“El miedo a un planeta negro”, según Reni Eddo-Lodge

Uno de los argumentos de la obra de Reni Eddo-Lodge es que para deconstruir las estructuras racistas no es suficiente no ser racista.

Por Ángel Perea Escobar*

En 2014 la periodista británica Reni Eddo-Lodge, 32 años, nacida y criada en Londres por su madre nigeriana, irrumpió en la escena literaria británica con un post en su blog titulado Por qué no hablo con blancos sobre racismo. Extenuada por la hostilidad y la resistencia que con frecuencia enfrentaba al intentar crear un diálogo sobre el racismo, y las razones por las que ya no podía comprometerse con la abismal desconexión emocional que muestran las personas blancas cuando una persona de color articula su experiencia. 

El post se convirtió en viral y la catapultó al canon de los autores contemporáneos que escriben sobre raza y racismo. La publicación en 2017 de su primer libro, titulado de la misma manera que su post, se convirtió en un éxito instantáneo. 

Durante la exposición global del movimiento #BlackLivesMatter y la movilización antirracista más extendida en los últimos 52 años, tras el asesinato de George Floyd en Estados Unidos en 2020, fue la primera autora británica negra en ocupar la cúspide de las listas en la historia editorial del país. 

Puede leer: Los mejores libros de no ficción de 2021

En los siete excelentes ensayos que componen su libro, Reni Eddo-Lodge demuestra la legitimidad de la afirmación acerca de que el racismo continúa rampante en la sociedad actual, revisando el pasado y presente del racismo estructural en Gran Bretaña, mientras atraviesa la clase, la cultura, el feminismo y la política. 

Reni Eddo-Lodge Hay Festival

El poder de Reni Eddo-Lodge

Argumenta de manera aguda y nítida que para deconstruir las estructuras racistas no es suficiente no ser racista, en tanto las personas blancas también deben ver activamente la raza, preguntando constantemente quién se beneficia de tal construcción social y quién se ve afectado de manera desproporcionada, para comprender el alcance de los privilegios que se le otorgan debido a su raza, desentrañando los motivos históricos de aquello y el origen de sus infundados temores racistas.

En una punzante crítica el libro llama la atención sobre cuán estrechamente las facetas y la línea de tiempo de las relaciones raciales en el Reino Unido, Europa, el continente americano y otros lugares se reflejan entre sí. Es certero en apuntar que hay una mayor preocupación por no ser llamado racista que por un esfuerzo por no ser racista, cuando la necesidad más precisa y efectiva es ser antirracista, trabajar activamente contra el racismo incrustado en la estructura de muchas de las sociedades del mundo. 

Cuando se discuten las disparidades entre los grupos raciales y étnicos, a menudo la respuesta recurre a expresiones como “jugar la carta de la raza“, “racismo inverso” o “no veo el color“, se usan para eliminar las conversaciones difíciles. 

Puede leer: Camila Sosa una escritura para engendrarse a sí misma

Muchas personas blancas que no son racistas extremistas piden moderación y tolerancia para lidiar con el racismo desde un lugar en el que reconocen la injusticia, pero debido a que sus vidas no se ven afectadas directa o negativamente, pueden permitirse ser pasivos en la búsqueda del cambio, cómodas en las ventajas que experimentan como resultado de las estructuras de poder racistas.

Ya no es socialmente aceptable ser descaradamente racista, por lo que estas ideas se expresan de manera más sutil, en un lenguaje codificado. Esto hace que sea más fácil ser pasivo-agresivo, decir o hacer cosas con un trasfondo racista mientras se tiene la opción de negar cualquier intención al respecto.  

La responsabilidad de erradicar el racismo a menudo recae sobre las personas afectadas por este, se las recarga con el deber que demanda que quienes tienen que cambiar son los que padecen el racismo y no los sistemas que lo mantienen.  

Las soluciones aceptables para lidiar con el racismo tienen menos que ver con la política de asimilación y respetabilidad. Se trata más de abordar el racismo directamente por aquellos que de uno u otro modo lo sostienen.

*Investigador cultural, especializado en la historia del arte y la cultura afroamericana

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio