Organizaciones internacionales condenan excesos policiales durante el paro nacional

ONG y organizaciones internacionales humanitarias manifestaron su preocupación por la violación de derechos humanos en medio del paro nacional que se inició el 28 de abril. A esta advertencia se sumó la Unión Europea y la Organización de Naciones Unidas.

Frente a esto la Cancillería informó que fue convocada para el 5 de mayo, y de manera conjunta con el Ministerio de Defensa, una reunión “con el cuerpo diplomático acreditado en el país para informar de manera integral sobre el desarrollo de la situación”. Además aseguró que Colombia es un Estado de Derecho con instituciones democráticas sólidas.

ONU y Unión Europea condenan exceso de fuerza contra manifestantes

“Estamos profundamente alarmados por los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Cali la pasada noche, cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes que protestaban contra la reforma tributaria, matando e hiriendo a varias personas, según la información recibida”, afirmó Marta Hurtado, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Hurtado agregó que la oficina en Colombia está trabajando para “verificar el número exacto de víctimas y establecer las circunstancias de estos terribles incidentes en Cali”. Advirtió que los defensores de derechos humanos también informaron que han sido acosados y amenazados.

“Expresamos nuestra consternación por los hechos ocurridos y resaltamos nuestra solidaridad con las personas que perdieron la vida, con las que resultaron heridas y con sus familiares.”

Marta Hurtado

Hurtado recordó que, aunque se retiró la reforma tributaria, siguen las protestas y “dada la situación extremadamente tensa, con soldados y policías desplegados para vigilar la protesta” hizo un llamado a la calma.

Asimismo, le recordó a las autoridades del Estado “su responsabilidad de proteger los derechos humanos, incluido el derecho a la vida, a la seguridad de las personas y a facilitar el derecho a la libertad de reunión pacífica“. Frente a los agentes encargados de hacer cumplir la ley dijo que estos deben respetar los principios de legalidad, precaución, necesidad y proporcionalidad a la hora de vigilar las manifestaciones.

“Las armas de fuego solo pueden usarse como último recurso ante una amenaza inminente de muerte o de lesiones graves”, aseveró. La Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos ha recibido denuncias de por lo menos 14 muertes.

Juliette de Rivero, la representante en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, informó que los grupos de derechos humanos enviados para proteger a la población fueron atacados:

“Mientras dábamos seguimiento a la situación de derechos humanos en Cali, no hubo disparos directos contra el equipo de la ONU. Sin embargo, otros miembros de la comisión recibieron amenazas y agresiones, así como disparos por parte de la Policía, sin que nadie resultara impactado”.

Peter Stano, portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, afirmó que la Unión Europea “condena los actos de violencia, que apuntan contra los derechos legítimos a manifestarse, a la libertad de reunión y de expresión”.

Solicitan a Biden y al Congreso de Estados Unidos condenar los excesos de la Policía

En la noche del domingo 2 de mayo, la Oficina de Washington para América Latina (WOLA por su siglas en inglés), una organización de investigación e incidencia que promueve la defensa de los derechos humanos, solicitó a la administración del presidente Joe Biden y al Congreso de Estados Unidos “condenar los excesos policiales” e instar al Gobierno colombiano a reformar el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) y “responsabilizar a quienes hayan incurrido en violaciones de derechos humanos”.

WOLA celebró que el presidente Iván Duque retirara la reforma tributaria, considerando que el hecho le “brinda al país la oportunidad de construir un consenso sobre las formas de abordar la brecha fiscal, sin profundizar las desigualdades”. También lo considera una victoria para los colombianos que ejercieron su derecho a la movilización social.

Sin embargo, condenó el uso desproporcionado de la fuerza del Esmad y otras unidades policiales, “así como las palabras hostiles de altos funcionarios y políticos”.

“Muchas de estas figuras públicas reaccionaron a las protestas de maneras que intensificaron la violencia, estigmatizaron a los manifestantes y cumplieron una agenda más amplia en contra de los acuerdos de paz, por ejemplo, al atacar a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)”, dijo la organización.

Para WOLA, los esfuerzos del Gobierno por “aplastar el derecho a la protesta” animaron a miles de manifestantes a salir a las calle, pero la policía respondió “de manera represiva con un uso de la fuerza desproporcionado, y en varios casos letal, con la justificación de que actuó para restablecer el orden y detener los saqueos”.

