Uribe versus Twitter: un debate por la libertad de expresión

Por medio de un video, el exsenador le respondió a los directivos de la red social. El tema abre el debate respecto a la libertad de expresión. Miembros del Centro Democrático manifestaron apoyo a las polémicas declaraciones.

“Apoyemos el derecho de soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad y para defender a las personas y bienes de la acción criminal del terrorismo vandálico”, publicó el expresidente Álvaro Uribe en su cuenta de Twitter.

En medio del Paro Nacional contra la reforma tributaria, el polémico trino de Uribe despertó criticas de diferentes sectores que argumentaron que el exsenador estaba incitando a la violencia y legitimándola. Por eso políticos, activistas y organizaciones solicitaron que se eliminara la cuenta.

Leer: El trino de Uribe que encendió los ánimos en redes sociales y censuró Twitter

En medio de la controversia, en la tarde del viernes 30 de abril Twitter eliminó el trino.

“Después de una revisión del Tweet en la cuenta de Álvaro Uribe y tomando en cuenta el contexto de la situación actual en Colombia, hemos accionado ese Tweet, por violación a las Reglas de Twitter”, explicó la red.

La eliminación del Tweet abrió nuevamente un debate sobre la libertad de expresión. La declaración de Uribe llega en un momento crítico para las redes sociales, que enfrentan la presión de sus usuarios para regular el discurso de personajes influyentes.

Leer: ¿Está Internet preparada para el regreso de Trump a las redes sociales?

El mismo Uribe le respondió hoy a Twitter por medio de un video: “directivos de Twitter, respetuosamente, el odio no nace del ejercicio legitimo de la fuerza y de la autoridad. El odio nade de la promoción de la luchas de clases (…) de la agresión al Policía a quién impiden defender su autoridad“.

El expresidente le dijo a los directivos que “Colombia necesita respetar a sus Policías y soldados”, argumentando que ellos también requieren protección de los derechos humanos. Y que “la madre, la esposa, el hijo del Policía o del soldado asesinado, siente el mismo dolor, que la madre, esposa o hija del civil asesinado”.

Uribe, además, manifestó que cuando la fuerza pública no puede proteger al ciudadano, “se llega a la anarquía y al ejercicio de la justicia privada, que Colombia se ha esforzado tanto en superar”. Manifestó también que se ha respetado la protesta social, pero no “el vandalismo terrorista”.

¿Por qué se silencian el reclamo y el apoyo a la fuerza legitima ante este sufrimiento ciudadano?, cuestionó Uribe.

Uribe contó que desde 1998 es “protegido por escoltas de la fuerza pública” y que le “duele en el alma” que los asesinen. “Soy incapaz de silenciar mi voz en favor de los soldados y policías de la patria”, concluyó.

Mientras muchos celebraron la eliminación del trino y, además, solicitan que se elimine la cuenta, otros reclaman que esto representa una violación a la libertad de expresión.

Vale la pena recordar que la cuenta del exsenador fue suspendida temporalmente el 21 de noviembre de 2019, durante el Paro Nacional, en ese momento la plataforma argumentó que Uribe había infringido las reglas.

“Si hay algo que tenemos que defender son los derechos y las libertades de los colombianos. Este trino de Álvaro Uribe es el sentir de todo un país. La censura solo muestra los peligrosos tentáculos del terrorismo“, dijo Jennifer Arias, Representante a la Cámara por el Meta y miembro del Centro Democrático.

La senadora Ruby Chagüi dijo que rechaza la censura de Twitter y argumentó que “la Constitución y los tratados prevén el derecho a la legítima defensa y obligan a la fuerza pública a restablecer el orden cuando es turbado”.

El uso legitimo de la fuerza también fue un argumento de la periodista Claudia Gurisatti, quien criticó que la red social sí permitiera los llamados a “incendiar y atacar al país”.

El senador del Centro Democrático Nicolás Pérez también defendió la postura: “No puede ser posible que defender la integridad de los soldados y policías que exponen sus vidas para proteger las ciudades sea motivo de censura”.

Más allá del apoyo al expresidente, el debate sobre la libertad de expresión plantea si las redes sociales deberían poder censurar mensajes, cuáles son los criterios para hacerlo y quién toma la decisión.

La suspensión de las cuentas del presidente Donald Trump, tras el asalto al Capitolio de Estados Unidos, sentó un precedente. En ese caso, Twitter se basó en la política contra la glorificación de la violencia, un mecanismo para evitar publicaciones que “inspiren a otros a replicar actos violentos”.

Su cuenta fue seguida durante la campaña electoral de 2020 y cuando en las elecciones se vio rezagado en el conteo de votos, denunció que había sido “víctima del mayor fraude en la historia de Estados Unidos”. Durante el asalto al Capitolio (el 6 de enero de 2021) varias redes sociales decidieron cerrar las cuentas de Trump simultáneamente, señalando que había “glorificado la violencia”.

Leer: Biden borró el fantasma de Trump en sus  primeros 100 días, pero lo más duro está por venir

Twitter suspendió temporalmente a Trump y le pidió retirar varios trinos. Pero el exmandatario el 8 de enero escribió en su cuenta: “Los 75 millones de Patriotas Americanos que votaron por mí, America First, y Make America Great Again, tendrán una fuerte voz que se escuchará en el futuro. No seremos irrespetados o tratados injustamente de ninguna manera o forma”. Al bloqueo de Twitter se sumó Facebook e Instagram y hasta ahora no lo han habilitado.

El Tweet de Uribe abrió dos debates que están relacionados: primero, si lo que está pasando en las protestas -en las que muchos han denunciado abusos por parte de la Policía- es un uso legitimo de la fuerza por parte del Estado o si las declaraciones de Uribe incitan a la violencia; segundo, si lo que hizo Twitter implica una violación a la libertad de expresión.

2 Comentarios