Rodolfo Hernández será uno de los mejores presidentes de Colombia

Rodolfo sacó una hoja de papel del bolsillo, la desdobló y dijo: “Mire, acá me entregaron la cuenta de este desayuno, 20 millones de pesos, eso lo tenemos que pagar entre todos. Nos toca pagarlo con el esfuerzo de todos porque en este gobierno todos tenemos que ayudar.

En Cartagena, en el foro de la Andi, me dijo el doctor Víctor Castillo, un líder de la salud a quien admiro por su capacidad de ejecución, su claridad y su honestidad:

– “¿Usted que piensa de Rodolfo?”

Mi respuesta fue directa: “Que tiene que ganar para que saquemos este país adelante y no retrocedamos 50 años”.

“Lo invito a una reunión en Bucaramanga el miércoles con otros 5 médicos par hablar con él sobre salud. Puede ir?”.

– Pues claro…

Vuelo Easyfly 9080, Medellín-Bucaramanga, 14 de junio, salida a  las 6:10 de la mañana. En sala, a las 5:25 am… o sea despertador a las 4:10 a.m., como en mis viejos tiempos cuando la vida era la de antes de la lejana prepandemia. Bucaramanga, aeropuerto Palonegro 7:40 am… Taxi.

La invitación decía:
“Hotel Holiday Inn, por razones de seguridad, el sitio del evento será divulgado solo a los invitados que confirmaron la asistencia y les pedimos especial reserva y manejo de la información. Es personal e intransferible.

La entrada se podrá realizar a partir de las 7:30 am, deben:
1. Dejar el celular en el locker asignado para cada invitado;
2. Presentar la cédula o documento de identificación;
3. Estar en la lista de invitados;
4. Llevar efectivo para pagar el desayuno porque en este gobierno la austeridad y responsabilidad del ahorro es de todos”

PD: El menú del desayuno no incluye mermelada”.

Le sugerimos: Los chats del hijo de Rodolfo Hernández que lo salpican con presunta corrupción

Llegué y había unas 300 personas, unas 297 con camisa blanca. Yo, de camisa de cuadros verdes y chaqueta anaranjada; un hombrecito, de Cereté, de amarillo fosforescente y, otro desubicado discreto, como yo, de cuadritos azules. Luego caí en cuenta que la invitación decía: “Código de vestimenta: Camisa blanca”…. Seguramente mi subconsciente rebelde, mi yo díscolo omitió esa información.

El desayuno con Rodolfo

Rodolfo Hernández quiere declarar conmoción interior
Rodolfo Hernández y sus propuestas.

Entramos cinco médicos a hablar con Rodolfo, quien estaba en un cuarto al lado: No lo conocía, me sorprendió su vitalidad y energía. Saludó a Víctor, y reconoció a Juan Carlos Giraldo: “Uste es el de las clínicas, cierto?”, le dijo.

Luego preguntó: “¿Que hay que hacer para que el sistema de salud funcione y le paguen bien y a tiempo a todo el mundo?”. “Cuáles son los principales problemas?”.

Escuchó atento, preguntando y con una claridad numérica impresionante… a los 8 minutos nos despedimos y fuimos a sentarnos en la mesa 11 en el gran hall. Había unas 25 mesas redondas de 10 o 12 personas.

A los 20 minutos entró Rodolfo entre aplausos, y se sentó en una mesa, al lado de la mía. Saludó con el micrófono y agradeció. Presentó a su esposa, Socorro Oliveros y a sus tres hijos: Mauricio, Luis Carlos y Rodolfo José. Acto seguido, agradeció a tres mujeres que han hecho todo en su campaña, sin pedirle plata a nadie: “Mire, todo esto lo han hecho estas tres mujeres sin pedirle plata a nadie. Nos gastamos sólo 3.300 millones de pesos. Nos querían devolver 27.000 millones por reposición de votos. ¡Ahí le ahorramos al país 24.000 mil millones!”.

Después de unas palabras de presentación de un empresario, tomó la palabra un joven técnico e inició una exposición con diapositivas de indicadores económicos que, en menos de un minuto, fue interrumpida por el ingeniero. “Eso que la pobreza, que la inflación… todo eso ya lo saben todos ellos, eso no hace falta acá, ellos son empresarios y conocen los problemas de este país”, dijo el candidato micrófono en mano.

Sacó una hoja de papel del bolsillo, la desdobló y dijo: “Mire, acá me entregaron la cuenta de este desayuno, 20 millones de pesos, eso lo tenemos que pagar entre todos. Nos toca pagarlo con el esfuerzo de todos porque en este gobierno todos tenemos que ayudar. Mire, acá están mis 250.000l pesos por los desayunos de mi familia. Necesito que ustedes pongan 50 mil por cada uno para pagar la cuenta”.

