¿Cómo está Colombia tras la declaratoria de alerta máxima de la OMS por viruela del mono?

Dos meses después de que un caso fuera detectado en Europa, la OMS declara la viruela símica como emergencia de salud pública de alcance internacional. Colombia está en fase de contención.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) activó el sábado su nivel de alerta máximo para tratar de contener el brote de viruela del mono, que ha afectado a casi 17.000 personas en 74 países.

He decidido declarar una emergencia de salud pública de alcance internacional”, la llamada USPPI, por su sigla en francés, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una rueda de prensa, tras afirmar que el riesgo en el mundo es relativamente moderado, salvo en Europa, donde es alto.

Tedros explicó que, en el momento, el brote “se concentra en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y, en particular, en los que tienen múltiples parejas, lo que significa que se puede detener con estrategias adecuadas en los grupos adecuados”.

En contexto: La viruela del mono no es nueva y otros datos para no perder la calma ni caer en el amarillismo

Es esencial que todos los países trabajen estrechamente con las comunidades de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres” para proporcionar asistencia e información, insistió el jefe de la OMS.

Al mismo tiempo, advirtió sobre el riesgo de discriminación: “El estigma y la discriminación pueden ser tan peligrosos como cualquier virus”.

Colombia, en “fase de contención” para la viruela del mono

Tras la alerta, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, aseguró que Colombia está en una fase de contención.

A la fecha se han diagnosticado 12 casos en el país.

Por su parte, el viceministro de Salud, Germán Escobar, explicó que las medidas contra la infección se basan en un modelo de atención y respuesta, es decir, contención de los casos con ayuda de las empresas promotoras de salud (EPS).

Las hemos capacitado y las capacitaremos esta semana. También, contactando a los especialistas”, dijo Escobar. “Es muy importante derivar los casos a las entidades territoriales para su debido reporte, contención del caso, estudio de riesgo y, por supuesto, el manejo en casa con aislamiento”.

“En Estados Unidos, prácticamente en todos los estados hay transmisión comunitaria, pero estamos tratando de hacer la mejor contención posible”, indicó Ruiz.

El ministro también hizo un llamado a la tranquilidad para no comparar la viruela del mono con el covid-19: “No tiene una transmisión tan acelerada, no tiene una mortalidad elevada. Es una enfermedad que genera molestias, que es contagiosa, pero indudablemente el llamado es a mantener una situación de tranquilidad y confiar en los servicios de salud, el sistema de salud y sus EPS”.

Todos los casos han sido diagnosticados por medio de PCR.

Franklyn Prieto, director de vigilancia en salud pública del Instituto Nacional de Salud, aseguró que, desde el pasado 19 de mayo, la entidad dio lineamientos a los servicios de salud y reforzó la vigilancia de enfermedades exantemáticas, como la viruela símica.

Se mantiene la indicación de revisar signos de viruela símica en personas con nexo epidemiológico: (en contacto con) un caso confirmado, probable o con antecedente de desplazamiento a ciudades en donde se han confirmado brotes, como con antecedente de viaje a zonas endémicas”, aseguró.

Adicionalmente, la directora del departamento de epidemiología y demografía del Ministerio de Salud explicó que, ”necesariamente, necesitamos acudir al centro médico, porque solo se puede confirmar esta enfermedad por medio de laboratorio”.

Vacunación

La viruela del mono, descubierta por primera vez en humanos en 1970, es menos peligrosa y contagiosa que la viruela humana, erradicada en 1980.

La gran mayoría de los casos se observa entre hombres de edad joven que tienen relaciones sexuales con hombres”, sobre todo en zonas urbanas, en “redes sociales y sexuales agrupadas”, dice el informe de la reunión del 25 de junio de la OMS.

Así mismo, un estudio publicado el 21 de julio pasado en la revista médica New England Journal of Medicine encontró que, en el 95 por ciento de los casos recientes, la transmisión fue por vía sexual y el 98 por ciento de los afectados eran hombres homosexuales o bisexuales.

Hasta ahora, el virus generalmente se transmitía de animales —como roedores o primates— a humanos solo en algunos países de África occidental, donde la infección es frecuente en algunas regiones. Por ello se recomienda evitar el contacto sin protección con animales salvajes (incluyendo su carne y sangre), especialmente si lucen enfermos o están muertos.

Habitantes del sur de la Florida (EE. UU.), donde está el mayor número de contagios en el estado, hacen fila para ser vacunados contra la viruela del mono, el 12 de julio, en el Pride Center. Foto: Joe Raedle | AFP.
Habitante del sur de la Florida (Estados Unidos), área con el mayor número de contagios en el estado, recibe la vacuna contra la viruela, el 12 de julio, en el Pride Center.
Puede interesarle: Desconfianza y rechazo: la epidemia que la ciencia enfrenta desde que inventaron la vacunación

El 22 de julio, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) comunicó que había aprobado el uso de una vacuna contra la viruela humana para usarla contra la viruela del mono. La vacuna Imvanex, de la empresa danesa Bavarian Nordic, está aprobada en la Unión Europea desde 2013 para la prevención de la viruela. La OMS recomienda vacunar a las personas de mayor riesgo y a los trabajadores sanitarios que puedan estar expuestos a la enfermedad.

El biológico contra la viruela humana confiere una tasa de protección del 80 al 85 por ciento contra la variable símica de la infección.

“Contacto muy estrecho”

María Fernanda Gutiérrez, viróloga y profesora del Departamento de Microbiología de la Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá), le dijo a Pesquisa Javeriana que ”los contactos sexuales en parejas homosexuales generan más laceraciones en la piel y eso los hace más susceptibles, pero no es un virus que ataque a una orientación sexual en concreto”.

Sin embargo, ”si uno mira quiénes son los que más se han infectado en el mundo, nos encontramos con pacientes que no tienen memoria inmunológica, es decir, que no han recibido la vacuna contra la viruela humana, porque estas se dejaron de aplicar en 1972, cuando la OMS dejó de considerarla como una amenaza debido a la disminución de casos en el mundo. Desde 1980 se considera erradicada”, precisó Gutiérrez.

Al no ser un virus propio del hombre, no se propaga rápidamente entre humanos”, comentó la especialista, y agregó que, ”para contagiarse, se necesita un contacto muy estrecho con la otra persona”, aclaró la experta.

Puede leer: Las nuevas epidemias en tiempos de covid

De “muy preocupante” a alerta máxima

Desde principios de mayo de este años, cuando se detectó por primera vez fuera de los países africanos –donde es endémica–, al 22 de julio, la enfermedad ha afectado a más de 16.836 personas en 74 países, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Aunque las autoridades sanitarias del Reino Unido —uno de los epicentros del brote— informaron de un descenso del ritmo de infecciones, el número de casos está aumentando rápidamente en todo el mundo.

La llamada USPPI se utiliza en situaciones que son “graves, repentinas, inusuales o inesperadas”. Es la séptima vez que la OMS utiliza este nivel de alerta.

En una primera reunión el pasado 23 de junio, la mayoría de los expertos del comité de emergencia recomendaron a Tedros no declarar la emergencia USPPI.

A través de un comunicado, el 25 de junio, tras una reunión de expertos, el director general de la OMS informó que el brote de viruela del mono, en ese momento, era una “amenaza sanitaria muy preocupante”, pero “no constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional, que es el nivel más alto de alerta que la OMS puede emitir”.

Sin embargo, anotó que ”el comité de emergencia compartió sus serias preocupaciones por la escala y la velocidad del brote actual”.

Con información de AFP.

2 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio