Colombia consiguió la quinta medalla: Sandra Arenas ganó la plata en marcha

La colombiana entró segunda en la prueba de 20 kilómetros y le dio una nueva medalla al país

La marcha le dio la quinta medalla al país en Tokio 2020. Y sucedió mientras la mayoría de colombianos dormían, en plena madrugada.

Llegó gracias a Sandra Lorena Arenas, una pereirana de 27 años que cruzo segunda en la prueba de los 20 kilómetros, y se llevó la plata por detrás de la italiana Antonella Palmisano (oro) y por delante de la china Hong Liu (bronce).

Puede leer: Anthony Zambrano, la historia del hombre que bañó a Colombia de plata

Aunque su medalla no estaba dentro de las más esperadas por el Comité Olímpico Colombiano y los expertos que analizaban la participación del país, sí estaba dentro de las posibilidades.

Y no era para menos: Colombia tiene un equipo de marchistas con mucho talento y experiencia. En hombres, Éider Arevalo, por ejemplo, fue campeón del mundo en la modalidad de 20 kilómetros. Y en mujeres, Arenas fue campeona juvenil en la modalidad de 10 kilómetros en Saransk, Rusia, en 2012.

Por eso, los marchistas estaban dentro de las cuentas posibles, aunque nunca hablaban de ellos como favoritos. Sobre todo porque se trata de un deporte difícil, en el que las cosas pueden cambiar en cada competencia. De hecho, a pesar de siempre llevar muy buenos corredores, está es la primera vez que Colombia gana una medalla.

Así fue la marcha

La medalla llegó luego de una hora y media de recorrido, cuando ya la italiana Palmisano llevaba ventaja y tenía casi que definido el oro. Arenas había estado ahí desde el inicio, pegada al grupo que venía persiguiéndola y soñando con subir al podio.

Finalmente, cuando la italiana cruzo la meta, Arenas venía segunda y la brasileña Erica Sena tercera, un poco por delante de la china Hong Liu.

Le puede interesar: Tras los históricos resultados de 2012 y 2016, ¿qué pasa con Colombia en Tokio 2020?

La colombiana ya tenía dos faltas (los jueces en la marcha están pendientes de que las corredoras cumplan las reglas y en caso contrario las amonestan) y la tercera hubiera significado una penalización: la detenían unos segundos, lo que hubiera significado la pérdida de su posición.

Por eso, Arenas marchaba con paso firme, pero sin acelerarse, cuidando cumplir con todas las reglas. Sena, por el contrario, parecía tener una mayor velocidad y, en un momento, se aceleró más de la cuenta. Como resultado fue detenida por los jueces y se perdió el podio.

Al final, Arenas entró segunda, con un tiempo de 1:29:37. Solo 25 segundos detrás de Palmisano, y por delante de Liu, quien fue tercera. Así le dio la quinta medalla al país (la cuarta de plata), que ya suma 34 en total en los Juegos Olímpicos.

Su camino a la plata

Arenas entró al deporte gracias a un sacerdote, que cuando tenía 14 años y era acólita en la parroquia de Calarcá, Quindío, la vio correr en una prueba de atletismo. Él, que tenía conocimientos de educación física le vio talento y le insistió para que se metiera a entrenar, pero ella no quería.

Aalgo le quedó sonando, sin embargo, porque unos años después, cuando ya vivía en Medellín, le pidió a una compañera atleta, que la presentara con su entrenador. Así conoció a Libardo Hoyos.

Puede interesarle: Fecha y hora en la que compiten los 71 deportistas colombianos en Tokio 2020

Al inicio participaba en las pruebas de 5.000 metros, hasta que un día, Hoyos la vio marchando y le propuso que se quedara en ese disciplina. Fue la mejor decisión: unos meses después ganó una competencia nacional en Santa Rosa de Osos.

Con el tiempo se mudó a Bogotá, en donde comenzó a prepararse con un grupo de marchantes. Y en esas estaba cuando ganó el cupo a Tokio 2020.

Allí acaba de conseguir un premio a la constancia. Arenas había quedado en el puesto 30 en Londres 2012 y en el 32 en Río 2016 en la misma prueba. Y ahora, cuatro años después se le da el mayor triunfo de su carrera.

Una carrera a la que aún le quedan varios años y en la que espera seguir triunfando y dándole buenas noticias al país.

Foto AFP

4 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio