‘La luz opaca’

La luz opaca es una mirada impresionante sobre Bogotá. Llena de aciertos por todas partes. Y sé que al escribir “impresionante” estoy diciendo también entrañable.

Vargas Llosa: el descrédito

“Vargas Llosa defrauda a quienes escribimos desde América Latina y seguimos luchando contra la dominación y la brutalidad, la mentira, la corrupción y el sometimiento”

Símbolos patrios

No solo es anacrónico el lema de una policía descompuesta, y en la que muchos no creen, lo que debe cambiarse. Lo que se necesita, finalmente, es reinventar un país.

Nadaístas

Señores de la nada, de esa nada que agoniza desde hace años si es que ya no ha muerto, si la poesía tiene como propósito, en cualquier parte del mundo, volverse pendón y gallardete, y festejarse con himno y pandereta, entonces habrá que revisar aquella cláusula del Manifiesto de Arango.

Homero y la sanación

El último canto de la Ilíada, atraviesa como un rayo portentoso la bruma ensangrentada de la historia, para conducirnos al centro mismo de nuestra calamidad nacional.

¡Orión: nunca más!

Nos enteramos de pormenores aciagos: de los civiles heridos y asesinados, de los desplazamientos masivos, de las detenciones arbitrarias y de los desaparecidos.

Valoración de Jaime Jaramillo Escobar

Resultaba tan subyugante escuchar a ese hombre bajito y seco, con la mirada entre apagada y extraviada y vestido tan impecablemente, que me parecía increíble que la pasara desnudo en sus aposentos íntimos mientras escribía.

Diario Criterio