Salud mental y seguridad alimentaria, dos deudas de Colombia con las migrantes venezolanas

Una encuesta reveló que de 2.297 migrantes consultadas, el 71,2 por ciento tiene síntomas depresivos y el 83,4 presenta inseguridad alimentaria severa. La educación sexual y reproductiva, la informalidad laboral y el conocimiento sobre los servicios en el país son otros puntos urgentes.

El Ministerio de Salud, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Universidad del Norte y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) publicaron la primera parte de una investigación sobre la situación de salud de las migrantes venezolanas en el país.

Para enero de 2021 había en Colombia más de 1.700.000 migrantes venezolanos, el 56,4 por ciento con estatus migratorio irregular. De acuerdo con Migración Colombia, las mujeres representan el 49 por ciento del total de migrantes en el país. Esta población está en un alto riesgo de vulneración y tiene necesidades particulares en cuanto a salud.

La información se obtuvo entre febrero y mayo de 2021, con 2.297 mujeres de entre 18 y 45 años de edad, sin nacionalidad colombiana, con intención de quedarse al menos un año en el país y que ingresaron por Cúcuta o su área metropolitana. Se evaluó su estado de salud, área laboral, condiciones de salud mental y seguridad alimentaria. 

También le puede interesar: Crisis de migración venezolana podría convertirse en la más grande y menos financiada del mundo

Principales hallazgos

La encuesta fue presencial y un mes después se realizó un seguimiento telefónico. La mayoría de las cifras que se usan en este artículo son las obtenidas en el seguimiento.

El informe evidencia que hay grandes problemáticas para garantizar una mejor calidad de vida de las mujeres venezolanas en condición migratoria irregular. Los puntos más urgentes son los síntomas depresivos, la inseguridad alimentaria, la educación sexual y reproductiva, y el conocimiento sobre los servicios en el país. 

También se concluyó que es necesario detectar la informalidad laboral, pues se evidencian ingresos que están por debajo de un salario mínimo, la problemática aumenta porque la mayoría de los grupos familiares son grandes. 

Sin duda, la salud mental es uno de los temas que más preocupan. En total 923 mujeres (el 71,2 por ciento de las encuestadas) presentan síntomas depresivos significativos.

Asimismo, la seguridad alimentaria del hogar es una deuda con las mujeres migrantes. En el 83,4 por ciento de los casos los hogares presentan inseguridad alimentaria severa, el 7,1 moderada, el 8,3 leve y solo el 1,2 de las mujeres están en una situación segura en esta materia. 

Por otro lado, en el último mes, el 31,4 por ciento de las mujeres han presentado algún problema de salud. La enfermedad más común es la hipertensión arterial (5,6 por ciento) y la enfermedad transmitida por vectores (18,7 por ciento). Y aunque 251 mujeres necesitan un medicamento, 67 no lo está usando, de estas 53 dijeron que la razón es que no tienen cómo pagarlo. 

¿Cómo viven? 

El promedio del número de miembros en los hogares es de 4,6. El 45,8 por ciento viven en hogares con cinco o más personas, el 52,4 por ciento de dos a cuatro y el porcentaje restante (1,8 por ciento) viven solas. 

La encuesta reveló que en el 6,2 por ciento de los hogares de las mujeres encuestadas ninguna persona trabaja, en el 69,3 por ciento trabaja solo una persona y en el 24,5 por ciento trabajan dos o más personas. 

Lo más preocupante es que, independientemente del número de personas en cada hogar y de quienes trabajan, el 98,2 por ciento tiene que sobrevivir con menos de un salario mínimo al mes. La mayoría (94 por ciento) dijo no recibir ninguna ayuda económica o subsidio, cifra alta, aunque representa un avance con respecto a la primera encuesta en la que no recibía apoyo el 99 por ciento. 

Algunos datos

El 66 por ciento de las encuestadas llevan más de un año en Colombia. Las razones económicas son la principal motivación para salir de su país (99 por ciento) y en menor porcentaje temas de salud (0,4 por ciento), razones familiares (0,3 por ciento) y violencia de grupos armados (0,3 por ciento).

Para llegar a Colombia eligieron Cúcuta, Villa del Rosario, Los Patios o Puerto Santander por la facilidad para cruzar (77,1 por ciento) seguido por la cercanía a su lugar de origen (19,1 por ciento) y en menor medida porque está cerca del lugar al que se dirigen o por el apoyo de familiares y amigos. 

El 99,2 por ciento se establecieron de forma permanente en un municipio colombiano. En Cúcuta está actualmente el 64 por ciento; Villa del Rosario, 17 por ciento; Los Patios, 7 por ciento; Bucaramanga, 2 por ciento; Bogotá, 1,9 por ciento, y otros como Medellín, Cali, Pamplona, Armenia. 

