La variante Delta merece atención, pero el pánico es innecesario

La amenaza de esta nueva cepa del SARS-CoV-2 ha puesto en duda la efectividad de las vacunas. Sin embargo, los expertos aseguran que la inmunización es, precisamente, el camino correcto para combatir una de las variantes más contagiosas conocidas hasta el momento.

Delta ha llegado por lo menos a 85 países y es la variante prevalente en Reino Unido e India. En Estados Unidos, según un estudio del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el 51,7 por ciento de los casos de coronavirus, con corte al 3 de julio, corresponde a dicha cepa.

En Colombia, aunque el Instituto Nacional de Salud (INS) no ha detectado su presencia, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, advirtió que su llegada es ineludible. Perú, México, Argentina y Chile son algunos de los países de la región que han reportado casos de la variante.

Lea también: ¿Peligro inminente? Todo lo que debe saber de la temida variante Delta

Los estudios hasta ahora publicados han demostrado que Delta es más contagiosa que otras versiones del virus, aproximadamente entre un 40 y 60 por ciento más. Esta situación ha generado un fuerte debate en el país sobre los riesgos y las medidas a tomar ante la llegada de la variante.

Incluso, varios especialistas han chocado por sus posiciones. Sergio Isaza, presidente de la Federación Médica Colombiana, habló de la variante para referirse al regreso de niños y jóvenes a los colegios. “Según un estudio reciente, los niños y los adultos menores de 50 años tienen el doble de probabilidades de infectarse con la variante”, aseguró.

Isaza recalcó que aunque el INS no ha detectado la cepa, esto no significa que no esté presente en el país. Para él, Delta representa una amenaza que impide el regreso a clases, pues pone en riesgo la vida de maestros y estudiantes por los altos niveles de transmisión del virus.

De inmediato, algunos especialistas salieron al paso de esas declaraciones. Juan Manuel Senior, expresidente de la Asociación Colombiana de Medicina Interna, calificó las afirmaciones como opiniones no sustentadas en la evidencia. “Divulgamos información no soportada, creemos que generando miedo y criticando al Gobierno logramos algo. Lamentable”.

Para muchos expertos, el pánico frente a esta cepa es peligroso y en muchos casos innecesario. Lo primero a tener en cuenta, según el epidemiólogo Antonio Gutiérrez, es que Delta no ha sido ni será la única mutación del covid-19 que debemos enfrentar. Asimismo, Gutiérrez señala que las investigaciones han demostrado que ninguna variante descubierta hasta el momento se escapa de las vacuna anticovid.

Recomendado: Las vacunas no son perfectas ni curan el covid-19, pero salvan vidas

Vacunación, la clave

La experiencia de países como Israel permite evidenciar que la vacunación, aun con la presencia de la variante Delta, ha logrado disminuir la tasa de mortalidad. En este país, del 25 de junio al 4 de julio, no se registró ninguna muerte por culpa del virus. Para los expertos se trata de una victoria del proceso de inmunización, que ya deja a más del 57 por ciento de la población totalmente vacunada.

En Reino Unido, existen datos que demuestran que 21 días después de la aplicación de la primera dosis, la vacuna Pfizer mantiene una efectividad del 94 por ciento y la de AstraZeneca del 71 por ciento. Catorce días después de la aplicación de la segunda dosis, Pfizer demuestra 96 por ciento de efectividad y AstraZeneca 92 por ciento.

Según Julián Fernández, director de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud, aunque las vacunas pierden algunos puntos de efectividad en cuanto a la prevención del contagio, esto no sucede cuando se trata de evitar los casos de enfermedad grave o la muerte.

Frente a este debate de la efectividad existen varios rumores sobre la supuesta necesidad de aplicar una vacuna de refuerzo para combatir la variante Delta. Los expertos responden que se trata de una especulación y que los argumentos que sustentan esta tesis se basan en datos de otros países que no se pueden extrapolar a casos como el de Colombia.

Algunas farmacéuticas han apoyado esta versión, lo que ha generado desconfianza sobre cierto tipo de vacunas. “Me parece una especulación muy fuerte. Por ahora no podemos decir que una vacuna es más efectiva que otra para la variante Delta”, aseguró a Diario Criterio Claudia Vaca, farmacoepidemióloga y profesora de la Universidad Nacional.

No se pierda: No se deje engañar: las mentiras sobre la vacuna de Sinovac

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) también se pronunció al respecto y dio un parte de tranquilidad. “Informaciones procedentes de pruebas concretas muestran que dos dosis de la vacuna protegen contra la variante Delta”, dijo Marco Cavaleri, responsable de la estrategia de vacunas de la agencia.

Cabe resaltar que Cavaleri hace referencia a las vacunas aprobadas en la Unión Europea, que hasta el momento son Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson. Biológicos como Sinovac y Sputnik V aún no han recibido la autorización para uso de emergencia.

Prohibido bajar la guardia ante la variante Delta

Uno de los factores que puede haber propiciado la escalada de contagios por Delta parece la flexibilización de las medidas de autocuidado. En Europa, por ejemplo, muchos países decidieron suprimir el uso del tapabocas y abrir los sectores de la economía.

En este punto se debe tener en cuenta que la inmunidad por vacunación no es inmediata. “Por lo general el organismo tarda dos semanas para generar protección contra el virus que causa el covid-19. No se considera que tiene la vacuna completa hasta pasadas dos semanas después de la segunda dosis de una vacuna de dos dosis, o dos semanas después de una vacuna de dosis única”, advierten los Centros para el control y prevención de enfermedades (CDC).

Asimismo, los médicos señalan que algunas personas con enfermedades o condiciones preexistentes deben tener mayor cuidado. Personas vacunadas con una sola dosis, personas no vacunadas, pacientes inmunodeprimidos o con comorbilidades, hacen parte de un grupo que presenta mayores riesgos.

Finalmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pide calma y asegura que las medidas de bioseguridad deben mantenerse. Todos los virus cambian con el tiempo. Aunque la mayoría de los cambios tienen poco o ningún impacto, pueden afectar las propiedades del virus como la facilidad con que se propaga, la gravedad de la enfermedad o el rendimiento de vacunas, medicamentos terapéuticos o herramientas de diagnóstico”, asegura.

Le puede interesar: La ‘jugadita’ para no pagar las incapacidades de los empleados en medio de la pandemia

6 Comentarios

Deja un comentario