‘En bote, en motocicleta, a pie’: ‘The Washington Post’ retrata la odisea de vacunar a la Colombia profunda

El diario estadounidense The Washington Post publicó en la primera plana de su edición impresa un artículo titulado ‘By boat, by motorbike, by foot’ (‘En bote, en motocicleta, a pie’) en el que retrata la odisea para vacunar a los habitantes en las zonas remotas de Colombia. El artículo lo escribe Samantha Schmidt. Cuenta con fotografías de Nadège Mazars.

Puede leer: Las preguntas sin responder sobre la tercera dosis en Colombia

Schmidt señala que “viajar es solo una parte del desafío que enfrenta el equipo, uno de los muchos contratados por el Gobierno colombiano para entregar vacunas a algunos de los pueblos más remotos del país”. Hace referencia a la logística para vacunar en La Guajira.

Como señala el texto, “también hay una falta de información sobre el coronavirus”. Además, existen “dudas en torno a las vacunas y una desconfianza generalizada hacia las autoridades”.

La crónica hace énfasis en los obstáculos que deben pasar los proveedores de las vacunas para alcanzar los territorios más remotos. Por ejemplo, Schmidt señala que “la camioneta, ‘Ruta de la Esperanza’, escrito en el parabrisas, se topó con un obstáculo. Aquí, los adultos y los niños colocan cuerdas a través de la calle, para ser levantadas solo a cambio de agua, comida o dinero en efectivo”. Y agrega: “Al otro lado de los Andes, una región que ha registrado algunas de las tasas de mortalidad por covid-19 más altas del mundo, los equipos atraviesan desiertos, montañas, selvas tropicales y ríos para vacunar a comunidades aisladas”.

Vacunar en Colombia

Para la periodista, vacunar en Colombia es particular. En el país, “estos equipos son particularmente activos, en donde, con más de 48 millones de personas, alrededor del 16 por ciento de la población vive en áreas rurales que a menudo fueron desatendidas por el Gobierno durante más de cinco décadas de conflicto armado”.

Vacunación Colombia Washington Post
En La Guajira, solo el 38 por ciento de la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna. En otros departamentos, la tasa es tan baja como el 20 por ciento. Imagen: Samantha Schmidt y Nadège Mazars

Schmidt continúa enumerando las peripecias de los equipos sanitarios. Señala que “en el departamento de Magdalena, una vacunadora monta a caballo por una montaña fangosa, luego desmonta para completar su viaje a pie”. Y sobre la travesía en el Amazonas, destaca que “un equipo pasa días viajando en bote”. Y “en Chocó, los grupos criminales agregan otro desafío”.

El artículo recuerda la situación de la vacunación en el país. De acuerdo con los datos oficiales, “alrededor del 35 por ciento de la población ha sido completamente vacunada, según el Ministerio de Salud. Más de la mitad de los residentes en las principales ciudades, el 62 por ciento en Bogotá, han recibido al menos una dosis”.

La Guajira, territorio abandonado

La situación contrasta con la periferia. “En La Guajira”, apunta la crónica, “hogar de la población indígena más grande del país, solo el 38 por ciento recibió al menos una dosis. En otros departamentos, la tasa es tan baja como el 20 por ciento”.

Puede leer: Vacunación obligatoria: ¿llegó el momento para Colombia?

De acuerdo con la investigación de Schmidt, “en La Guajira, años de abandono y mala gestión del gobierno provocaron que muchos wayúu desconfíen del sistema de salud”. Por eso, “solo el 4 por ciento de la población wayúu tiene acceso a agua potable”, citando datos de Human Rights Watch del año pasado. Además, “el 77 por ciento de los hogares indígenas padecen inseguridad alimentaria. En Alta Guajira, donde vive la mayor cantidad de personas wayúu, solo hay un hospital y solo ofrece atención básica. Las personas que necesitan un tratamiento especializado viajan seis horas o más hasta la capital, Riohacha”.

Otro problema es que “la falta de pruebas en las zonas rurales de La Guajira dificulta conocer el impacto total de la pandemia en estas comunidades”. En todo caso, algo tienen claro. “Si un miembro de la comunidad se enferma de covid-19 en la Alta Guajira, es casi imposible acceder rápidamente a la atención que necesitaría”.

0 Comentarios

Deja un comentario