La viruela del mono no es nueva y otros datos para no perder la calma ni caer en el amarillismo

En gran parte de los casos, la viruela del mono no es grave y evoluciona de forma favorable.

La aparición de un caso de viruela del mono en Reino Unidos a principios de mayo generó preocupación en Europa. Días después, la enfermedad empezó a propagarse por el viejo continente: España confirmó siete casos y tiene otros 23 en estudio, Portugal ha notificado 14 y Alemania, Suecia y Francia detectaron recientemente el primero.

Estados Unidos ya confirmó un caso e investiga seis más, y Canadá está monitoreando más de una docena de posibles contagios. 

Este avance de la enfermedad llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a convocar una reunión extraordinaria para hablar sobre la forma en que se está propagando la infección y las medidas que se tomarán.

En Latinoamérica todavía no se han notificado casos, pero los países ya toman medidas para hacerle frente. Perú, por ejemplo, declaró alerta sanitaria para hacer un monitoreo continuo de la población con el fin de contener un posible brote. Colombia ha optado por hacer lo mismo: los epidemiólogos y médicos científicos están haciendo un seguimiento estricto a las enfermedades que causan sarpullidos en la piel, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (INS).

Puede leer: Llegó el fin del tapabocas, pero las lluvias aumentan el riesgo por enfermedades respiratorias

La viruela del mono, endémica en África, es una enfermedad zoonótica, es decir, que puede transmitirse entre animales y seres humanos. Se llama “del mono” porque se descubrió en estos animales en 1958, aunque también se ha encontrado en los roedores pequeños que habitan en las selvas tropicales de ese continente. 

Esto es lo que se conoce sobre la enfermedad, sus canales de transmisión y letalidad.

La viruela del mono no es una enfermedad nueva

La atención que ha cobrado la enfermedad en las últimas semanas ha dado la sensación de que se trata de una infección nueva. Sin embargo, el primer caso en humanos fue detectado en 1970 en la República Democrática del Congo. Desde ese momento, ha habido varios brotes en países africanos. También se han dado brotes en países fuera del continente, aunque más inusuales. En 2003, por ejemplo, Estados Unidos reportó 35 casos, sin fallecimientos. 

¿Por qué Europa está en alerta?

La enfermedad es poco común en este continente. Hasta el momento, se ha determinado que parte de los infectados en Reino Unido viajaron desde Nigeria, lo que hace posible que tengan la cepa del virus de África occidental, que es leve, según han afirmado los expertos.

Médicos acceden a una zona de cuarentena de un centro de tratamiento de viruela del mono, en República Centroafricana. | Foto: AFP.
Médicos acceden a una zona de cuarentena de un centro de tratamiento de viruela del mono, en República Centroafricana. | Foto: AFP.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas suelen ser más leves que los de la viruela. La enfermedad comienza con fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos e inflamación de los ganglios linfáticos, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Uno o tres días después de la aparición de la fiebre, el paciente desarrolla una erupción en su piel, que suele empezar en la cara para luego extenderse a otras partes del cuerpo. 

El periodo de incubación —el tiempo para que se desarrolle la enfermedad tras la exposición— es de siete a 14 días, pero también puede oscilar entre cinco y 21 días. La viruela del mono puede durar de dos a cuatro semanas.

Le puede interesar: Así se han atendido las otras enfermedades en el transcurso de la pandemia en Colombia

¿Cómo se contagia?

La enfermedad puede contraerse con el contacto directo con la sangre, lesiones en la piel, líquidos corporales o mucosas de animales infectados. “En África se han descrito infecciones humanas resultantes de la manipulación de monos, ratas gigantes de Gambia o ardillas infectadas”, señala la OMS.

El contagio entre personas se da a través de gotas respiratorias y el contacto directo con fluidos corporales . “Las gotitas respiratorias generalmente no pueden viajar más de unos pocos pies, por lo que se requiere un contacto cara a cara prolongado”, indican los CDC.

Por otro lado, la enfermedad no está asociada a hombres homosexuales, como erróneamente se ha dicho en redes sociales. “No se ha demostrado que esta enfermedad tenga que ver con ningún colectivo ni orientación sexual (…) Este posible aumento [de los casos] puede haber sido una cosa circunstancial y nos afecta a todos por igual”, explicó a RTVE Eva Martínez, vicepresidenta de la Sociedad Española de Inmunología.

¿Es letal?

En gran parte de los casos, la enfermedad no es grave y evoluciona de forma favorable. En África, la tasa de letalidad oscila entre el 4 y el 22 por ciento. No obstante, es complejo extrapolar las cifras de ese continente a otros, partiendo de que los sistemas de salud son distintos. 

Por otro lado, varias de las personas que se han contagiado en Europa tienen la cepa de África occidental, que es más leve que la de África central, según han determinado los expertos. 

Por el momento, las entidades de salud no ven con preocupación la enfermedad, pero sí se mantienen alertas. “Es importante enfatizar que la viruela del mono no se propaga fácilmente entre las personas y el riesgo para el público en general es muy bajo”, dijo al respecto Nick Phin, subdirector del Servicio Nacional de Infecciones de la oficina de salud pública de Reino Unido. 

¿Existe algún tratamiento?

Por el momento no existe un tratamiento comprobado para hacerle frente a la enfermedad. Los CDC recomiendan la vacuna contra la viruela y los antivirales. La vacuna, al parecer, otorga una protección mayor al 80 por ciento.

Siga con: Arritmia cardiaca, la enfermedad que sacó al Kun Agüero de las canchas

7 Comentarios

Deja un comentario

Diario Criterio