Revista Cambio: cuidado con la arrogancia

Entrevistas radiales, redes sociales eufóricas, exaltaciones de Julio: ¡vuelve la Revista Cambio! Y pues es una muy buena noticia. Era muy importante ocupar ese espectro huérfano de las revistas nacionales no extremistas. 

Después de todo, hay que aumentar muchas más ofertas periodísticas de matices distintos. Nadie duda, o casi nadie, lo que significa Daniel Coronell para este país. Es un verdadero faro de buen periodismo. Sin embargo, pido un alto a la euforia frente al resurgimiento de Cambio, ahora en formato digital. Aquí enumero las razones:   

Cuidado con canibalizar el espectro

La revista Cambio se propone construir un gran modelo digital. Deploro que no vaya impresa, pero entiendo que eso de buscar millones de dólares para soportar los impresos es hoy un verdadero albur… el impreso es el gran diferencial.

Puede leer de Nicolás Morales: El top de los libros de antropología en Colombia (de autores extranjeros)

Entonces, la revista Cambio entra a ser otro portal más —algo que nos gusta—. No obstante, deberá saber que ya hay bastante experiencia en Colombia al respecto, y que fue un poco ambicioso decir que iban a cambiar todo y a revolucionar el espectro. La gran pregunta que tengo es: ¿se trata de un espacio infinito que admite muchos lectores?   

¿En qué se diferenciará de La Silla Vacía o un Diario Criterio

Es obvio que Colombia ya tiene experiencias muy interesantes de periodismo virtual. Lo que era un desierto hace unos años hoy es rico, múltiple y más complejo. Quedaría mal hablar de Diario Criterio —proyecto que acoge a este humilde opinador—, pero justo pienso que es un muy buen ejemplo de lo que se puede armar con trabajo, disciplina, muchas plumas de opinión y buen desarrollo de noticias críticas. 

Hay muchos otros portales: 070 es un gran sitio, que mostró gran vitalidad y frescura —aunque parece estar bajando de ritmo—. En un enfoque político, La Silla Vacía cumple lo que promete y es una poderosa herramienta por años, con historias del poder en todos sus aspectos. Y hay más; mirar esas experiencias no estaría de más.  

Puede leer de Nicolás Morales: El top de la compra de derechos de Colombia

Para cobrar en digital hay que tener récord

Estoy suscrito a varios periódicos mundiales que consulto de manera digital. Pago, por supuesto. Y tengo esa aplicación PasaLaPágina, que me encanta. En todo ello hay un denominador: uno se suscribe a algo que conoce, quiere y en lo que confía. Iniciar diciendo que el proyecto espera buscar suscriptores pagos sin tener historia es —creo— suicida. 

Además, la memoria es corta: una generación recuerda de lo que trató la revista Cambio. Tengo claro que fue una revista que empezó muy bien y terminó fatal. Sin embargo, con toda seguridad, para la mayoría será un portal nuevo. Claro, Coronell es una gran firma, y eso nos da esperanza. Tal vez no la suficiente para correr a suscribirnos.   

Cuando la derecha monopoliza el impreso

Algo que me parece curioso, hablando de revistas, es que las que mantienen el ejemplar impreso en Colombia están situadas en el espectro conservador. De la revista Semana ya no hay mucho que decir: dilapidó años de construcción y reputación del periodismo por un proyecto tan deplorable que —incluso me decía un amigo empresario (bien de derechas)— que ya ni es fiable en su información económica. Es decir, la derecha misma desconfía de los datos dada la distorsión ideológica tan brutal.

Le puede interesar de Nicolás Morales: Medios públicos: un debate inconcluso

Eso, sumado a problemas de escritura, rigor mínimo y consulta de fuentes inexistentes de cada número. Incluso me pregunto: ¿para qué compraron una marca si la iban a despedazar? El costo de una revista nueva era casi cero. El otro día compré la revista Alternativa que circula y, créanme, nada nuevo en el firmamento. Es como otra Credencial, pero sin un valor agregado visible, y me temo que es profundamente aburrida. No sé cómo aguanta la impresión. 

Igual: ¡viva Cambio!

En un momento en el que la desconfianza en los medios tradicionales es tan evidente, me entusiasma su retorno. Me emociona pensar que el panorama de revistas periodísticas va a ampliarse con una propuesta de estas características, dos años después de que la publicación más emblemática del país en esa categoría hiciera implosión de la peor forma. Aunque sus gestores deben saber que no están solos en el segmento, que hay varios proyectos ya afianzados allí y que otros tantos emergentes luchan por consolidarse. Por estas razones —y otras que ustedes podrán tener—, mi gran duda es: ¿cuál será el cambio que traerá Cambio?

4 Comentarios

  1. Según lo dicho en su columna, qué debería cambiar la revista Cambio en su regreso? Las expectativas generadas por el retorno, son demasiadas para usted? Qué bueno, me respondiera.

  2. De acuerdo con esta crítica
    Bienvenidos medios informativos buenos imparciales y responsables pero cuidado con la arrogancia
    Esta ha dañado unos cuantos

  3. En Colombia cuando aparece un medio alternativo diferente al monopolio informativo del gobierno y sus áulicos de derecha, pegan el grito en el cielo y tratan por todos los medios de descalificarlo. CAMBIO es solo un medio de información y opinión no va hacer un medio de izquierda, Coronell, a manifestado que la revista no estará diseñada para servir a intereses políticos, por el contrario, tendrá grandes investigaciones y análisis de los temas que son noticias, Es una apuesta digital, se sostendrá básicamente con las suscripciones de usuarios. Entre las caras conocidas estarán, Patricia Lara, Gabriel Silva y Maurice Armitage, además tendrá la dirección de Federico Gómez. Seguramente habrán opiniones contrarias a la voces que apoyan al pésimo gobierno de Duque, que con tantos aduladores que tiene en el periodismo nacional se van a sentir tocados. Esperemos saber con que linea sale CAMBIO.
    Saludos fraternos,

Deja un comentario