La principal razón para vivir en el municipio que escogieron es el trabajo (87,7 por ciento) o que tienen un amigo, familiar o conocido en la zona (9,8 por ciento). En el mes que transcurrió entre la primera encuesta y la de seguimiento, el 16,3 por ciento de las mujeres realizó un trámite relacionado con su estatus migratorio: 143 el Permiso de Protección Temporal, 34 el Permiso Especial de Permanencia y 35 salvoconducto de permanencia. 

La mayoría (el 97,5 por ciento) no pertenece a ningún grupo étnico, pero también hay mujeres indígenas (0,7 por ciento), afrodescendientes (1,4 por ciento), gitanas o Rrom (0,4 por ciento). De las encuestadas, 1158 tienen educación media, 953 ninguna o básica primaria y 187 accedieron a educación superior. 

Recomendado Diario Criterio: Las nuevas vendettas mafiosas que siembran terror en el Valle del Cauca (I)

Acceso a servicios de salud

Han accedido a servicios de salud 852 mujeres, el 65,7 por ciento de las encuestadas. Los más usados fueron consulta externa (30 por ciento), brigadas de salud (25,7 por ciento), atención del parto (15,8 por ciento), urgencias (15,6 por ciento).  

De las 445 mujeres que dijeron no haber accedido a los servicios de salud, 339 afirmaron que no lo han necesitado, 45 que no están afiliadas, 22 no saben a qué lugar puede acudir y 39 tienen otro motivo.   

Asimismo, el 38,4 por ciento de las mujeres dicen que sí han participado en jornadas de vacunación, el 13,3 por ciento han accedido a hospitalización y el 53,6 por ciento han participado en brigadas.  

En general, las mujeres migrantes aseguraron que reciben una atención en salud suficiente (98,4 por ciento), casi todas calificaron el servicio como muy bueno o bueno y solo un 3,2 por ciento lo consideró regular o malo. 

Salud sexual y reproductiva 

De las mujeres encuestadas, 86 estaban en embarazo, de ellas, el 82,6 por ciento asistieron a controles prenatales. Del mismo modo, 92 tuvieron a sus hijos cuatro o seis semanas antes de la encuesta, de este grupo, el 96 por ciento asistió a los controles. 

Por otro lado, la mayoría de las mujeres migrantes encuestadas (99,2 por ciento) conocen un método anticonceptivo; el 77 por ciento lo han usado alguna vez en la vida y actualmente el 72 por ciento usa alguno. 

La esterilización femenina es el método más usado (44,1 por ciento), seguido por los implantes (25,1 por ciento) y anticonceptivos orales (7,8 por ciento). La principal razón de las mujeres que no usan ninguno es que actualmente no tienen pareja (27 por ciento) o están embarazadas (23,4).

Aún así, el 85 por ciento de las mujeres sabe dónde conseguir un método anticonceptivo y el 44,9 por ciento ha tenido charlas sobre anticoncepción con un profesional de la salud en Colombia. 

Si bien el 91,1 por ciento se ha hecho una prueba de VIH, solo el 6,5 por ciento la hicieron en el último mes y el 30,1 por ciento en menos de 12 meses.

Dentro de las cifras se encontró que aunque el cáncer de cuello uterino es la principal causa de muerte por cáncer en el país, solo el 82,9 por ciento de las encuestadas se ha realizado una citología cervical en la vida. 

También es alarmante que solo el 32,3 por ciento de las mujeres se realizó una citología en el último año, el 34,1 por ciento entre uno y tres años y el 33,6 por ciento no se ha realizado una citología en más de tres años. 

Entre quienes no se han hecho una citología en el último año, llama la atención que el 13,6 por ciento indicaron que no saben dónde prestan el servicio y el 12,6 por ciento que es muy costoso. Además, solo el 25,9 por ciento de las encuestadas se ha hecho un autoexamen de seno en el último mes. 

Esta encuesta, que tendrá una segunda parte, permitirá crear políticas públicas que favorezcan a las mujeres migrantes. “En el marco del proceso actual de diseño del capítulo de migrantes del Plan Decenal de Salud Pública y luego la inauguración del Observatorio Nacional de Migración en Salud, es para el Ministerio de Salud muy importante contar con este tipo de estudios”, afirmó Julián Fernández, director de Epidemiología del Ministerio de Salud.

Seguir leyendo: Cuatro crisis humanitarias en Colombia, tragedias que se repiten

4 Comentarios

  1. La actitud de cada uno de los colombianos hacia los hermanos venezolanos debe empezar a cambiar. La caridad, la benevolencia, y el ponernos en sus zapatos para hacerles mas llevadera su gran tragedia como personas, y como victimas de un pesimo y tirano gobierno como el de Maduro. Es hora de aceptarlos y entender su grave situacion incierta como personas y como nacion.

Deja un comentario

Diario Criterio