El mundo está en riesgo de “catástrofe absoluta” por niños sin vacunarse

En 2020, 23 millones de niños y niñas no recibieron las dosis de vacunas contra la difteria, tétano y tos convulsa. Las Naciones Unidas señalan los riesgos de esta tendencia y la preocupante situación en América.

La pandemia obligó a desviar recursos y personal hacia la lucha contra el covid-19 y muchos servicios médicos tuvieron que cerrar o reducir sus horarios. Por temor al contagio, las personas se volvieron reticentes a desplazarse cuando se levantaron los confinamientos.

En 2021, tenemos el potencial para que se produzca una catástrofe absoluta”, señaló la doctora Kate O’Brien, directora del departamento de vacunación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra.

La situación de niños no protegidos y el levantamiento de las restricciones sanitarias contra el coronavirus —que cuidaban en parte contra algunas enfermedades infantiles— ya hacen sentir sus efectos, por ejemplo, con brotes de sarampión en Pakistán, subrayó la responsable de la OMS. Agrega que es “necesario actuar de inmediato para proteger a esos niños”.

Puede leer: “Tenemos una vacuna contra el coronavirus y nos la vamos a poner”: Patarroyo

Señal de alarma en la vacunación de niños

En 2020, 23 millones de niños no recibieron las dosis de vacunas contra la difteria, tétano y tos convulsa, que sirven de medida de referencia, según datos publicados por la OMS y Unicef. 

Es la cifra más alta desde 2009 y significa un aumento de 3,7 millones de niños con respecto a 2019. Más grave aún para las dos organizaciones es que 17 millones de niños —que viven en su mayoría en zonas de conflicto, lugares aislado o barrios desfavorecidos sin infraestructuras de salud—no recibieron ninguna dosis el año pasado.

La directora de Unicef, Henrietta ForeEstas, dijo que estas cifras “son una señal de alarma clara, la pandemia de covid-19 y las perturbaciones que ha provocado nos han hecho perder un terreno precioso que no podemos permitirnos ceder y las consecuencias van a pagarse en muertos y en pérdida de calidad de vida de los más vulnerables”.

La tasa de vacunación de la difteria, tétano y tos convulsa estuvo estancada en 86 por ciento durante varios años antes de la pandemia y en 2020 cayó a 83 por ciento.

En el caso del sarampión, una enfermedad muy contagiosa que necesita un porcentaje de cobertura de vacunación del 95 por ciento para estar controlada, solo el 71 por ciento de los niños recibió la segunda dosis.

México en problemas

En el continente americano, se observa una “tendencia preocupante a largo plazo” a pesar de que el declive vinculado con la pandemia fue modesto (2 puntos porcentuales menos que en 2019).

“La desinformación sobre las vacunas, la inestabilidad y otros factores forman una panorama preocupante en la región donde la tasa de vacunación continúa cayendo”, afirman la OMS y Unicef.

Solo el 82 por ciento de los niños están totalmente inmunizados con la vacuna contra la difteria, el tétano y la tos convulsa, comparado con el 91 por ciento en 2016.

México forma parte de los países en los que el número de niños no cubiertos por una primera dosis de vacunas contra esas tres enfermedades aumentó más rápido, pasando de 348.000 en 2019 a 454.000 el año pasado.

La ONU subraya que es importante que la distribución de las vacunas anticovid no se haga en detrimento de los programas de vacunación infantiles.

Seguir leyendo: Parte de la Amazonia pasó de capturar CO2 a ser una fuente de emisión
Con información de AFP

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio