caracol Radio. 

La Gobernación del Atlántico, por su parte, compartió en su página web el calendario académico para 2022. Así, los estudiantes retornarán el lunes 24 de enero. “Los establecimientos educativos de calendario A, que ofrezcan educación formal en cualquiera de sus niveles (preescolar, básica y media), desarrollarán un calendario académico que inicia el 24 de enero y termina el 4 de diciembre de 2022”, indica el documento compartido. 

Otras ciudades del país también han ido anunciando fechas. El secretario de Educación de Cali, José Darwin Lenis, por ejemplo, aseguró que los niños y jóvenes de colegios oficiales y calendario A retornarán el 31 de enero.

2 Comentarios

  1. Carlos cifuentes

    Y si un niño sale contagiado con esta enfermedad que hará la institución o colegio, se hará la famosa burbuja o todo el grupo irá común y corriente a estudiar?

Deja un comentario

Diario Criterio