¿Qué pasará el 19 de junio?

Pero qué pasará si Hernández gana. Simplemente que llegaríamos a los extremos más grotescos y calamitosos de nuestra bobería gregaria. Habría que olvidarse entonces por unos días, unas semanas, unos meses, de lo esperanzador y digno que posee esa otra Colombia de hoy.

Entre la decepción y la esperanza

Gustavo Petro y Francia Márquez y todos quienes creen en su proyecto tendrán que realizar un trabajo inmenso de concientización durante estas tres semanas que faltan para la segunda vuelta.

Marcela Villegas: la fosa y el olvido

Nacida en Manizales en 1973 y muerta en Bogotá en 2022, ella se ha ido demasiado pronto. Y yo, como colega suyo, lo he lamentado profundamente. Pero ha dejado una novela que permite poner la cara, lúcida y valiente, ante un país que sigue insensible la dimensión de su tragedia.

Los músicos de Jorge Mario Múnera

Jorge Mario Múnera ha salido de su estudio con su cámara a recorrer el afuera. Lo ha hecho porque lo empuja una pregunta fundamental: ¿cuál es su lugar en el mundo? Él sabe que no es un solo lugar, sino muchos habitados por seres humanos y una naturaleza merecedores de su más absoluto respeto.

Jaime Barbini, ‘in memoriam’

De Jaime Barbini supe que una de las más sugerentes dramaturgias es la que nos hace carcajear en medio de la crisis permanente que vive el ser humano.

Pacifistas

Pero si los pacifistas, en el pasado, no fueron muy visibles porque la historia oficial poco se ocupaba de ellos, ahora somos muchos. Somos pueblos enteros, sociedades enteras que solo deseamos la paz.

Ramón Illán Bacca

Su obra es única en la narrativa colombiana. Tan única y desconocida, tan singular y oculta, que Orlando Mejía Rivera define a Ramón Illán Bacca como un “clásico marginal”.

Francisco de Roux, la paz y la verdad

No representa, por lo tanto, ninguna disidencia, ninguna rebeldía, ninguna liberación esencial. Lo suyo, en realidad, no desarticula la guerra, sino que busca disminuir su pavura.

¿De qué sirve la memoria histórica?

De qué sirve la memoria histórica en Colombia si no somos capaces de desarticular la violencia endémica que nos ha caracterizado como nación, desde 1810 hasta nuestros días.

‘La luz opaca’

La luz opaca es una mirada impresionante sobre Bogotá. Llena de aciertos por todas partes. Y sé que al escribir “impresionante” estoy diciendo también entrañable.

Vargas Llosa: el descrédito

“Vargas Llosa defrauda a quienes escribimos desde América Latina y seguimos luchando contra la dominación y la brutalidad, la mentira, la corrupción y el sometimiento”

Símbolos patrios

No solo es anacrónico el lema de una policía descompuesta, y en la que muchos no creen, lo que debe cambiarse. Lo que se necesita, finalmente, es reinventar un país.

Nadaístas

Señores de la nada, de esa nada que agoniza desde hace años si es que ya no ha muerto, si la poesía tiene como propósito, en cualquier parte del mundo, volverse pendón y gallardete, y festejarse con himno y pandereta, entonces habrá que revisar aquella cláusula del Manifiesto de Arango.

Homero y la sanación

El último canto de la Ilíada, atraviesa como un rayo portentoso la bruma ensangrentada de la historia, para conducirnos al centro mismo de nuestra calamidad nacional.

¡Orión: nunca más!

Nos enteramos de pormenores aciagos: de los civiles heridos y asesinados, de los desplazamientos masivos, de las detenciones arbitrarias y de los desaparecidos.

Valoración de Jaime Jaramillo Escobar

Resultaba tan subyugante escuchar a ese hombre bajito y seco, con la mirada entre apagada y extraviada y vestido tan impecablemente, que me parecía increíble que la pasara desnudo en sus aposentos íntimos mientras escribía.

Diario Criterio