¿Incentivar o castigar? El dilema de la vacunación obligatoria

La baja asistencia de personas priorizadas a los puntos de vacunación le ha dado fuerza a propuestas como el pasaporte covid. Mientras el debate en Colombia apenas empieza, en otros países ha generado polémicas y protestas.

En Colombia, mientras la cobertura de vacunación en mayores de 80 años es del 90 por ciento y del personal de salud es del 100 por ciento, en el rango de 50 a 59 años es apenas del 54 por ciento. La cifra es aún más crítica entre 40 y 49 años, con solo el 14 por ciento.

Por esta razón, el Ministerio de Salud emprendió campañas para buscar a los ‘cuarentones’ y ‘cincuentones’. “Como sociedad no estamos seguros si todos, pero sobre todo las personas de mayor riesgo, no estamos vacunados”, comenta Julián Fernández, director de Epidemiología y Demografía del Ministerio. 

Para algunos, la solución no está en implementar una vacunación obligatoria estricta, pues antes de eso se deben explorar otras medidas pedagógicas. Asimismo, se reclama mayor compromiso y responsabilidad de los medios de comunicación en el manejo de noticias sobre las vacunas y el covid-19 en general.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la comunicación, si bien es una herramienta, no es un factor determinante para evitar la vacilación frente a la vacunación. Sin embargo, cuando es inadecuada,sí puede influir negativamente.

Lea también: ¿Vacunas para todos?: los retos de activar todas las etapas de inmunización

En varias ocasiones ha circulado información falsa en redes sociales. Por ejemplo, se ha dicho que la vacuna de Sinovac es “para los pobres” o que desarrolla el virus. Sobre Janssen circularon noticias engañosas con relación al biológico y el síndrome de Guillain-Barré. Respecto a AstraZeneca, se sigue distorsionando la información sobre los efectos adversos.

Vacunación obligatoria en Colombia

En el país, el debate ya está sobre la mesa y gira en torno a los derechos de libertad de conciencia y autonomía, frente a la responsabilidad de tomar decisiones sobre la salud pública.

En democracia, no puede ser obligatorio. Pero el Estado sí debe exigir carné de vacunación en centros comerciales, bares y restaurantes para no poner en riesgo a otros”, asegura el politólogo Fernando Posada.

La discusión ya llegó a la esfera política y probablemente cree fuertes debates en los próximos días.

Gustavo Morales, presidente de Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (ACEMI), aseguró en Caracol Radio que desde enero se solicitó que la vacuna sea obligatoria y que hoy, siete meses después, hay más razones para implementar esta medida. Para Morales, aunque quienes se oponen a aplicarse el biológico invocan el libre desarrollo y la libertad de expresión, debe primar la salud pública y la vida.

“Cabe una obligatoriedad, una a punta de beneficios, como no poder ir a un evento, no entrar a lugares, no subir a un avión”, dijo el presidente de la organización. Agregó que las campañas para impulsar la vacunación deben seguir.

En Florencia, Caquetá, hace varios días se pedía el carné de vacunación para entrar a la iglesia, una medida que generó polémica, aunque la administración local aseguró que no era obligatorio. En ese momento, la senadora María del Rosario Guerra dijo en sus redes sociales que obligar a presentar un carné para entrar en las iglesias es discriminatorio.

En contexto: Carné de vacunación para entrar a las iglesias en Florencia, una polémica estrategia

Otra aproximación se dio en Cali, donde a mitad de junio se confirmó que restaurantes ofrecen descuentos a las personas que presenten su carné, como una forma de promover la reactivación económica y la vacunación.

El debate en otros países

Frente a la preocupación que genera en el mundo la variante Delta, los gobiernos concentran sus esfuerzos en la vacunación. En algunos países han tomado medidas para impulsarla.

Varios estados de Estados Unidos han optado por implementar incentivos, en lugar de medidas coercitivas. Bonos de regalo, dinero, comida y hasta cerveza hacen parte de los ‘premios’ por vacunarse.

La aerolínea United anunció que sus clientes afiliados al plan de viajeros frecuentes, que suban a una plataforma su carné de vacunación, podrían ganar el sorteo de varios vuelos gratis por un año. En Nueva York ofrecen becas, en Maryland sorteos de hasta 40.000 dólares y en Florida boletas para conciertos. 

Puede leer: Lo que debe saber de Moderna, una de las vacunas donadas por Estados Unidos

Pero también se ha tomado el otro camino, en Nueva York, por ejemplo, los trabajadores de hospitales públicos tendrán que vacunarse o someterse a pruebas semanales.

En Bolivia, las autoridades de La Paz comenzaron a exigir certificado de vacunación para ingresar al principal escenario deportivo, el estadio Hernando Siles.

Mientras tanto, otros países toman medidas más drásticas. En Francia se multiplican las manifestaciones en contra del pasaporte sanitario, lo que pone en evidencia el fenómeno gestado en redes sociales donde hay múltiples cuentas y mensajes que se oponen a las vacunas, tapabocas y confinamientos. Incluso circula información falsa que asegura que la pandemia no existe.

Las manifestaciones aumentaron desde el 12 de julio, cuando el presidente Emmanuel Macron ordenó la vacunación obligatoria para el personal de salud y extendió el llamado a solicitar pase sanitario para entrar en bares, restaurantes, cines, aviones e, incluso, la torre Eiffel.

Recomendado: No se deje engañar: las mentiras sobre la vacuna de Sinovac

Grecia también ha vivido, tras la implementación de este tipo de medidas, la inconformidad de su población evidenciada en masivas protestas y enfrentamientos con la fuerza pública.

También hay restricciones en Arabia Saudita, donde a partir del 9 de agosto solo quienes hayan recibido la segunda dosis de la vacuna contra el covid-19 podrán viajar al extranjero. Y es que desde mayo las autoridades informaron que después de julio la vacunación sería obligatoria para acceder a varios lugares públicos y privados.

Mientras la idea toma fuerza en la Unión Europea, a mediados de julio, Alemania dijo que no tiene “intención” de hacer obligatoria la vacunación, pues confía en la voluntad de la población y en la publicidad a favor del biológico. “No creo que nos podamos ganar la confianza cambiando lo que dijimos, es decir, no a la vacunación obligatoria”, indicó la canciller Angela Merkel.

El debate sigue abierto y cada país parece tomar las medidas que considera necesarias. En Colombia, mientras empieza a descender el tercer y cuarto pico de la pandemia, el debate toma fuerza y plantea grandes retos en materia de salud pública y derechos.

Le puede interesar: La vacuna Janssen es confiable: casos del síndrome Guillain-Barré son poco probables

5 Comentarios

  1. Asi como se exige estar vacunado contra la fiebre amarilla, el tetano para ir en mision de trabajo a zonas tropicales igual se debe exigir la del covid. Para niños en edad preescolar es comun exigirles estar vacunados contra enfermedades virales o infecto contagiosas. Igual contra la tuberculosis. No se sabe por que tanta resistencia a algo tan normal como vacunarse. Campañas educativas de sensibilizacion y algo de presion no vendrian mal.

Deja un comentario

Diario Criterio