Q. E. P. D.: uribismo

Uribe corre el peligro de pasar a la historia no como el hombre de la seguridad democrática, sino como un tipo incapaz de afrontar a la justicia.

El Joe Biden colombiano

La única alternativa es mirar al centro de Sergio Fajardo. Es tibio, como Biden. Su gobierno sería de transición. No habrá grandes reformas. Su bancada en el Congreso es pequeña. No podrá hacer transformaciones. Pero es la  mejor opción para Colombia: un cambio gradual. 

Colombia aislada

La paz con legalidad no pegó en el exterior. Tristemente a los ojos de la comunidad internacional somos violadores de los derechos humanos. 

Respaldos que restan

Contrario a lo que se piensa, los respaldos por parte de Iván Duque y de miembros de su gobierno a Federico Gutiérrez podrían jugar en su contra.

¿Qué tan posible será derrotar a Gustavo Petro?

Gustavo Petro ganó las elecciones de ayer. Su Pacto Histórico tuvo la votación más alta del Senado y de la Cámara de Representantes. Su consulta fue la más votada y superior a la de 2018. Tiene la mayor probabilidad de triunfar en la primera vuelta. 

El peor escenario

¿Qué es peor que un gobierno petrista? Uno uribista o, más exactamente, un gobierno que invierta en los tres huevitos de 2002. Estas políticas eran para esa época y es un error aplicarlas nuevamente a la Colombia del 2022.

No más seguridad democrática

Federico Gutiérrez, como uribista al ciento por ciento, habló de muerte para los miembros de las organizaciones ilegales. Un problemita: el Estado no puede imponer la pena de la muerte. Es inconstitucional.

El nuevo Congreso: fracaso anunciado

El lunes pasado salieron las listas para el Senado y la Cámara de Representantes, elecciones que se votarán el 13 de marzo de 2022. Infortunadamente, no fue así. La mayoría de los partidos inscribieron a los que ya estaban. Prefirieron a los conocidos que aquellos por conocer.

Uribe, cada vez más solo

Uribe no pudo (¿quiso?) irse al retiro. No fueron suficientes los años en el poder. Quería (¿quiere?) más y eso le costó el prestigio. Los colombianos, que hace 11 años lo aplaudían, ahora aborrecen su presencia. Su apoyo favorable es mínimo, menor que el de Santos y Samper.

Diario Criterio