¿En qué van las revocatorias de alcaldes en Colombia?

La pandemia del covid-19 dejó en vilo más de 90 procesos de revocatoria contra alcaldes y gobernadores de todo el país. A la fecha, con excepción de los casos de Daniel Quintero y Jairo Yáñez, la mayoría de procesos avanza a paso lento y es poco probable que despeguen.

Aunque la revocatoria de mandato es un mecanismo de participación avalado desde 1994, solo hasta 2018 un municipio logró acabar de manera anticipada el periodo de un mandatario. Fue el caso de Tasco (Boyacá), que el 29 de julio de ese año rechazó la administración de Nelson Javier García, con un 97 por ciento de votos a favor de la revocatoria.

Llevar a cabo una revocatoria no es fácil, por lo que la noticia de las 133.248 firmas avaladas para el proceso de Daniel Quintero, alcalde de Medellín, tomó por sorpresa a muchos y ha generado todo tipo de reacciones. Aunque Quintero asegura que muchas firmas no son válidas, lo cierto es que está en la cuerda floja y podría enfrentar a sus detractores en las urnas en febrero o marzo de 2022.

Lea también: Quintero, primer alcalde de Medellín en afrontar una revocatoria. Esto es lo que sigue

En todo el país, el único mandatario que vive una situación similar a la de Quintero es Jairo Tomás Yáñez Rodríguez, actual alcalde de Cúcuta, quien está pendiente de la fecha para su revocatoria. En esta ciudad el comité promotor recogió más de 120.000 firmas y aunque se había pactado la fecha de las votaciones para este 12 de diciembre, se suspendió por petición de la Registraduría.

Quintero y Yáñez no son los únicos alcaldes que enfrentan una situación similar. Según datos de la Registraduría, en 2021 había cerca de 90 peticiones de revocatoria radicadas contra alcaldes y gobernadores. Claudia López, Jorge Iván Ospina y William Dau son solo algunos de los nombres más conocidos.

Sin embargo, estos casos no han prosperado como los de Medellín y Cúcuta, especialmente a causa de la pandemia, que bloqueó por un buen tiempo la posibilidad de salir a las calles a recoger firmas. Otra dificultad que se suma es la contienda electoral del 2022, que desde hace varios meses se robó el protagonismo de la agenda política nacional.

Recomendado: La mala hora de los tres alcaldes alternativos de Colombia

Claudia López

La revocatoria contra la alcaldesa de Bogotá inició el pasado 25 de enero, bajo la coordinación del movimiento “Por la Bogotá que Merecemos”, que debía recoger 370.000 firmas, aproximadamente. Pero tuvo poca vida debido, entre otras razones, a las restricciones del covid-19. Para José Miguel Santamaría, líder del movimiento, la revocatoria tuvo dificultades por la demora de la Registraduría para entregar las planillas necesarias.

Esta entidad, al igual que el Ministerio de Salud, aseguraron que la entrega de esos documentos se suspendía por la falta de un protocolo de bioseguridad. Según Santamaría, hoy cabeza de lista al Senado por el partido Salvación Nacional, el protocolo nunca llegó y el movimiento se quedó sin tiempo para recolectar las firmas.

Claudia López, alcaldesa de Bogotá
Claudia López, alcaldesa de Bogotá. Foto: Alcaldía de Bogotá

El comité promotor retiró la solicitud de revocatoria el pasado 6 de abril. Ahora en la capital solo quedaron dos comités interesados en la salida de López, “Recuperemos Nuestra Santafé sin vías de hecho” y “Bogotá Revoca”. Según el propio Santamaría, los dos grupos tendrían que hacer un trabajo casi imposible para lograr la revocatoria. En la actualidad, nadie está recogiendo firmas, pues la mayoría se centra en jugar sus cartas para las próximas elecciones.

Le puede interesar: Los egos de Claudia López y del Concejo están dejando a Bogotá sin POT

Jorge Iván Ospina

Una situación similar se vive en Cali. En noviembre, el comité “Cali Primero”, que buscaba sacar del cargo a Jorge Iván Ospina, anunció que no logró las firmas necesarias, cerca de 90.000. Solo reunió 75.000 firmas, según uno de los voceros del movimiento.

Para los promotores de esta iniciativa, Ospina faltó a sus compromisos de campaña y no ha seguido el plan de gobierno que presentó a la ciudadanía. Al igual que en Bogotá, existe otro comité que sobrevive. Se trata de “Firmá por Cali”, que pidió más plazo a la Registraduría para recolectar las firmas. 

Señalar a quienes firmaron que tenemos que trabajar más, que entendemos su insatisfacción, que comprendan que nos ha tocado gobernar una ciudad en condiciones realmente muy difíciles: una pandemia, un estallido social, unas dificultades estructurales muy complejas”, dijo en su momento el alcalde Ospina.

Sobre Ospina pesan varios cuestionamientos que parecen tener inconformes a un numeroso grupo de caleños. Al alcalde lo acusan de ser permisivo con el vandalismo en el paro, gastar innecesariamente en la Feria de Cali Virtual y el alumbrado navideño. Asimismo, se le critica por los malos índices de inseguridad y desempleo.

William Dau

El alcalde de Cartagena es otro de los que parece salvarse de la revocatoria. Este 24 de diciembre, al tiempo que se conocía la noticia de Daniel Quintero, se reveló que el comité “Cartagena Revoca” no recibió el aval de la Registraduría de las firmas recogidas para el proceso.

De un total de 68.000 firmas, el ente sólo aprobó 12.000, lo que dejó sin piso a la revocatoria en La Heroica. Desde la Registraduría aseguraron que muchas de las firmas no coincidieron con los nombres consignados. Para el comité la medida es errada, por lo que buscarán apelar y seguir en su propósito.

A principios de marzo, cuando tomó fuerza la revocatoria en su contra, Dau aseguró que los cartageneros lo iban a respaldar. Incluso, dijo que él ayudaría a recoger firmas para ir a las urnas y demostrar que volvería a conseguir los 114.000 votos con los que fue elegido.

No se pierda: Petro y sus polémicos acompañantes en Cartagena

Otros alcaldes que enfrentan intentos de revocatoria

En enero de este año otra de las principales ciudades del país le apostó a la revocatoria. Es el caso de Bucaramanga. Su alcalde Juan Carlos Cárdenas, llegó a tener en contra un amplio número de ciudadanos que se unieron en el comité “Sáquele roja al traidor”.

La meta era recoger 100.000 firmas, aproximadamente, que al final no lograron pues solo recogieron 60.000 firmas. En este proceso una tutela frenó por varias semanas la revocatoria argumentando pocas garantías de bioseguridad. Para algunos ciudadanos, este recurso derrumbó toda posibilidad de sacar a Cárdenas.

En Pasto, un movimiento juvenil emprendió la revocatoria contra el alcalde Germán Chamorro, asegurando que no ha cumplido las metas en materia de agricultura, transporte, democracia, entre otras áreas. Sin embargo, la campaña inició apenas el pasado mes de septiembre, por lo que a la fecha no ha iniciado la recolección de firmas y muchos pastusos ni siquiera están enterados de la iniciativa.

En otras ciudades como Ibagué y Manizales, también hay comités ciudadanos que buscan la salida de sus alcaldes, pero, como en la mayoría de los casos mencionados, la falta de interés, la poca información y el covid-19 han menguado las posibilidades de triunfo.

Siga leyendo: Las tres prestigiosas familias de Barranquilla y el escándalo Mintic

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio