San Andrés, sin condiciones para enfrentar una tormenta tropical

El gobernador de San Andrés y Providencia es investigado por la falta de un plan de contingencia para hacerle frente al huracán Iota, y el 70 por ciento del archipiélago es altamente vulnerable a eventos naturales extremos. Estos hechos, además del poco avance de la reconstrucción, evidencian la deuda del Gobierno con este paraíso.

La Procuraduría abrió una investigación disciplinaria en contra de Everth Julio Hawkins, gobernador de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, por una presunta falta de ejecución de acciones para garantizar el bienestar y la seguridad de los habitantes en la pasada temporada de huracanes.

Las faltas de Hawkins, según se informó el pasado lunes, estarían relacionadas con la inexistencia de un plan de contingencia para enfrentar la situación que se vivió el 13 de noviembre de 2020, cuando el paso del huracán Iota dejó más de 700 damnificados.

De acuerdo con la Procuraduría, el gobernador no habría adelantado las actividades pertinentes para atender a las familias ubicadas en zonas de alto riesgo. Así mismo, habría incumplido con el cronograma para la puesta en marcha de refugios provisionales.  

Por esta presunta falta de ejecución, la Procuraduría también investiga al alcalde municipal de Providencia, Jorge Norberto Gari, y al coordinador de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres, Walden Dawns Pomare.

La entidad buscará (…) esclarecer los motivos determinantes, así como las circunstancias de tiempo, modo y lugar en el que se cometieron y la responsabilidad de los sujetos investigados”, manifestó la entidad.

Le puede interesar: Providencia sigue sin hospital, un año después del huracán Iota

Sin condiciones básicas

Este pronunciamiento se dio unos días después de que se conociera un estudio en el que cerca de 20 científicos, liderados por la Universidad Nacional, indicaron que ante el eventual paso de un huracán de categoría mayor a cuatro, una parte de San Andrés podría inundarse hasta tres metros.

De acuerdo con los investigadores, el 70 por ciento del archipiélago es altamente vulnerable a eventos naturales extremos, no solo por las características propias de los huracanes, sino por la falta de capacidad que tiene San Andrés para adaptarse y afrontarlos, pues, por ejemplo, no cuenta con un sistema óptimo de desagües.

“El sistema de desagües hoy no permite evacuar las cantidades de agua que puedan caer en un huracán”, aseguraron. Lo que es más preocupante es que dicho sistema es insuficiente, incluso para hacerle frente a una lluvia intensa, pues en varias zonas urbanas se han registrado inundaciones de “hasta un metro”.

San Andrés no tiene sistemas de drenajes pluviales suficientemente funcionales, lo que genera un desbordamiento de las vías, del sistema pluvial que exista, haciendo que se sobreeleve el nivel del agua, inundando las casas”, dijo al respecto Andrés Fernando Osorio Arias, uno de los investigadores.

Estos hechos demuestran que, a pesar de ser un reconocido destino turístico, el archipiélago no cuenta con las adecuaciones para hacerles frente a los diversos eventos naturales, pues se conoce que por su ubicación geográfica y condiciones socioeconómicas es susceptible a amenazas hidrometeorológicas, pero no se toman las medidas respectivas.

Entidades como el Departamento de Gestión de Desastres de las Islas Vírgenes, en Estados Unidos, explican que, ante un eventual huracán, se debería hacer una limpieza de las vías fluviales y una revisión de los planes de emergencia vigentes. Igualmente, indican que es primordial que los ciudadanos conozcan con antelación las rutas de evacuación y los refugios cercanos. Elementos que, al parecer, no se tuvieron en cuenta en noviembre de 2020.

Recomendado: Providencia: entre el despojo, el huracán inmarcesible y la dignidad de un pueblo insular

En el desamparo

A estas condiciones, se le suma que el Gobierno no ha cumplido sus promesas de reconstruir rápidamente el archipiélago, lo que ha empeorado la calidad de vida de los isleños.

De hecho, a finales del año pasado, la Contraloría indicó que la reparación avanzaba a paso lento: “Con preocupación vemos un 7 por ciento de avance en reparación integral de vivienda y un 47 por ciento en reconstrucción de vivienda nueva en esta capital (San Andrés). Al día de hoy, el avance es mínimo”.

Los habitantes del archipiélago ya venían denunciando estos problemas. Por ejemplo, Alberto Gordon, presidente de la Autoridad Raizal, aseguró que en San Andrés la gente reclama constantemente el cumplimiento de lo prometido frente a la Gobernación y que en Providencia todavía hay personas viviendo en carpas y sin condiciones higiénicas.

Le puede interesar: No solo es Atacama: estos lugares también se han convertido en basureros del mundo

Esta situación, no obstante, ya era crítica antes de la llegada del huracán, pues el archipiélago es una víctima más del abandono histórico del Estado. Un ejemplo de ello es que, luego de Vichada, es el segundo peor departamento en alcantarillado. Otro ejemplo son las precarias condiciones en las que vive, desde hace varios años, la comunidad raizal.

2 Comentarios

  1. Mensaje padre “OKOSU
    en (Whats-app++2348115799318)
    Él está dispuesto a brindarte cualquier tipo de ayuda.
    Hechizo de amor, relación de recuperación,
    Problemas espirituales, ganar casos en la corte, fruto del útero, soluciones para enfermedades, ganar lotería, curar todo tipo de enfermedades, con sus raíces naturales y hierbas curan todo tipo de enfermedades mortales, eliminar causas familiares generacionales, conseguir a tu ex amante espalda. Y cualquier otro hechizo que desee, simplemente envíele un mensaje por correo electrónico: [email protected]

Deja un comentario

Diario Criterio