La Oficina cita los datos recopilados por la Campaña Defiende la Vida que revelan que la fuerza pública es responsable de 21 homicidios, 208 heridos, 42 agresiones contra defensores de derechos humanos y periodistas; 10 casos de agresiones sexuales contra mujeres y 503 detenciones, en su mayoría arbitrarias. Siendo especialmente grave —según sus declaraciones— la respuesta de la policía en Cali.

Destacan como problemáticos los trinos del ministro de Defensa, Diego Molano, sobre la minga y del expresidente Álvaro Uribe. También el anuncio de Duque de desplegar tropas en varias ciudades.

Leer: Uribe versus Twitter: un debate por la libertad de expresión

Finalmente, el centro de estudios aseveró que “el Esmad no debe recibir ayuda de Estados Unidos, ya que tiene un historial de cometer graves violaciones de los derechos humanos con impunidad”. Además, afirman que dicha asistencia al Esmad es una violación de la Ley Leahy (que prohíbe el financiamiento de Estados Unidos a las fuerzas de seguridad implicadas en violaciones de derechos humanos).

“WOLA recomienda encarecidamente que se suspendan las ventas de materiales de control de multitudes a Colombia en espera de pruebas de un cumplimiento más estricto de los procedimientos adecuados para la reducción y el uso de fuerza letal y no letal”, concluyen.

La Oficina de Washington para América Latina se pronunció nuevamente este 4 de mayo señalando que Estados Unidos no puede permanecer en silencio por más tiempo. Teniendo en cuenta que funcionarios estadounidenses de ambos partidos han elogiado la estrecha relación con Colombia, la oficina considera que esto le da más influencia a Estados Unidos “que a cualquier otro actor internacional”.

“Mensajes oportunos de Washington pueden mejorar la situación de funcionarios y oficiales del gobierno de Duque, algunos de los cuales tienden a la moderación. Estos mensajes oportunos de Washington pueden ayudar a evitar una mayor escalada y, al hacerlo, salvar vidas”, manifestó WOLA.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Right Watch, manifestó preocupación por la situación. El 2 de mayo dijo: “Reitero mi llamado urgente a que la protesta sea pacífica y las fuerzas de seguridad respeten los DDHH. Hemos podido confirmar seis muertes relacionadas con las protestas”.

Este martes, 4 de mayo, condenó el ataque de policías contra un equipo de sociedad civil que se encontraba verificando abusos policiales en Cali, específicamente, el Comité de Solidaridad y la Campaña Defender la Libertad.

“Fiscalía debe llevar responsables ante la justicia. Gobierno debe proteger y respetar labor de verificación y denuncia en DDHH”, afirmó.

Además explicó que un equipo de investigadores de Human Rights Watch está documentando casos de abuso policial y violencia durante las protestas.

En los medios internacionales

La violencia en las movilizaciones fue abordada por la DW, el medio informó que se retiró la reforma después de cuatro días de protestas en las que -también alertó el medio- las organizaciones de la sociedad civil denunciaron “centenares de abusos por parte de la fuerza pública”.

“En cerca de tres años con Duque en el poder, el palpable malestar social se ha traducido en una amalgama de reclamos que incluyen el incesante asesinato de líderes sociales, la lenta implementación de los acuerdos de paz o las medidas económicas”, relató El País de España en una nota sobre el polémico tuit publicado por el expresidente Álvaro Uribe.

Este medio también abordó las fuertes críticas de la sociedad civil hacia la policía, las denuncias por excesivo uso de la fuerza y la resquebrajada imagen de la fuerza pública.

Un artículo de la BBC News señaló que si bien la reforma tributaria fue la chispa que encendió las movilizaciones, hay otras tres claves para comprender las movilizaciones en Colombia.

Una economía más igualitaria, implementación del acuerdo de paz y una reforma a la policía son algunos de los puntos. Este medio citó las cifras de la ONG Temblores que ha documentado 940 casos de violencia policial.

Sin contar con la columna de opinión publicada en el medio estadounidense The New York Times que recogió las críticas contra el mandato del presidente Iván Duque. 

Puede leer: “Presidente, salga del estudio”: la dura columna en The New York Times contra Iván Duque

5 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio