Benjamín Netanyahu vuelve al poder en Israel

El electorado israelí volvió a elegir al exprimer ministro que recupera escaños y se muestra como una fuerza política.

El exmandatario israelí Benjamín Netanyahu quedó el jueves 3 de noviembre en condiciones de volver a formar gobierno tras obtener una cómoda mayoría en las elecciones legislativas, en alianza con colectivos ultraortodoxos judíos y de extrema derecha.

El bloque de derecha obtuvo 64 curules de las 120 de la Knéset (Parlamento), repartidas entre el partido Likud de Netanyahu (32 escaños), los partidos ultraortodoxos (18) y una alianza de fuerzas de extrema derecha (14), informó la comisión electoral.

El bloque del primer ministro saliente, el centrista Yair Lapid, obtuvo 51 escaños en los comicios, que se realizaron el martes 1 de noviembre.

El primer ministro Lapid felicitó a Netanyahu por su victoria en las elecciones y le informó al jefe de la oposición que había dado instrucciones para preparar una transición ordenada“, señaló la oficina de Lapid, en un comunicado.

Ahora corresponde al presidente de Israel, Isaac Herzog, que tiene un papel principalmente simbólico, encargar al líder político con más posibilidades la formación de un gobierno, en un plazo de 42 días.

El gabinete que se perfila es el más derechizado de la historia de Israel, según analistas.

La divulgación de los resultados se dio en una jornada en la cual cuatro palestinos murieron a manos de las fuerzas israelíes en Cisjordania y en Jerusalén, entre ellos, el autor de un ataque y un combatiente, en un contexto de estallidos de violencia.

Puede leer: ¿Tiene solución el conflicto entre Palestina e Israel?

Israel también interceptó un cohete disparado desde la Franja de Gaza contra su territorio, informó el ejército. Posteriormente, la misma fuente indicó que otros tres disparos de cohetes se efectuaron en la noche desde este enclave palestino, sometido desde hace 15 años a un estricto bloqueo israelí y gobernado por el movimiento islamista Hamás.

Ya es hora de volver a traer seguridad a las calles, de restablecer el orden, de mostrar quién manda. Ya es hora de matar a un terrorista que lleva a cabo un ataque“, declaró el líder de extrema derecha Itamar Ben Gvir.

El gobierno Lapid “llega a su final” agregó.

Benjamín Netanyahu, contra viento y marea

Lapid logró forjar el año pasado una coalición diversa para desalojar a Netanyahu, el primer ministro que más años ha estado al frente del Gobierno del país (1996-1999 y 2009-2021).

En contexto: Tras 12 años, Benjamín Netanyahu deja el poder en Israel

Pero Netanyahu, de 73 años, lejos de tirar la toalla, se aferró a su papel de líder de la oposición, pese a las acusaciones de corrupción en su contra.

Según la prensa israelí, el bando de Netanyahu no esperó tener luz verde de manera formal y encargó a Yariv Levin, uno de sus aliados más cercanos, iniciar unas conversaciones que se anuncian complejas, especialmente con la formación Sionismo Religioso.

Benjamín Netanyahu. Foto: Emmanuel Dunand / AFP
Benjamín Netanyahu fue procesado en 2019 en Israel por soborno, fraude y abuso de poder en tres casos en los que estaba imputado por recibir valiosos regalos e influir para conceder ventajas económicas y fiscales a altos cargos empresariales a cambio de mejorar su imagen en medios de comunicación que estos controlaban. | Foto: Emmanuel Dunand/AFP.

El año pasado, el primer ministro saliente, Lapid, unió una coalición heterogénea de partidos que abarcaban todo el espectro ideológico, tanto de derecha, de izquierda, de centro y un partido árabe. El único objetivo de esta alianza, sin verdadero proyecto común, era poner fin al reinado de Netanyahu, el jefe de gobierno más longevo de la historia de Israel.

Mientras esta coalición, pese a sus diferencias ideológicas, luchaba por gobernar el país, Netanyahu cerraba filas a su alrededor para preparar su regreso a la escena política israelí. Desde 2019, las voces críticas dentro del Likud fueron acalladas; el político consolidó su bloque de partidos aliados e hizo campaña como nunca antes en las ciudades ultraortodoxas.

Puede leer: Asesinato de Shireen Abu Akleh habría sido deliberado, reclaman dos ONG

Este esfuerzo se complementó con una fuerte alianza. Fue el supremacista judío Itamar Ben Gvir, líder del movimiento Otzma Yehudit, cuya formación dio la mayoría a Netanyahu.

Ben Gvir, que cree en la supremacía de la ley divina y la del pueblo judío y que fue condenado en 2007 por incitación al odio y apoyo a una organización terrorista, ha pasado en dos años de los márgenes de la derecha a la parte delantera del escenario.  

Hizo campaña con un sencillo eslogan: “¿Quién es el dueño?“; dice que sus votantes “quieren caminar con seguridad por la calle”, quiere que los “soldados y policías no tengan más obstáculos” y “separar a los que son leales al Estado de Israel de los que socavan su existencia“.

Este líder de la derecha más extrema pretende ser ministro de Seguridad Pública, mientras que su aliado Bezalel Smotrich procura ser ministro de Defensa. Ambos quieren levantar las restricciones del ejército y la policía en Israel para disparar contra los palestinos en los territorios ocupados.

Asimismo, piden una reforma radical del poder judicial. Entre otras cosas, quieren que el Tribunal Supremo no pueda censurar las leyes aprobadas en la Knésset.  

Gvir y Smotrich también exigen romper el poder del fiscal general e impedir cualquier proceso por fraude y abuso de confianza contra un miembro del parlamento, lo cual pondría fin al proceso de Netanyahu. Según analistas, todas estas iniciativas supondrían una grave amenaza para el “orden democrático” en Israel.

Para Yosi Klein Halev, un investigador del Instituto Shalom Hartman (Jerusalén), “Netanyahu tendrá dificultades en controlar a sus nuevos socios“.

Por su parte, el Departamento de Estado de Estados Unidos afirmó antes de la publicación de los resultados que espera que “todos los altos cargos israelíes sigan compartiendo los valores de una sociedad abierta, democrática y tolerante respeto a la sociedad civil, en especial a los grupos minoritarios“.

Con AFP
Siga con: El silencio de Joe Biden ante el conflicto entre Palestina e Israel

Tras conteo agónico, Lula derrota a Bolsonaro por la Presidencia de Brasil

El dirigente de izquierda obtuvo 50,83 por ciento, contra el 49,17 por ciento de Bolsonaro, una diferencia sumamente estrecha, de solo dos millones de votos, en el gigante suramericano.

El balotaje de desenlace mantuvo en vilo a Brasil, profundamente dividido. La encuesta del Instituto Datafolha, publicada un día antes de las votaciones, redujo de seis a cuatro puntos la ventaja de Luiz Inácio Lula Silva, en comparación con la medición previa, dos días atrás, cuando el hoy presidente electo contaba con el 52 por ciento de las intenciones de voto, frente a 48 puntos de Jaír Bolsonaro.

El presidente electo de Brasil escribió la palabra “democracia” sobre una foto de la bandera verde y amarilla de Brasil bajo su mano izquierda que que evidencia tener cuatro dedos luego de haber sufrido un accidente cuando era obrero metalúrgico:

Puede leer: ¿A qué se debe el giro hacia la izquierda en el poder en América Latina?

Felicitaciones a Lula

Con un corto “viva, Lula”, el presidente colombiano, Gustavo Petro, celebró en Twitter tras conocerse los resultados de la segunda vuelta electoral en Brasil.

Por su parte, el mensaje del chileno Boric ha sido igualmente escueto. “Lula. ¡Alegría!”, ha escrito en Twitter después de conocerse la victoria del líder del Partido de los Trabajadores tras ganar los comicios del domingo.

Ganó Lula, bendito pueblo de Brasil. Habrá igualdad y humanismo”, reaccionó, desde México, su homólogo López Obrador.

Envío mis felicitaciones a Luiz Inácio Lula da Silva por su elección para ser el próximo presidente de Brasil, tras elecciones libres, justas y creíbles. Espero que trabajemos juntos para proseguir la cooperación entre nuestros dos países en los próximos meses y años”, dijo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en comunicado de la Casa Blanca.

China sinceramente felicita al Sr. Lula por su reelección como presidente de Brasil y le desea a Brasil nuevos logros en su construcción de país”, dijo Zhao en rueda de prensa.

Por otro lado, un mensaje publicado en la página web del Kremlin, en Rusia, expresa, de parte de Putin: “Reciba mis sinceras felicitaciones por su victoria en las elecciones presidenciales. Los resultados de la votación confirmaron su elevado prestigio político. Espero que, realizando esfuerzos conjuntos, podamos seguir desarrollando una cooperación constructiva entre Rusia y Brasil en todos los ámbitos”. Además, ha aprovechado para desearle “éxitos en tan responsable labor al frente del Estado, así como buena salud y bienestar”, concluye el presidente ruso.

Puede leer: La cruzada de Bolsonaro para tomarse las tierras indígenas de Brasil

Desde EspañaPedro Sánchez también le aseguró al mandatario electo que trabajarán “juntos por la justicia social, la igualdad y contra el cambio climático”.

Polarización en casa

En la primera vuelta, los sondeos subestimaron el potencial de Bolsonaro que finalmente acabó detrás solo por cinco puntos (43 contra 48 por ciento).

El entonces candidato de derecha se mostró confiado en su triunfo antes de votar en Río de Janeiro: “Si Dios quiere, saldremos victoriosos esta tarde“, dijo, vestido con una camiseta amarilla de Brasil.

Al emitir su voto en las afueras de Sao Paulo, Lula, vestido de blanco, se mostró convencido de que los brasileños votarían por “un proyecto en que la democracia vencerá”, y deseó que fuera “un día de paz”, tras una campaña extremadamente tensa.

Pese a la crispación entre ambos campos, la profesora de danza Elisete Silveira, de 46 años, y su marido Álex, un militar de 50, han conseguido mantenerse en armonía.

El matrimonio salió a votar, de la mano. Él, con la camiseta amarilla de la selección, en apoyo a Bolsonaro, y ella vestida de rojo para Lula.

Acordamos no hablar sobre política en casa para preservar el amor“, explicó Elisete, que rió al recordar cómo hicieron campaña por redes sociales, sentados en el sofá, cada uno por su candidato.

Lo que yo quiero son más oportunidades para los negros. Aquí hay mucho prejuicio“, dijo en Sao Paulo Ana Nascimento, una mujer negra de 41 años que trabaja en hotelería y se abstuvo de revelar su voto.

Nacionalismo, religión, pobreza

Bolsonaro, un excapitán del ejército de 67 años, hizo campaña por la reelección defendiendo los valores tradicionales y resaltando la mejoría reciente de los datos económicos –ralentización de la inflación y caída del desempleo—, al tiempo que sigue insuflando un discurso nacionalista.

Desde su campaña electoral, Bolsonaro no escondió sus planes de reducir la extensión de los territorios indígenas y ancestrales en Brasil. Elecciones 2022 Lula Foto: AFP
Desde su primera campaña electoral, Bolsonaro no escondió sus planes de reducir la extensión de los territorios indígenas y ancestrales en Brasil. | Foto: AFP.

¡Brasil, por encima de todo! ¡Dios, por encima de todos!“, reiteró en sus discursos de campaña, un mensaje especialmente apreciado por el agronegocio y la población evangélica, que representa un tercio del electorado.

De candidato, lanzó mensajes contradictorios sobre si reconocería los resultados en caso de salir perdedor. Dos días antes de la segunda vuelta, sin embargo, aseguró que lo haría: “El que tenga más votos gana“.

Por su parte, Lula, de 77 años, que gobernó Brasil de 2003 a 2010, prometió “arreglar el país” impactado todavía por la crisis de la pandemia y sus 688.000 muertos.

Artículo relacionado: “O hay elecciones limpias o no habrá elecciones”: la pelea de Bolsonaro contra el voto electrónico en Brasil

En campaña, destacó sus logros socioeconómicos, como la salida de la pobreza de más de 30 millones de brasileños gracias a iniciativas sociales financiadas, con el boom de las materias primas. Lula logró cautivar votantes entre los más vulnerables y personas de comunidades afectadas por algunas políticas y exabruptos del ultraderechista, como jóvenes, mujeres y minorías.

Desinformación e insultos

La campaña para el balotaje fue incluso más rica en desinformación, insultos y golpes bajos.

Lula asoció a Bolsonaro con la “pedofilia” y el “canibalismo”, mientras que el presidente lo tildó de “borracho”, ”expresidiario” y “traidor de la patria”.

El tono agresivo acentuó la polarización y el rechazo hacia uno u otro líder.

Una parte no despreciable” votó por Lula “por el rechazo a Bolsonaro. Lo mismo sucede del otro lado“, dijo a la AFP Lara Mesquita, profesora de la Fundación Getulio Vargas, en Sao Paulo.

Para Brian Winter, redactor en jefe de la publicación Americas Quarter, el de Lula será “un gobierno débil”, según le dijo a la AFP. “En Brasil resurgió un movimiento conservador muy fuerte” que se identifica con Bolsonaro, agregó.

Para Winter, un segundo mandato de Bolsonaro habría intensificado “la guerra de valores“, además de la continuación de la que llamó una “época de la motosierra” para la Amazonía, en la cual la deforestación se disparó durante la gestión actual.

Con AFP.
Siga con: La deforestación en la Amazonía está llegando a un punto de no retorno

“Metas de desarrollo sostenible del milenio no se cumplieron”: Rigoberta Menchú

En el marco de la celebración de los 65 años de la Universidad de América, la Nobel de Paz guatemalteca, Rigoberta Menchú Tum, y el expresidente de México Felipe Calderón llevaron a cabo ‘Diálogo sobre los retos del desarrollo sostenible al 2050’, en el que abordaron temas como inclusión social, educación con vocación tecnológica, diversidad cultural, la paz y el Estado como garante.

En el encuentro, moderado por el senador y exnegociador de paz, Humberto de la Calle, Menchú afirmó que los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio planteados en el año 2000 no se cumplieron.

Para 2015 queríamos ver túneles de luces para el futuro y, sin embargo, vemos que mucho de esto no se cumplió”, dijo la Nobel de Paz.

Por su parte, el expresidente mexicano Felipe Calderón insistió en la necesidad de transformar las ciudades para que estas sean menos contaminantes.

Hay que dejar de construir ciudades para los coches y hay que empezar a construir ciudades para los humanos”, señaló el exmandatario.

Según datos expuestos por Calderón, para el año 2030, 770 millones personas se desplazarán a las zonas urbanas, “eso quiere decir que de acá al 2030 tendremos que construir una ciudad como Bogotá cada 27 días, y una ciudad como Medellín cada nueve días”, explicó el expresidente mexicano.

Puede leer: El uso del glifosato en el conflicto vulneró derechos reproductivos

Menos carbón, más empleos

Calderón también se refirió a la necesidad de hacer una transición energética inmediata, pues, según los datos revelados, el carbón es el hidrocarburo que más contamina en el mundo.

“Hay ganancias de empleo y ganancias económicas en la nueva economía, no se trata de matar empleos, ni matar el crecimiento; se trata de tener otro tipo de crecimiento mucho mejor y mucho más acelerado”.

Felipe Calderón

La industria del carbón dice que se van a perder empleos, pero como bien citó el presidente Gustavo Petro, se necesita una transición justa. ¿Qué implica esto?, que diseñemos algo para una transición justa”, manifestó el exmandatario mexicano.

El actual presidente honorario de la Comisión Global sobre la Economía y el Clima también explicó que los empleos directos en el mundo en materia de energías renovables, como la energía fotovoltaica y la eólica, son más de seis millones; muchos más que los cinco millones de empleos en el mundo generados el carbón. Eso, sin contar con los puestos de trabajo generados por las energías bajas en carbono, que sumarían más de 13 millones en el mundo.

Hay ganancias de empleo y ganancias económicas en la nueva economía. No se trata de matar empleos ni matar el crecimiento, se trata de tener otro tipo de crecimiento mucho mejor y mucho más acelerado”, señaló Calderón.

Para finalizar, el político mexicano explicó que los costos de generación de energía solar han disminuido un 87 por ciento desde 2009 y ahora producir cada megawatt por hora es mucho más económico que hacerlo con gas o carbón.

Paz y crecimiento

Una de las conclusiones del evento es que, para hacer crecer una economía, se necesita un estado de derecho fuerte.

En los acuerdos de paz se necesita fortalecer un Estado sólido, validar las instituciones del Estado y que los cambios los produzca el Estado y no solo la buena voluntad sectorial. Es un principio del derecho: si hay certeza jurídica, cualquier persona puede sentirse bien y confiar”.

Rigoberta Menchú Tum, Nobel de Paz 1992

Mario Posada García-Peña, rector de la Universidad de América, señaló que la institución ”abre estos espacios con el objetivo de contribuir con los retos de sostenibilidad que tiene Colombia y la región de cara a las próximas décadas. Estamos convencidos de que, a través de la academia, podemos cambiar el rumbo de las nuevas generaciones”.

Actualmente, la Universidad de América tiene más de 4.000 estudiantes en sus programas de formación, entre los que se encuentran 12 carreras de pregrado, nueve especializaciones, siete maestrías, sin contar quienes participan en los más de 100 programas de educación continuada, como diplomados, cursos, talleres y seminarios.

Contenido realizado en alianza con la Universidad de América.

Siga con: El ganado tiene acorralada a la Amazonía

Vacuna contra el dengue, aprobada en Europa

Dos dosis de la vacuna TAK-003 en niños y adolescentes previene los síntomas del dengue por cualquiera de los cuatro serotipos del virus, el cual es endémico en países como Colombia.

La muerte de Mahsa Aminila y la nueva revolución iraní

Cuarenta y nueve años después de la fundación de la actual República Islámica, el legado del líder de aquella revolución religiosa, el ayatolá Jomeini, tambalea ante multitudes iracundas que queman fotos de líderes religiosos y velos, tras la muerte de Mahsa Aminila.

Nuevo caso de viruela del mono en Colombia

Desde el 29 de junio, se han reportado seis personas con viruela símica en el país que se encuentran en aislamiento preventivo. El Instituto Nacional de Salud hace seguimiento a los contactos.

Diario Criterio