Comenzó a hablar de macroeconomía, de la deuda externa de Colombia, de la inviabilidad del país si no controlamos el gasto público, ya que gran parte del recaudo de los impuestos hoy se destina al pago de los intereses de la deuda externa. Habló de la necesidad de crear y fomentar las empresas facilitándoles el crecimiento en la productividad.

Habló de las cárceles y el sistema penitenciario y la necesidad de crear más oportunidades de estudio y trabajo. Habló del hambre y la injusticia social, y la necesidad de enfocarnos en ayudarles verdaderamente a los más necesitados. Luego se refirió a sus 77 años: “tengo todo lo que necesito en la vida, y en esta etapa quiero es hacer lo que me gusta: ayudar a sacar este país adelante. No crean que me les voy a quedar aquí, yo en cuatro años me voy; por eso es importante hacerlo bien, porque el problema les queda a ustedes”.

La verdad es que una cosa es ver a Rodolfo como el viejo a veces disparatado de los videos, y otra es escucharlo sosteniendo una visión de país durante una hora y media.

En la Silla Vacía encuentro una reseña: Rodolfo seduce a los empresarios: los invitó a Santander y les cobró el desayuno. “Parecían hipnotizados”, le dijo a La Silla un asistente que asesora grandes empresas”.

“Acá más que convencidos, llegó gente interesada en conocerlo porque nunca lo habían visto de frente y eso claro que hace falta para dar el voto de confianza”, dijo otro empresario.

“Nos da tranquilidad. Es una persona clara, directa”, añadió el presidente de una gran empresa.

“Hay confianza en él. Se reciben esas propuestas”, dijo un ex viceministro de Minas.

A diferencia de Iván Duque, hace cuatro años, que se puso al servicio de los empresarios, Rodolfo les dijo a los líderes empresariales que ellos se tenían que poner al servicio del país.

“Ustedes ya tienen plata, no necesitan puestos… Ayúdenme a hacer que una inmensa cantidad de pobres progresen”; y fue cogiendo, entre risas, pero en serio, con nombre propio a varios empresarios: “Vea fulanito, deje de acumular y acumular, delegue su empresa y véngase a ayudarle al Gobierno y a su país”.

El discurso de Rodolfo, más allá de la promesa de luchar contra la corrupción, desde el año pasado se enfocó en acabar la pobreza. Entre los empresarios lo explicó como una forma en la que todos ganan. En un lado esta los pobres y al otro lado los ricos, y en la mitad, la clase política que no dejaba progresar; y que hay que combatir como fuente de corrupción. Pidió que lo rodeemos, que colaboremos para salvar a Colombia. Dijo que se iba a acompañar de las mejores personas en el gobierno, mientras pidió que no lo dejaran equivocar.

Al final, se dirigió a un mapa de Suramérica en el que aparecía señalado Colombia. “Miren, miren la localización de Colombia. Tiene el mejor lote de Suramérica. Un lote esquinero, con vista a dos mares, la mejor ubicación; entonces pongámosla a producir”.

Salí nuevamente en un taxi rumbo al aeropuerto y a Bogotá. Salí ilusionado, esperanzado y convencido de que nosotros sí podremos construir el futuro que nos soñamos; y que está en nuestras manos hacer la diferencia este domingo 19 de junio.

Con Rodolfo Hernández como presidente, confío en que vamos a ser capaces de hacer un país como el que nos hemos soñado, esforzándonos por crear oportunidades para las personas que más las necesitan, enfocándonos en la educación, en la prosperidad, el empleo y el desarrollo económico en armonía con la naturaleza y con la vida.

Por último, ¿por qué pienso que Rodolfo Hernández sí puede ser la diferencia que Colombia está buscando? Porque es el verdadero candidato anti establecimiento. Todo lo ha hecho de manera no convencional. Esta en una edad en que las personas buscan la trascendencia; dejar una huella en la historia y en la vida del hombre. Para lograrlo deben hacer un buen trabajo, comprometerse con el futuro. Cuando RH mira a los ojos y dice: “no los voy a defraudar”, yo le creo.

Los invito a todos a votar a consciencia el domingo 19 de junio de 2022, un día decisivo para el futuro de Colombia.

Puede leer: Lo que faltaba, filtran simulacro de la Registraduría en el que da como ganador a Rodolfo Hernández

2 Comentarios

  1. Señor Gabriel, ¿y no será que Ustedes los médicos y empresarios ponen esa misma voluntad al servicio del nuevo gobierno, así no sea con su candidato, que perdió? ¿O prefiere irse del país para seguir únicamente criticando desde Miami?

Deja un comentario

Diario Criterio