‘Tragos largos’, la novela de Daniel Correa que retrata la Bogotá nocturna

El compositor y productor musical Daniel Correa publicó su primera novela ‘Tragos largos’. Una historia donde tres personajes se enfrentan a las noches bogotanas y terminan encerrados en su propia trampa.

En ‘Tragos largos’, Bogotá sabe a agua de panela fría, a tabaco Piel Roja y a vino argentino. Suena a salsa, a jazz, a rock en español y a copas brindando. En esta ciudad, narrada por Daniel Correa, los amigos se enamoran y traicionan.

En su primera novela, el productor musical narra la historia de tres personajes: una mujer que apacigua su frustración con porros de mariguana; un actor recién graduado que busca abrirse camino en la televisión y una actriz argentina que sobrevive en la capital como puede.

Puede leer: Dago García y su salto del cine a la novela

Estos tres sujetos tienen un gran telón de fondo llamado Bogotá. La ciudad donde el frío abraza la noche y donde siempre hay algo por hacer. Diario Criterio conversó con Daniel Correa para conocer más afondo su interés por la escritura y su inspiración de Tragos largos.

Diario Criterio: Usted se ha dedicado a la música gran parte de su vida. ¿Desde qué momento sintió que este iba a ser su camino en la vida? 

DC: Si, como bien dices la mayor parte de mi vida he estado rodeado de música y en función de la misma. Quizás al graduarme del colegio decidí que esa sería mi ruta, en ese entonces pensando que quería dedicarme al jazz, pero en el camino fueron apareciendo puertas como la de las músicas colombianas, la canción propiamente dicha, la ingeniería de sonido y la producción.

Diario Criterio: ¿Cómo pasa de componer canciones a dedicarse a escribir su primera novela? ¿Cómo nació la idea? 

D.C: La idea de escribir una novela la tuve desde hace unos 15 años, incluso hay por ahí un borrador de un primer intento que rápidamente fue abandonado para seguir con el estudio formal de la carrera de jazz. Un par de años mas tarde empecé a buscar en el formato de canción y a experimentar con las rimas y las palabras. Con el tiempo fui desarrollando un lenguaje propio y una noche hace seis años me llegó una frase a la cabeza y me senté a escribir. De a poco fui escribiendo sin nada muy claro pero buscando una historia, y de ahí nace Tragos Largos.

Diario Criterio: En entrevista con Andrés Ospina, usted se definía como un “bohemio abstemio”, ¿por qué? 

D.C: Porque así es. Hace mas de cuatro años no tomo una gota del alcohol ni consumo ningún tipo de sustancia psicoactiva. Pero sigo viviendo rodeado de música y de una vida artística, espiritual y creativa. Hace mucho que tampoco frecuento la noche y la pandemia terminó de ayudarme a cerrar un ciclo y una relación problemática con la noche y sus excesos. Sin embargo, sigo siendo fiel a mis principios artísticos y a la creación.

Bogotá. Tragos largos - Daniel Correa
Tragos largos – Daniel Correa.

Diario Criterio: Usted ubica la historia en Bogotá. Una ciudad de contrastes, de noches coloridas y oscuras y de muchas dualidades. ¿Por qué escogió la capital como escenario? ¿Qué memorias (de las muchas que pueden existir) recuerda de sus noches de bohemia en Bogotá? 

D.C: Son quizás mas los olvidos que los recuerdos; Bogotá aparece como escenario natural, aunque viví muchos años fuera del país aquí he habitado la mayor parte de mi vida. Fueron muchas las aventuras nocturnas en Bogotá, muchas en estudios de grabación propios y de amigos, bares y restaurantes donde fui músico regular, apartamentos que vivieron amaneceres intoxicados y resacas infernales.

Puede leer: Juliana Castro Varón, el ‘Papel sensible’ del amor, la belleza y la vida

Diario Criterio: ¿Qué tanto se parecen los personajes a usted y usted a los personajes?

D.C: Siempre hay algo de autobiográfico en las novelas creo yo. En este caso cada uno de los personajes principales comparte rasgos, aficiones o experiencias que tuve en algún momento de la vida. Pero en realidad hoy me siento bastante lejos de esa historia y esos escenarios.

Diario Criterio: La música hace parte de ese manto literario del libro. ¿Escuchó música mientras escribió el libro? ¿Cómo fue la curaduría de canciones para incluirlas en el libro?

D.C: En realidad se me complicaba escuchar música mientras escribía. Las canciones aparecían solas de acuerdo a lo que el momento pidiera, a veces ponía la canción mientras narraba la escena para sentirme adentro de la historia, pero después volvía a escribir en silencio con la historia y la música sonando en mi cabeza. Fueron todas canciones muy importantes en distintas etapas de mi vida y quise darles un lugar.

Diario Criterio: ¿Cuál es ese trago largo que no puede olvidar?

D.C: Como dice la canción: (en) El último trago. Mi última noche de bohemia descontrolada y su consecuente resaca con una cerveza que no pude terminar y un bloody mary que ya no funcionó como aplacador del guayabo asesino fueron los últimos tragos que bebí, y que espero no olvidar. Desde ese entonces me derroté ante el alcohol.

Diario Criterio: ¿Cuál cree que es la diferencia entre escribir canciones y hacer una novela? ¿Hay diferencia?

D.C: Aunque las dos cuentan historias, la novela requiere un enfoque distinto, las canciones son como cuentos cortos y la novela es una historia de mayor envergadura. En ambos casos la musa sí es parecida y trato de dejar que las palabras vayan apareciendo y encontrando su propio camino.

1 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio