Viruela del mono: Bogotá, la más afectada

El último reporte del Instituto Nacional de Salud (INS) da cuenta de 1.260 contagios en el país, una de las cifras más altas en la región, según la OMS. El Gobierno trata de renegociar una “cláusula de indemnidad” en el contrato de la compra de las vacunas.

Las autoridades de salud manifestaron preocupación en torno a las cifras elevadas de la enfermedad, si se tiene en cuenta que en informe previo al actual los casos confirmados en Colombia fueron 938, de los cuales 934 eran hombres, cuatro eran mujeres y once, menores entre 10 y 19 años de edad.

Las regiones con mayor registro de contagios son, desde la llegada de la enfermedad al país, Bogotá (942) y Antioquía (151), seguidas por Cali (36) y Cundinamarca (29). Por otro lado, 417 se encuentran clasificados como recuperados.

El informe del INS también reveló que 809 de los casos tienen una fuente de contagio desconocida, 120 están en estudio y 57 personas se contagiaron en el extranjero.

“Los 10 países más afectados a nivel mundial son: Estados Unidos de América (19.833), España (6.749), Brasil (5.525), Francia (3.646), Alemania (3.505), Reino Unido (3.484), Perú (1.724), Canadá (1.289), Países Bajos (1.172) y Colombia (938)”.

Organización Mundial de la Salud (OMS), a corte del 7 de septiembre.

No obstante, el organismo señaló que el número de casos nuevos confirmados en el mundo disminuyó 25.5 por ciento entre el 29 de agosto al 4 de septiembre.

Puede interesarle: ¿Cuánto protege de la viruela del mono la vacuna contra la viruela humana?

Renegociar la vacuna

La ministra de Salud y Protección Social, Carolina Corcho, aclaró que, frente a las vacunas de viruela símica, el Minsalud está pidiendo una renegociación a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS): “Seguimos buscando otras alternativas para adquirir el biológico, bajo el principio de precaución”, señaló la jefa de cartera ante la comisión Cuarta de la Cámara de Representantes.

El trámite se da en el contexto de una respuesta coordinada, prometida por el Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), ante la propagación de la viruela símica. Para ello, la entidad informó hace un mes que busca suministrar la vacuna contra este virus a los países miembros de la organización —como Colombia—, debido a que es escasa en la actualidad y la demanda es muy alta.

Por esta razón hay temor de que haya, como en el caso del covid-19, acaparamiento por parte de los países ricos, en especial si se tiene en cuenta que Europa y Estados Unidos son algunas de las regiones con mayor número de casos reportados.

La evaluación del sistema de vigilancia colombiano determinó también que 39 enfermos están hospitalizados, sin que se hayan reportado muertes por la infección en el país.

Puede leer: Vacuna contra viruela del mono llegaría a Colombia
cicatriz de vacuna contra la viruela
Cicatriz de la vacuna contra la viruela, en la parte superior del brazo. | En mayo de 1980, la Asamblea Mundial de la Salud declaró oficialmente la erradicación de la viruela humana, por lo cual la vacuna contra esta enfermedad dejó de aplicarse.

Compra de vacunas, en pausa por inconvenientes contractuales

La ministra de Salud advirtió que, aunque el país ha manifestado su intención de adquirir un lote de 5.600 dosis de vacunas contra la viruela del mono, ha habido inconvenientes en el acuerdo de compra debido a que tiene cláusulas inconstitucionales para el Estado colombiano.

Así lo expresó en su visita a Medellín, el pasado mes de agosto, en el lanzamiento del programa Salud para el Alma, donde sostuvo que el laboratorio tiene una exigencia de una cláusula de indemnidad según la cual el Estado debe responder por la defensa jurídica y los gastos de cualquier error del laboratorio.

Hicimos una revisión y la firma de este contrato representa un acto inconstitucional e ilegal en Colombia, en tanto va en contra de los fines del estado de derecho. Pero, además, tenemos otra dificultad: estas cláusulas las pusieron para el covid-19, pero en ese momento el país estaba en emergencia sanitaria y había una ley que lo permitía, pero estamos resolviendo el tema”, señaló Corcho, y agregó que el Gobierno estudia las posibilidades de compra con otros laboratorios.

Hemos enviado una carta a la Organización Panamericana de la Salud ratificando a Washington nuestra intención de comprar las dosis de viruela del mono y solicitando el replanteamiento de estas cláusulas, que son muy fuertes”, sostuvo Corcho, además de explicar que son tan complejas que solo 11 de 33 países han logrado cumplirlas.

Aunque para la primera semana de septiembre se tenía prevista la llegada del lote de vacunas al país, podría tardarse un poco más, mientras se adelantan los procesos de negociación y modificación del contrato.

Puede leer: La viruela del mono y los peligros de estigmatizar a la población LGBTQ+

“Menos peligrosa y contagiosa”

Detectada a principios de mayo, la propagación inusual de la viruela del mono fuera de los países de África central y occidental, donde los brotes del virus son frecuentes (endémico), se ha disparado desde entonces por todo el mundo, con Europa como epicentro.

La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido explica que la propagación de persona a persona puede ocurrir a través del contacto con:

  • Ropa usada por una persona infectada (incluidas toallas y ropa de cama).
  • Lesiones o costras de la piel del enfermo.
  • Fluidos corporales de una persona contagiada.

Hallada por primera vez en humanos en 1970, la viruela del mono es menos peligrosa y contagiosa que la humana, erradicada en 1980, gracias a la vacunación masiva.

La tasa de mortalidad varía entre 0 y 11 por ciento, según las poblaciones estudiadas, la mayoría, en África, reporta la OMS. Los menores de 16 años y mayores de 60 tienen mayor riesgo de complicaciones, así como aquellos con alteraciones inmunológicas.

La enfermedad se manifiesta, primero, con fiebre, malestar, dolor muscular y articular; luego progresa rápidamente a una erupción cutánea, con formación de costras. La mayoría de veces es benigna y suele curarse de manera espontánea entre dos semanas y un mes.

Hasta el momento, no hay estudios que demuestren que el tratamiento con medicamentos antivirales sea útil en todas las personas infectadas.

Siga con: La viruela del mono no es nueva y otros datos para no perder la calma ni caer en el amarillismo

0 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio