Sidney Poitier, el adiós a la primera gran estrella afroamericana de Hollywood

La leyenda del cine Sidney Poitier, quien les abrió las puertas a los actores negros en la industria del séptimo arte, murió a los 94 años.

Sidney Poitier, una leyenda de Hollywood, murió este viernes a los 94 años de edad, lo que conmocionó a artistas, políticos, activistas y deportistas. 

Poitier nació en Florida en 1927, pero volvió aún niño con su familia a Bahamas, en donde consiguió la ciudadanía de ese país. Regresó adolescente a Estados Unidos y vivió en Miami y Nueva York, manteniéndose con pequeños empleos hasta volcarse en la actuación después de la Segunda Guerra Mundial.

Puede leer: Murió el actor colombiano Edgardo Román

Consiguió varios papeles en películas desde finales de la década del cuarenta y fue consiguiendo cada vez más reconocimiento. Con su papel en Fugitivos (1958), además, fue el primer actor negro nominado a un Oscar. Seis años después, también fue el primero en ganarlo gracias a su rol en Los lirios del valle (1963).

Al recoger este histórico reconocimiento, Poitier le dijo a una audiencia mayoritariamente blanca que para llegar allí había recorrido “un largo viaje”.

En ese tiempo (años cincuenta y sesenta), interpretó una seguidilla de papeles innovadores en un momento de gran tensión racial en Estados Unidos.

El momento en el que Sidney Poitier ganó el premio Oscar a mejor actor (video en inglés).

Por eso, equilibró el éxito con el sentido del deber, eligiendo proyectos que abordaban el fanatismo y los estereotipos, incluyendo los clásicos Adivina quién viene a cenar esta noche, En el calor de la noche, y la memorable Al maestro con cariño.

En televisión, encarnó a figuras históricas como el primer presidente negro de Sudáfrica, Nelson Mandela, y al primer juez negro de la Corte Suprema de Estados Unidos, Thurgood Marshall.

Viola Davis (The Help), también ganadora del Oscar, dijo que “la dignidad, la normalidad, la fuerza, la excelencia y la pura electricidad de Poitier (…) nos mostraron que nosotros, como negros, ¡importamos!”.

Puede interesarle: Andrés Salcedo: el espía que vino del frío

“Abrió las puertas”

Poitier estaba casado con su segunda esposa, Joanna, desde 1976 y tenía seis hijos, así como varios nietos y bisnietos.

En 1997, asumió un cargo ceremonial como embajador de las Bahamas en Japón. Más adelante, fue galardonado con un Oscar honorífico en 2002 por sus “actuaciones extraordinarias” en la pantalla grande y su “dignidad, estilo e inteligencia” fuera de ella.

En 2009, además, fue galardonado con la Medalla Presidencial de la Libertad, el mayor honor civil de Estados Unidos, de manos del propio presidente demócrata Barack Obama, el primer mandatario negro de Estados Unidos.

Sidney Poitier recibe un premio Oscar honorífico en 2002 (video con subtítulos en español).

El cariño de los estadounidenses por Poitier se vio reflejado en la cantidad de manifestaciones de pesar que se publicaron este viernes.

Estrellas como Denzel Washington y el expresidente Barack Obama expresaron emotivas condolencias.

“Con sus papeles pioneros y su talento único, Sidney Poitier reunía dignidad y gracia revelando el poder que tienen las películas para unirnos. Él también le abrió las puertas a una generación de actores”, tuitéo este viernes Obama.

“Michelle y yo enviamos nuestro amor a su familia y a su legión de seguidores”.

Puede interesarle: Globos de Oro: sin estrellas, sin transmisión de televisión y sin alfombra roja

“Un gran amigo, aprendí mucho observando a Sidney”, escribió, por su parte, la leyenda del basquetbol Magic Johnson. “Que descanse en paz”. 

“Fue un gentil hombre y nos abrió puertas que estaban cerradas a muchos de nosotros”, dijo el dos veces ganador del Oscar, Denzel Washington, en un comunicado enviado a la AFP.

“Al sir … con amor. Sir Sidney Poitier R.I.P. Nos mostró cómo alcanzar las estrellas”, tuiteó la actriz Whoopi Goldberg.

Sidney Poitier en Los lirios del valle (1963), la actuación que le valió su premio Oscar.

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio